Aragón

ESTAFA

Más de 60 estafados por un grupo establecido en Zaragoza y otras zonas

Los miembros de la red suplantaban a funcionarios de la Seguridad Social

La Guardia Civil detecta un ciber-ataque a través del correo electrónico a varias empresas de Huesca
La Guardia Civil detecta un ciber-ataque a través del correo electrónico a varias empresas de Huesca
G.C.

JAÉN/ZARAGOZA.- La Guardia Civil, en el marco de la operación "Trasferimento", ha desarticulado un grupo criminal establecido en Zaragoza y en otras zonas de España dedicado a cometer estafas mediante la aplicación de pago Bizum, valiéndose de posibles situaciones de necesidad en las que se encontraban sus víctimas, un total de 61, según se ha podido identificar hasta el momento.

Las víctimas han sufrido fraudes por 26.000 euros y, en muchas ocasiones, estaban en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) o acuciadas por urgentes necesidades económicas.

La investigación se inició en mayo por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial (UOPJ) de Martos (Jaén), a raíz de tener conocimiento a través de una denuncia interpuesta en el puesto de la Guardia Civil de Alcaudete (Jaén), en la que exponía haber sido víctima de una estafa. Así las cosas, se constata que existía un elevado número de denuncias formuladas en diversos puntos de la Península Ibérica y archipiélagos de Canarias y Baleares. Asimismo, las gestiones realizadas confirman que en todos los casos investigados se repetían las identidades de los sospechosos, logrando establecer un claro nexo entre todos ellos.

El "modus operandi" consistía en que uno de los integrantes del grupo, habitualmente una mujer, realiza una llamada telefónica a la víctima identificándose como funcionaria de la Tesorería General de la Seguridad Social, aportando en el transcurso de la conversación bastantes datos personales del interlocutor, ganándose rápidamente la confianza de esta persona.

Para recoger los datos personales de sus víctimas, los investigados solían acudir a los foros y páginas web de venta de productos entre particulares, como Wallapop o Milanuncios, donde conseguían los teléfonos de contacto y datos personales que posteriormente utilizaban.

En las llamadas, la supuesta funcionaria comunicaba que se iba a realizar una transferencia a favor de la víctima por un importe siempre inferior a 400 euros, informando de que la Seguridad Social había contratado los servicios de la aplicación de pago Bizum para agilizar los trámites de devolución, aportando unas sencillas instrucciones al interlocutor para darse de alta en la aplicación.

Seguidamente, otro miembro del grupo remitía a la víctima un mensaje a través de la aplicación, en el que se solicitaba admitir una transferencia. La víctima directamente admitía la transacción, desconociendo que realmente estaba aceptando realizar una transferencia.

Etiquetas