Aragón

FUERZAS DE SEGURIDAD

Los bomberos de Zaragoza denuncian su precariedad y que les deben un millón en horas extra

Alegan que la crisis "no es excusa" por la que la DP "siempre ha alardeado de tener sus cuentas saneadas"

Los bomberos de Zaragoza denuncian su precariedad y que les deben un millón en horas extra
Los bomberos de Zaragoza denuncian su precariedad y que les deben un millón en horas extra
A.Z.

ZARAGOZA.- La Asociación de Bomberos Profesionales de Aragón ha denunciado este lunes la grave situación de precariedad por la falta de personal que arrastran los parques de la Diputación de Zaragoza desde que comenzó en 2015 la gestión del socialista Jose Antonio Sánchez Quero y el impago de más de un millón de euros en horas extra a los bomberos.

Según la asociación, esta precarización "lenta e implacable" ha ido transformando uno de los servicios de referencia de la comunidad en uno de los más devaluados y la crisis no es excusa, dado que la DPZ "siempre ha alardeado de tener sus cuentas saneadas".

En un comunicado, la entidad asegura que la plantilla de bomberos de la Diputación se ha ido reduciendo hasta rozar un 40 % de déficit de personal mientras el Servicio de la Diputación de Teruel ha ampliado su plantilla en casi un 50 % y la Diputación de Huesca ha iniciado, por fin, su proceso de creación de un Servicio Provincial, con la convocatoria de 58 nuevas plazas de funcionarios.

La asociación explica que la precarización comenzó cuando la corporación socialista decidió abrir el Parque de Bomberos de El Burgo de Ebro por el método de "desvestir un santo para vestir otro", por el que los parques de Caspe y la Almunia perdieron uno de sus cuatro efectivos diarios, para poder tener dos bomberos de guardia en El Burgo.

"Cifras de efectivos siempre por debajo de lo que establece la Ley del Fuego Aragonesa", de un mínimo de 4 bomberos de turno y que sólo se cumple en una mínima parte de los parques provinciales, lo cual se traduce, advierte la asociación, en "un grave deterioro de la respuesta ante emergencias, al no poder garantizarse una segunda intervención, y no asegurar tampoco seguridad de los intervinientes por la imposibilidad de tener dos binomios, ataque y socorro".

Subraya además que esta situación tampoco la han solucionado las dos oposiciones convocadas, una todavía en curso y otra que, "tras pasar por los tribunales por posibles amaños y filtraciones, no llegó a cubrir las plazas ofertadas".

"Cosa que tampoco hará el actual proceso selectivo, ya que no sólo no amplía plazas para poder abrir El Burgo, sino que ni siquiera cubrirá las vacantes que sufre la actual plantilla", destaca la asociación, que insiste en que hasta ahora han sido los bomberos los que han ido paliando las necesidades de personal a fuerza de hacer horas extraordinarias, pero este exceso de jornada, lleva desde mayo de 2019 sin ser abonado, generando una deuda de más de 1 millón de euros con sus trabajadores.

También sufren las consecuencias de la que califica de "pésima gestión económica" los proveedores, talleres y demás empresas que prestan sus servicios a la DPZ, que "tampoco cobran por sus servicios, o lo hacen con una demora intolerable".

Un panorama que se ha complicado a raíz de lo vivido por la crisis de la covid-19, que ha requerido de un esfuerzo especial por parte de los bomberos para cubrir los mínimos.

"Tal esfuerzo, lejos de ser reconocido o gratificado, ha terminado con el reconocimiento del Inspertor-Jefe en funciones del SPEI, de no haber siquiera pasado detalle del exceso de jornada realizado durante la crisis", asegura la asociación.

Ésta situación ha terminado "con la firme resolución de los bomberos en no seguir cubriendo con su esfuerzo y a coste cero la pésima gestión y deterioro sufridos" y eso, aseveran los bomberos, se traduce que en la actualidad, el pleno verano, hay días en que uno o varios parques están cerrados y otros tan sólo cuentan con dos bomberos de guardia.

La asociación denuncia las situaciones difíciles vividas las últimas semanas, que han mantenido a casi la totalidad de la plantilla de guardia diaria trabajando simultáneamente, quedando totalmente desatendido cualquier nuevo siniestro, siendo necesario en varias ocasiones que servicios externos, como el de los Bomberos de Sangüesa, en Navarra, hayan tenido que intervenir fuera de su demarcación.

"Esto provoca que se den situaciones dantescas", critica la asociación, que pone como ejemplo que el pasado 4 de julio, cuando las víctimas de un grave accidente de tráfico ocurrido entre Magallón y Borja que quedaron atrapadas entre los hierros de sus vehículos tuvieron que esperar cerca de 45 minutos en ser socorridas por los bomberos del Parque de La Almunia, al estar tan sólo dos efectivos en el parque de Tarazona, y en el que también fue necesaria la intervención del personal de Calatayud, que tardó una hora en llegar al accidente, dejando su zona desprotegida.

"Todo ello provocado por la absoluta insuficiencia de medios personales", ya que en ese momento los parques Tauste y Ejea, más cercanos al accidente, estaban trabajando en sendas intervenciones, habiendo necesitado incluso la activación de personal en turno de descanso para su resolución.

La Asociación de Bomberos Profesionales de Aragón reclama que los responsables políticos "tomen de una vez cartas en el asunto, asuman su responsabilidad, y dejen de jugar con la vida y seguridad de los vecinos de las poblaciones".

"Bastante sufren el abandono rural como para verse también cada vez más desprotegidos por una lamentable gestión política" que, para la asociación, "tan sólo se preocupa por repartir dinero público sin criterio alguno, mientras desmantelan los servicios provinciales, esenciales para la población".

Etiquetas