Aragón

ALTO ARAGÓN - CORONAVIRUS DESESCALADA

La apertura de la inmensa mayoría del comercio local anima calles y plazas de la provincia

Por contra, fueron menos los bares y restaurantes que abrieron sus puertas en la provincia

La apertura de la inmensa mayoría del comercio local anima calles y plazas de la provincia
La apertura de la inmensa mayoría del comercio local anima calles y plazas de la provincia
E.F.

HUESCA.- La inmensa mayoría del comercio local de las grandes poblaciones de la provincia reanudaron este lunes su actividad, y en menor medida lo hicieron bares y restaurantes, en todos los casos siguiendo las medidas de seguridad establecidas.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE IMÁGENES

En Jaca, la reapertura se produjo "con mucha prudencia, respetando siempre las medidas sanitarias y las distancias de seguridad", como explicó Abel Pérez, del Bar Jaizkibel, que desde este lunes gestiona un sistema de reservas para sus mesas en horario de 13 a 15 para comer y de 20 a 23 para cenar. Con respecto al consumo, se puede decir que "cada día se activa un poco más y la gente va sabiendo poco a poco que estamos de nuevo en marcha", según el hostelero.

La Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja) prepara el inminente lanzamiento de la campaña denominada "Comercios en cadena". La iniciativa consiste en que las tiendas, con cada venta superior a 30 euros, darán al cliente un vale de 5 euros de descuento que se podrá presentar en cualquier establecimiento adherido a Acomseja, siempre y cuando el usuario haga allí otra compra superior a 30 euros.

Dentro del sector hotelero de Jaca, cabe destacar que los principales alojamientos siguen cerrados. Por ahora, pequeños hoteles y campings abren el camino hacia la reapertura con un futuro incierto. Para la responsable del Camping Victoria, Raquel Ara, "en mayo no habrá nada de actividad" y se espera cierta afluencia en junio y julio, aunque "la gente tendrá miedo".

En la Comarca del Alto Gállego han sido tan solo unos pocos restaurantes y bares, incluso hoteles, los que abrieron en el primer día de la fase 1 de la desescalada. Además, la mañana lluviosa en buena parte de este territorio no acompañó para estar en las terrazas.

Sí abrieron los establecimientos comerciales como floristerías, tiendas de ropa o de regalos y, en su mayoría, la apertura solo es en horario de mañana. Para ser el primer día, los comercios consultados por este diario señalaron que las ventas no habían sido del todo malas. Desde la Asociación de Empresarios Pirineos Alto Gállego (Aepag), la gerente Ana Castillo dijo "que en la parte baja de la comarca han abierto en torno a un 85 % de comercios, y en lo que es el Valle de Tena muchos no han abierto".

En cuanto a bares y restaurantes, explicó que está previsto que la mayoría abran el próximo día 25. "El porcentaje de apertura en terrazas es bajo porque según las mesas que tengan no es rentable", concluye.

En la comarca del Sobrarbe también el comercio se animó a abrir mayoritariamente, ya que, según datos de la Asociación Empresarial Turística, alrededor del 80% de los establecimientos abrieron sus puertas.

Con prudencia, pero aprovechando el relajamiento en las medidas que supone la entrada en la fase 1, los ribagorzanos disfrutaron este lunes de la nueva situación. Respetando las medidas en todos los nuevos espacios abiertos, públicos y privados, en Graus, por ejemplo, se disfrutó de las terrazas de los bares, de los comercios reabiertos y del mercado de los lunes en su nueva ubicación.

Pese a que la jornada amaneció lluviosa, los vecinos tenían ganas de recuperar algunos servicios. Las terrazas de los bares, prácticamente todo el día llenas, respetando las distancias entre mesas y las medidas higiénicas, dieron buena prueba de ello. Los vecinos aprovecharon también para comprar en los comercios que, por no ser de primera necesidad, no habían podido reabrir sus puertas hasta este lunes. Guantes, geles y desinfección de los productos fueron las constantes para ofrecer garantías a los clientes que se animaron en la primera jornada. También en estos casos, sobre todo en los comercios pequeños, se respetaron los turnos y la gente esperó en la calle hasta que hubo suficiente espacio para respetar los dos metros de distancia reglamentarios. En Graus, y pese a la lluvia de primera hora, se retomó con bastante buena respuesta el mercado de los lunes.

En Barbastro, la jornada comenzó con tranquilidad y pocos establecimientos abiertos aunque se animó conforme avanzó la mañana con muchos en diferentes sectores. La posibilidad de celebrar misas y cultos litúrgicos se vivió en la iglesia de los Misioneros Claretianos con asistencia de diez personas, con mascarillas y separadas entre sí, que asistieron a la primera misa, mientras que la última fue en la Catedral, a las ocho de la tarde. La reapertura de la estación de autobuses sirvió para tomar los primeros desayunos en mesas exteriores servidos por Jesús Bielsa, responsable del bar que tuvo poca clientela, "apenas han venido viajeros en los autobuses". En el bus Ruta del Vino Somontano solo llegaron diez trabajadores en el trayecto Binéfar-Barbastro, según informó el conductor Sergio Mora. En el interior, medidas con precintos para reducir al 50% la capacidad de plazas.

En el transcurso de la mañana, abrieron media docena de bares con terrazas y previsiones de apertura en otros como "La Cantina" que la retrasará hasta el día 19 tras las obras de adaptación mientras que el Gran Hotel lo hará el 1 de junio, con 16 personas en plantilla, según informó Javier Lisa. Respecto a las expectativas, para la mayoría de comerciantes "son una incógnita" y hubo quien habló de "sensaciones nuevas similares a cuando abrí la tienda por primera vez hace 50 años".

En Monzón, la práctica totalidad del comercio abrió este lune sus puertas y además mostró satisfacción por la afluencia de clientes, según explicó Beatriz Arregui, presidenta de la Asociación Intersectorial de Empresarios de Comercios y Servicios de Monzón y Comarca, quien explicó que, por contra, habían sido "muy poquitos" los bares que abrieron. Arregui cifró en un 98% el porcentaje de tiendas que este lunes levantaron la persiana para recibir de nuevo a sus clientes y prácticamente todos con el horario habitual, no recortado.

En Binéfar, se vivió una mañana de "vuelta" a la actividad en sus calles, con la apertura del 90% de los comercios, según detalló Cruz Isábal, presidenta de la Asociación de Empresarios de La Litera. "De estar el pueblo absolutamente desierto, este martes se ve una cierta actividad, gente moviéndose, con mascarilla y haciendo cola en la calle respetando el aforo", explicó.

En Monegros, el Ayuntamiento de Sariñena y la Asociación de Empresarios de Monegros han repartido 200 kit de mascarillas, guantes, gel, caretas de protección y cartelería informativa para abrir ayer con todas las medidas de seguridad.

Fraga entró con mucha cautela y prudencia en la fase 1 de plan de desescalada. La mayoría de los comercios que podían abrir lo hicieron, destacando las peluquerías y salones de estética que se sumaron con ganas, pese a tener unas medidas de seguridad bastante exigentes. Casi todos los sectores lo hicieron también, aunque muchos comercios de moda y complementos se han sumado a la iniciativa de venta "online" puesta en marcha por la Asociación de Comercio y Servicios de Fraga y Comarca.

Los bares y restaurantes también abrieron sus terrazas, aunque no fueron todos, ya que "la normativa tan amplia a veces hace dudar sobre el cumplimiento de las medidas. Lo cierto es que, al ser el primer día, ha habido establecimientos que han preferido esperar", señaló el concejal delegado de comercio, Javier Catalán.

Etiquetas