Aragón

ALTO ARAGÓN - AGROALIMENTACIÓN

El almendro superintensivo en secano, una revolución agraria

Una explotación de Peralta de Alcofea plantada en febrero de este año pretende lograr resultados tres años antes que una tradicional, gracias a la mecanización

El almendro superintensivo en secano, una revolución agraria
El almendro superintensivo en secano, una revolución agraria
S.E.

HUESCA.- Peralta de Alcofea dispone de una explotación superintensiva en secano de almendro autoenraizado en seto que está en fase de desarrollo desde el pasado mes de febrero, cuando se realizaron las plantaciones in vitro, de las que se esperan conseguir frutos tres o cuatro años antes que una convencional.

Esta es una de las particularidades que explica el agricultor de esta explotación, Juan María Suelves, para quien una de las claves estriba en la mecanización de todo el cultivo del almendro, "desde la poda de la planta" para limitar el crecimiento del volumen de copa de los árboles de hasta metro y medio. A su vez simplifica y evita la mano de obra, mucho más costosa en tiempo, al utilizar tractores con máquinas cabalgantes.

Según el agricultor de secano en superintensivo en la localidad, esta iniciativa "surge como una alternativa a los cultivos de secano de cereales por su rentabilidad".

Por otro lado, este tipo de explotaciones conllevan un gran ahorro en el empleo de productos fitosanitarios, "al no tener árboles separados".

En el caso de la explotación de Peralta de Alcofea, explica Suelves, "se trata de una plantación de cultivo ecológico en secano" y del que espera recoger almendras a partir del verano de 2022, cuando en una explotación de secano tradicional los árboles comenzarían la producción unos tres años mas tarde.

Un hecho que, en su opinión, justifica la inversión inicial, "unas tres veces superior" a la de una explotación tradicional, al lograr que el rendimiento de una plantación dé resultados productivos mucho antes.

En el caso de la explotación superintensiva de almendro en seto de Peralta, la superficie alcanza las cuatro hectáreas. Las plantaciones fueron el pasado 5 de febrero de este 2020, y con un proceso previo de preparación y abonado del suelo con compost, de cara "a conseguir una producción ecológica en dos o tres años". Otra de las ventajas es que al tratarse de una zona de secano "tiene menos plagas respecto a una superficie de regadío".

Con la poda continuada se controla el crecimiento, "para que el árbol no trabaje y no crezca todo lo que él quiere y produzca a un tamaño entre 1,5 y 1,6 metros", subraya el agricultor. Y recalca que "al ponerle ese tope productivo pretendemos que los kilos que salgan sean lo más homogéneos posibles durante todos los años".

En concreto, esta explotación cuenta con unas 1.800 plantas por hectárea, "con el objetivo de lograr la máxima productividad pero manteniendo el tamaño del árbol". Para ello, matiza Suelves, se trata de evitar que "el árbol no tenga troncos grandes y ramas de mucha madera", de modo que la almendra saldrá adelante allí donde existan muchas ramificaciones.

Por otro lado, la recogida se realizaría con máquinas cabalgantes autopropulsadas., La idea de fondo que subyace en esa iniciativa pionera, explica el agricultor de Peralta de Alcofea, "es producir mejor y más barato, reduciendo los costes de mano obra al mínimo posible. De ahí la mecanización total de la explotación". Pone como ejemplo que con la poda mecanizada "se puede abordar esta tarea en un finca de siete hectáreas durante unas cinco o seis horas, cuando en un sistema tradicional suponen muchas mas horas de mano de obra especializada".

Con la mecanización, "logramos producir mas barato sin depender de la mano de obra, de la cual estamos viendo que hay un gran déficit en la agricultura y fruticultura". Destaca además que "se trata de una finca experimental de la que no se saben los costes reales de la rentabilidad del sistema".

El agricultor encargado de desarrollar esta explotación pionera de almendro considera que "la provincia de Huesca es una zona muy buena para el cultivo del almendro por las condiciones climáticas y la existencia de secanos frescales, y con valores de pluviometría estimados de un mínimo 400 mililitros de agua al año en la zona".

Y considera que este tipo de explotaciones de almendro de secano en superintensivo "podría ser una alternativa muy potente y viable respecto a los cultivos de cereales".

PLANTACIONES PIONERAS

En la provincia, se sitúan algunas de las plantaciones de almendro en seto en secano que son pioneras a nivel mundial. En total son más de 40 hectáreas las destinadas en los términos de Almudévar y Peralta de Alcofea, que integran un modelo totalmente mecanizado que permite sacar la máxima rentabilidad y la mayor eficiencia del recurso hídrico.

Según fuentes de Agromillora, este cultivo supone una "revolución agrícola" al tratarse de una "planta producida in vitro en laboratorios de última tecnología, agricultores emprendedores, máquinas vendimiadoras recogiendo almendras, podas mecanizadas, variedades de floración tardía para evitar las heladas, etcétera".

Etiquetas