Aragón

ALTO ARAGÓN - SECTOR DE LA TRUFA

David Royo: "Hay que conseguir sinergias entre el sector de la trufa y el del turismo"

El presidente de los truficultores aragoneses aboga por potenciar el "trufiturismo

David Royo: "Hay que conseguir sinergias entre el sector de la trufa y el del turismo"
David Royo: "Hay que conseguir sinergias entre el sector de la trufa y el del turismo"
S.E.

GRAUS.- El "trufiturismo" se consolida como el objetivo del sector trufero en la provincia de Huesca a corto plazo, mientras los truficultores preparan con ahínco sus plantaciones de cara a la próxima campaña, después de un cierre de la anterior "en falso" en los mercados debido a la clausura de fronteras por la covid-19. El presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, David Royo, se refería a "las sinergias" de la trufa con los establecimientos turísticos de la zona, mientras anunciaba que, gracias a las abundantes lluvias de los últimos meses, las primeras trufas están naciendo ya en una primavera inusual, "de las que nos hablaban nuestros abuelos", asegura, y podrían augurar una buena temporada.

Después del intenso trabajo realizado estos años, sobre todo con el respaldo de la Diputación Provincial de Huesca, se cuenta con plantaciones suficientes que ya están dando frutos y el reto es ir un paso más allá, fijando población en torno a la trufa a través del "trufiturismo", según explicó Royo, tras un encuentro técnico mantenido este viernes en el Centro de Experimentación en Investigación en Truficultura que la Diputación tiene en Graus. "Hay que hacer un esfuerzo en promoción y fomentar esa demanda nacional. Hay que valorizar el producto en su conjunto, hacer que el valor se quede aquí. Que la gente venga a coger trufa, a consumirla y a quedarse aquí".

De momento, la comercialización se ha centrado en el extranjero, pero eso es compatible con incrementar el flujo nacional. "No basta con ser capaces de llevar trufa al extranjero, hay que llegar a toda España y también hacer que la gente venga aquí a buscar y consumir trufa. Se ha trabajado mucho estos años en tener plantaciones que están dando rendimiento. Hay que trabajar esas sinergias que hay con la zona", comentó, poniendo en valor el Mercado de la Trufa en Fresco de Graus.

"El mercado de la trufa de Graus es un referente, es el único mercado de España abierto semanalmente. Y ha de ser una llamada para sector turístico de la zona, que el sector turístico lo sepa aprovechar con el "trufiturismo". Es un espectáculo ver a los perros adiestrados para la trufa, alojarse en los establecimientos rurales de la zona, hay que conseguir sinergias entre el sector de la trufa y el sector turístico para que sea un verdadero factor de asentamiento de población", consideró el presidente.

Mientras tanto, y también mirando a la próxima campaña, se trabaja muy intensamente en las plantaciones. "El truficultor desde que cierra el mercado empieza a preparar siguiente temporada. Estas lluvias son muy buenas, aunque retrasen los trabajos porque nosotros no cultivamos el árbol sino el subsuelo y la tierra ha de estar algo seca para ello", detalló Royo. En función de la edad de la plantación, se están realizando labores de poda y otras más específicas de este cultivo como la realización de nidos o aportes.

"Consiste en echar esporas de trufa. Es un trabajo intenso que requiere hacer hoyos, tapar la espora y se va haciendo progresivamente". Esta labor, comentó, se empieza en plantaciones de entre 6 y 8 años y, una vez la plantación es activa, se hace de forma regular cada 3 ó 4 años.

EL HONGO DE LA PRÓXIMA CAMPAÑA YA ESTÁ NACIENDO

El presidente de los truferos altoaragoneses confirmó que la trufa de la próxima campaña ya está naciendo. "He visto fotos de algunas trufas pequeñas. Ya ha nacido y estas aguas le ayudan, igual no tanto estas temperaturas más bajas de lo normal, pero ayuda a la trufa a nacer. Luego tiene que continuar en verano, si viene el verano seco no serviría de nada", comentó, aludiendo al pasado año, que fue seco y caluroso. "Eso hizo que la trufa fuera irregular y hubo zonas de producciones altas, otras que fallaron por la sequía y a la trufa le costó madurar, coger color, pero sin embargo el aroma fue estupendo. En general -agregó- el balance fue positivo".

La pasada temporada, sin embargo, se vio interrumpida casi al final por la crisis sanitaria que impidió la celebración de la última jornada del Mercado de la Trufa en Fresco de Graus y, sobre todo, cercenó los canales de distribución. "La comercialización se vio afectada el mes de marzo, la primera mitad, por la reducción de demanda en los mercados asiáticos. A finales de febrero se empezó a notar la exportación hacia allí. Después ya, el cierre de fronteras de marzo que dejó mucha trufa sin comercializar", lamentó.

Con sensaciones positivas en principio, Royo quiso ser prudente. "Este año las perspectivas son buenas. Las experiencias recientes con este tiempo no se tienen porque estas son las primaveras de las que hablaban nuestros abuelas. Al final de campaña lo veremos. El primer paso que es que nazca, y ese ya está", dijo, siempre con precaución. "A ver si este año no tenemos rebrotes en otoño porque marcarán el mercado de la trufa. No podemos olvidar que el truficultor, los ingresos de todo el año, los hace esos tres meses", concluyó David Royo.

Etiquetas