Aragón

ALTO ARAGÓN - PANDEMIA DE CORONAVIRUS

El turismo activo vive como "una montaña rusa" este verano

Se suceden días de actividad y otros de anulaciones por las noticias de rebrotes

El turismo activo vive como "una montaña rusa" este verano
El turismo activo vive como "una montaña rusa" este verano
L.D.V.

HUESCA.- Como una montaña rusa. Así define Chus Montañés, secretaria de la Asociación Turismo Deportivo de Aragón (TDA), el desarrollo de este verano en las empresas de turismo activo por los altibajos que están sufriendo en las reservas y en la realización de actividades a causa de los rebrotes y las noticias que sobre la situación de la provincia han difundido medios nacionales.

Como se recordará, la declaración del estado de alarma (el pasado 14 de marzo) coincidió con las fechas en que suele arrancar o está a punto de hacerlo la temporada de turismo activo. Luego, llegó la desescalada y el verano empezó "pintando muy bien" porque "teníamos muchas llamadas y la gente estaba encantada no solo con el territorio, que tiene muchas más posibilidades que una ciudad o una zona de playa, sino también con las medidas que desde las empresas de turismo activo se proponían para que no hubiese contagios", relata Chus Montañés.

Sin embargo, manifiesta la secretaria de TDA, el inicio de los rebrotes de contagios de coronavirus en determinadas comarcas de la provincia, la difusión de noticias "exageradas" y la generación de "bulos" llevaron a que se produjeran "muchas cancelaciones" y que la gente tuviese mucho miedo "y nos llegaran a preguntar cosas como : ¿pero se puede pasar por la carretera?".

Chus Montañés apunta que tuvieron que explicar a quienes llamaban cuál era la situación real de Huesca y de Aragón, así como la del sector del turismo activo, y que esa gente sí vino, pero -lamenta- hubo mucha gente que directamente canceló, sin informarse bien. Esto provocó un "varapalo bastante fuerte", ya que cayeron muchas reservas.

Cuando los primeros rebrotes "se calmaron y ya no se oía tanto el tema de la Franja en televisión volvieron a subir las reservas; además vino mucha gente que antes nunca jamás hubiese venido a la montaña", señala Chus Montañés, que destaca que están teniendo "muchos turísticas atípicos", en el sentido de que es un cliente que antes no se hubiera planteado hacer una actividad de aventura.

Cuando parecía que había vuelto la tranquilidad, entraron en fase 2 las ciudades de Zaragoza y Huesca, lo que se tradujo en "cancelaciones masivas, clientes asustados y miedo, mucho miedo", asegura la representante de TDA, que resume este verano "como una montaña rusa", con altibajos en las reservas por cancelaciones y confirmaciones.

"Cada vez que se estaba dando una mala información por parte de los medios de comunicación, no los aragoneses que sabéis dónde está cada comarca, se anulaban reservas", indica Chus Montañés, que incide en que "esto nos ha hecho un daño tremendo a todos, no solo al turismo activo, a hoteles, tiendas, a todos".

Por otra parte, explica que el turista ha sido nacional y "ha habido mucho público aragonés que ha decidido quedarse en el territorio, algo que se agradece, mientras que el público extranjero ha experimentado una bajada increíble". Asegura que finalmente el número de empresas de turismo activo que no ha abierto "ha sido pequeño", aunque muchas han reducido el número de trabajadores.

Por último, aunque señala que no tiene cifras de ocupación y que a cada empresa le habrá ido de una manera u otra, de lo que está convencida es de que "ganancias no hemos tenido ninguna".

Etiquetas