Aragón

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Holanda quiere obligar a hacer cuarentena a los llegados de Aragón

Una medida que hasta ahora solo era un consejo y que llega tras un fuerte repunte

Holanda quiere obligar a hacer cuarentena a los llegados de Aragón
Holanda quiere obligar a hacer cuarentena a los llegados de Aragón
EFE

LA HAYA.- El Gobierno holandés anunció este miércoles que quiere obligar a hacer cuarentena a los viajeros que vuelvan de zonas de riesgo por el coronavirus, incluidas gran parte de Cataluña y Aragón, una medida que hasta ahora solo era recomendada y que llega tras un fuerte repunte de contagios. En una carta enviada al Parlamento holandés, el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, informó a los diputados de que habrá cuarentena obligatoria también para las personas que se cree que puedan estar contagiadas porque hayan estado en contacto con un caso positivo de coronavirus, aunque no haya sido aún confirmado.

Todavía no está claro cómo funcionará esta medida, ni cómo se obligará al aislamiento domiciliario durante dos semanas, una herramienta que hasta ahora se considera contraria a las leyes holandesas, al limitar la movilidad de los ciudadanos, por lo que requiere una enmienda legislativa. El Gobierno puede dar una orden a los presidentes de las juntas regionales de seguridad de cada provincia, en base al artículo 7 de la Ley de Salud Pública, para que exijan y vigilen el cumplimiento de la cuarentena, aunque los ciudadanos podrían llevar esta medida ante la Justicia, que a su vez puede frenar o autorizar su continuación.

El Gobierno espera que esta medida entre en vigor a mediados de la próxima semana, aunque la rebelión parlamentaria contra una cuarentena obligatoria podría obligar a aplazarla.

Entre los oponentes están los progresistas D66, que consideran que el Ejecutivo debería "instar a la gente a seguir las recomendaciones" oficiales, en lugar de "amenazar" con emitir multas o medidas judiciales. Otros grupos, como Unión Cristiana (UC) -también parte de la coalición- critican al Gobierno por no actuar "con medidas más estrictas" contra las aerolíneas que continúan organizando vuelos a zonas consideradas de riesgo por el Ministerio holandés de Exteriores, entre las que están algunos puntos de España (Barcelona y periferia, Lérida y alrededores, y Aragón), Bélgica (Amberes) y Croacia.

Preguntado "por qué hay miles de personas regresando a diario de las zonas que están en color naranja (de riesgo)", el primer ministro Mark Rutte compartió su preocupación, reconociendo que "por supuesto suena extraño", pero explicó que no puede "prohibir a las aerolíneas volar a ningún lado" y subrayó que hay gente que toma esos vuelos por un motivo justificado.

Etiquetas