Aragón

ALTO ARAGÓN - PANDEMIA DE CORONAVIRUS

María Victoria Broto: "Esta crisis debe darnos la oportunidad de debatir y decidir sobre el cuidado de los mayores"

La consejera de Derechos Sociales habla sobre la incidencia de la pandemia en las residencias de mayores y defiende la gestión de equipos y administración

María Victoria Broto: "Esta crisis debe darnos la oportunidad de debatir y decidir sobre el cuidado de los mayores"
María Victoria Broto: "Esta crisis debe darnos la oportunidad de debatir y decidir sobre el cuidado de los mayores"
C.A.

HUESCA.- Las residencias de mayores están siendo objeto de atención y de preocupación durante la crisis sanitaria por la pandemia covid-19. Huelga recordar que varios focos de contagios en la red de centros de la comunidad han conllevado situaciones dramáticas para residentes, una población especialmente vulnerable ante el virus, y trabajadores. La DGA optó por situar los centros más afectados bajo dirección sanitaria y abrir espacios como La Abubilla para aliviar la situación en las residencias más afectadas. La consejera de Derechos Sociales, María Victoria Broto, repasa esta circunstancias, defiende la gestión realizada y se muestra de acuerdo en la necesidad de abrir un debate sobre el futuro de estos centros. Cabe señalar que la entrevista se lleva a cabo mediante cuestionario remitido a la consejera.

¿Está la situación general en las residencias de mayores más controlada?

- En este momento, tenemos 17 centros residenciales que llevan más de 28 días sin tener ningún caso positivo. Se incrementan las altas y se modera la aparición de nuevos casos; pero no podemos decir que la situación esté controlada. Nos enfrentamos a una pandemia, a un virus desconocido. Sólo podremos hablar de control cuando hayamos desterrado la enfermedad de los centros residenciales.

No obstante, ¿sigue habiendo riesgo de que se generen nuevos focos?

Estamos gestionando lo desconocido, todos los países nos encontramos en la misma situación. Es un proceso largo, complejo y no podemos bajar la guardia ni un segundo. Pueden aparecer nuevos casos y debemos estar alerta para evitarlos.

¿A qué fue debida la alarmante extensión de la pandemia en algunos centros?

- Sabemos poco de la enfermedad, pero sí conocemos la rapidez de su contagio. Por eso se decide el confinamiento de la población: para evitar el contacto. Las residencias, como los hospitales u otros centros, son agrupaciones humanas. Nadie querría padecer la enfermedad, todos ponemos medios para tratar de evitarla; cuando, desgraciadamente, entra en un hogar, el contagio es muy probable entre unos y otros. Esto ha ocurrido en algunas residencias y un solo enfermo puede complicar la situación de todo el centro. Se han vivido situaciones muy difíciles y hemos puesto todo el esfuerzo y los medios en atajarlas.

Son numerosas las residencias que no han tenido contagios, ¿cree que se ha generado una visión negativa e injusta del trabajo de los equipos de las residencias?

- Hay residencias que, afortunadamente, no han tenido ningún contagio hasta el momento; y otras, por desgracia, sí lo han tenido; pero estoy convencida de que el esfuerzo de la dirección y los trabajadores de las residencias ha sido ingente. El aislamiento, la sectorización de acuerdo con Salud Pública, el confinamiento... Todo ha sido fundamental para proteger y cuidar a los mayores. Nunca agradeceremos lo suficiente el trabajo realizado por unos profesionales que, preparados para desarrollar su labor en un centro de autonomía y convivencia, han visto cómo éste se convertía en un centro sanitario. Su papel ha sido vital.

En algunos casos muy significativos, el Gobierno de Aragón optó por poner las residencias bajo dirección sanitaria ¿Es el camino a seguir en el futuro?, ¿serán necesarios en este trabajo equipos especializados?

- Esta pandemia nos tiene que llevar a una profunda reflexión sobre los cuidados de los mayores. La sociedad deberá plantearse qué queremos hacer. Las residencias son centros asistenciales para la convivencia, la autonomía y el bienestar de los mayores. Son su hogar. Las residencias no son hospitales.

¿Considera que es necesario en el sistema de salud potenciar la geriatría y una mayor coordinación entre sanidad y servicios sociales a raíz de la experiencia de estas semanas?

- La coordinación entre sanidad y servicios sociales es necesaria y positiva. En esta crisis, hemos trabajado de la mano y nos ha enseñado mucho a unos y a otros; la reflexión que plantea debe estudiarse cuando se analice el modelo y lo ocurrido.

La "medicalización" de las residencias fue fundamental para evitar saturación hospitalaria. ¿Ha podido suponer que los mayores quedaran de alguna manera peor atendidos que un hospital?

- En algunos casos, Sanidad ha tenido que tomar la dirección de algunas residencias por el gran número de personas contagiadas. Se ha tratado de cuidarlas y protegerlas. Con criterios médicos, se decide en cada caso si una persona debe permanecer en la propia residencia, si debe ser hospitalizada o trasladada a un centro intermedio, como la Abubilla, en Yéqueda; que son centros medicalizados por los que han pasado 416 personas. Solo la semana pasada en ellos se dieron 90 altas. Esta crisis debe darnos la oportunidad de debatir y decidir sobre el cuidado de los mayores, el papel de los equipos médicos. También debe servir para poner en valor a los trabajadores de las residencias, que deben ser más valorado y mejor remunerados. Y, por supuesto, para seguir ensalzando el trabajo de los sanitarios.

¿Habrá que abrir un debate general sobre la gestión de las residencias y el papel de los equipos médicos como parte fundamental de las mismas?

- Los cambios deben decidirse socialmente. Tenemos la oportunidad de reflexionar sobre el envejecimiento, los cuidados, el compromiso con los mayores y hasta qué punto estamos dispuestos a cambiar y mejorar. La financiación es fundamental en este sentido. Tenemos que ser conscientes de que el estado del bienestar, el modelo social debe ser un compromiso de todos. Pero creo que cometeríamos un error si convirtiéramos las residencias en hospitales.

¿Prevén que sean necesarios cambios profundos en la estructura de las residencias para facilitar aislamientos en posibles futuras pandemias?

- Lo ocurrido en las residencias de mayores tiene que ser analizado y evaluado tanto a nivel mundial como estatal y también en la Mesa de diálogo social en Aragón. Las crisis siempre tienen como consecuencia transformaciones importantes para mejorar la sociedad y esa es la enseñanza que debemos sacar de esta pesadilla que nos ha tocado vivir.

El Gobierno de Aragón ha decidido facilitar a los familiares que puedan despedirse de sus mayores ¿Cómo se va a concretar esta medida?

- Una enfermedad contagiosa tiene como consecuencia el padecimiento en soledad, el confinamiento. Es una situación durísima para el que la vive y para sus seres queridos. Es muy doloroso. Los familiares, el Justicia de Aragón nos han pedido la regulación de la despedida cuando se llega a un estado crítico… Lo hemos ordenado con humanismo y prudencia, cuando se ha moderado la transmisión de contagios, y de modo que un familiar pueda visitar al enfermo con todas las cautelas durante media hora.

¿Será necesario contar con previsión de "residencias covid" como la Abubilla? ¿Cómo valora su funcionamiento?

- El funcionamiento del Centro la Abubilla ha sido muy positivo. Se trata de un centro asistencial con dirección sanitaria. Los usuarios son derivados por el departamento de sanidad, bien desde los hospitales o desde las residencias. Su labor ha sido fundamental para poder lograr una mejor reorganización de las residencias. Debemos mantenerlo para posibles repuntes de la pandemia; y, cuando ésta llegue a su fin, como centro sociosanitario.

Por último, y relativo a la crisis económica derivada de la sanitaria, ¿qué objetivos generales va a plantear el departamento a la hora de afrontar las modificaciones del presupuesto de la Comunidad que será necesario afrontar?

- El covid 19 ha cambiado nuestras vidas y destrozado el presupuesto del 2020. No podemos hablar de presupuesto de servicios sociales, tenemos que hablar de Gobierno y reclamar a Europa y al Gobierno de España una financiación extraordinaria para poder dar respuesta a la grave situación en la que nos encontramos.

Etiquetas