Aragón

ALTO ARAGÓN - CRISIS DEL CORONAVIRUS

Preocupación en las zonas limítrofes por los efectos del confinamiento de la comarca ilerdense de Segrià

Los presidentes comarcales señalan los importantes lazos que tienen las comarcas vecinas con esta zona

Preocupación en las zonas limítrofes por los efectos del confinamiento de la comarca ilerdense de Segrià
Preocupación en las zonas limítrofes por los efectos del confinamiento de la comarca ilerdense de Segrià
R.G.

HUESCA/GRAUS.- El confinamiento de la comarca ilerdense de Segrià causa mucha preocupación en las comarcas altoaragonesas limítrofes: Bajo Cinca, Litera (ambas en fase 2 desde hace casi dos semanas por sus propios rebrotes) y Ribagorza. Los presidentes comarcales comparten la decisión de la Generalitat y transmiten su inquietud por los efectos que tenga la situación sanitaria en Segrià tanto en la situación epidémica de sus comarcas como en las repercusiones económicas y sociales, habida cuenta de los fuertes vínculos de todo tipo que hay entre estos territorios.

Josep Antón Chauvell, presidente de La Litera, reconoció su "preocupación y tristeza" en primer lugar por la situación sanitaria en Segrià -"somos vecinos. Estamos preocupados por ellos en primer lugar"- como por la repercusión que pueda tener en las comarcas altoaragonesas.

Al respecto, repasó esos fuertes vínculos entre ambos territorios: "Hay gente que vive en una comarca pero trabaja en la otra, usamos los servicios sanitarios del Arnau de Vilanova, compartimos tierras y economía como el cereal o en la fruta...".

Chauvell señaló que mientras las tres comarcas altoaragonesas parecen "superar" sus rebrotes, en la leridana "tienen enfermos críticos, que aquí no ha habido, y esa es la diferencia sustancial". "Nosotros prácticamente estamos saliendo y ellos teniendo que volver a un pozo al que pensábamos que no íbamos a volver", lamentó.

En una línea muy similar se manifiestó Marco Antonio Ibarz, presidente del Bajo Cinca. El representante bajocinqueño también expresó su "inquietud" por la situación en la comarca vecina, con la que el Bajo Cinca tiene "relaciones muy fuertes" tanto económicas como sociales, con familias que tienen miembros viviendo en una comarca y en la otra.

Aunque los desplazamientos inexcusables siguen estando permitidos -por ejemplo, laborales o para ir al hospital Arnau de Vilanova-, Ibarz reclamó prudencia y que se respeten las medidas obligatorias -distancia, mascarilla e higiene de manos- porque "se ha demostrado que funcionan". "Que te contagies tú no es el problema, es que contagies a otros" como mayores o personas con patologías.

Ibarz señaló su esperanza de que las tres comarcas altoaragonesas salgan de fase 2 en próximos días, vista la evolución de los rebrotes y que "aquí ha salido muy poca gente en fase 2", pero volvió a advertir de nuevos casos "no aquí, sino en otros sitios". "En toda España solo hay una o dos comunidades sin rebrotes, ya aparecerán. Mientras, todo es viajar y aquí no pasa nada", en alusión a imágenes de casi cualquier punto de España de gente sin mascarilla.

Esta decisión ha sembrado cierta inquietud en Ribagorza, según trasladó el presidente ribagorzano, Marcel Iglesias. "Nos genera a todos preocupación, lo que nos lleva a pedir la máxima responsabilidad a la ciudadanía. No nos debemos relajar. Si la Generalitat la ha tomado, como hizo el Gobierno de Aragón en su momento con las comarcas con rebrotes, será porque es consecuente con su situación sanitaria", dijo.

Por su parte, el vicepresidente ribagorzano, Eusebio Echart, se mostró prudente respecto al confinamiento de la comarca del Segriá. "Es una decisión que se ha tomado allí ante una situación determinada y hay que respetarla", apuntó Echartl

Etiquetas