Aragón

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Aragón trabaja para asegurar un inicio de curso universitario con garantías

Se ha reducido el aforo de las clases al 50 % para cumplir la distancia de seguridad de 1,5 metros, y también se ha llevado a cabo la digitalización de más de 200 aulas

Aragón trabaja para asegurar un inicio de curso universitario con garantías
Aragón trabaja para asegurar un inicio de curso universitario con garantías
S.E.

ZARAGOZA.- El Gobierno de Aragón trabaja para asegurar un inicio de curso universitario con las máximas garantías sanitarias y en las mejores condiciones posibles tanto para el estudiantado como para el profesorado, pese a la situación sanitaria de la Covid-19.

Con este objetivo, el director general de Universidades del Gobierno de Aragón, Ramón Guirado, participó este lunes en la reunión de la Comisión Delegada de la Conferencia General de Política Universitaria, que reúne al Ministerio con todas las comunidades autónomas y que se celebró de forma telemática.

En este encuentro, el Ministerio de Universidad actualizó las directrices que ya fueron aprobadas el pasado mes de junio junto al de Sanidad para una docencia presencial adaptada, extendiendo el uso de mascarillas e incorporando nuevas recomendaciones en caso de que se detecte un caso sospechoso o positivo, y las comunidades dieron a conocer los protocolos adoptados por las distintas universidades de cada territorio, en virtud de la autonomía universitaria, que se publicarán próximamente en una página web conjunta.

En este sentido, Guirado explicó la forma en que Aragón está trabajando desde hace meses, con planificación y de forma coordinada con la Universidad, para garantizar una docencia fundamentalmente presencial, pero sin riesgos para la comunidad universitaria.

Además, expuso cómo en los últimos días se están intensificando los contactos, también con las autoridades sanitarias, para garantizar un retorno a las aulas con las máximas garantías.

De este modo, se ha reducido el aforo de las clases al 50 por ciento para respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros,y se ha llevado a cabo la digitalización de más de 200 aulas para garantizar un seguimiento online de las materias, en caso de que la evolución de la pandemia lo haga necesario o el aforo no permita la asistencia presencial de todos los alumnos. Además, la institución universitaria podrá llevar a cabo toda la docencia telemática, en unos determinados supuestos, si así lo solicita el estudiante.

"La Universidad está preparada para el inicio de curso. Nos hemos anticipado y hecho un plan de inversión en infraestructuras digitales para que todo pueda funcionar digitalmente en el peor de los escenarios, pero en principio trabajaremos en una presencialidad adaptada lo máximo posible", señaló. En total, se han invertido, por el momento, 245.000 euros para el suministro de material audiovisual e informático, principalmente cámaras web, micrófonos y ordenadores para la adaptación digital de las aulas.

Guirado explicó además que, en caso de que las condiciones sanitarias obliguen a un escenario de semipresencialidad, tendrán prioridad en la asistencia presencial los estudiantes con más dificultades o brecha digital. Además, para apoyar al alumnado con mayores dificultades, recordó que la Consejería y la Universidad acordaron no incrementar este curso el precio de las matrículas de las asignaturas no superadas en el 2019/2020. Esta medida tendrá un coste de 3,1 millones de euros.

USO OBLIGATORIO DE LA MASCARILLA Y MEJORAS EN LA VENTILACIÓN

La obligatoriedad de usar mascarilla, la mejora en la ventilación de los centros y un nuevo protocolo de actuación ante casos positivos o sospechosos de Covid-19 son las principales novedades que se plantearon este lunes en la Comisión Delegada de la Conferencia General de Política Universitaria.

Así, ante un número elevado de casos que tenga "afectación general" en un centro o una universidad, la decisión a tomar será competencia de los centros junto con las autoridades sanitarias y educativas, es decir, las comunidades autónomas.

En dicha reunión, con presencia de todas las comunidades autónomas y presidida por el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón -en sustitución del ministro Manuel Castells, ausente por haberse sometido este viernes a una operación quirúrgica de urgencia aunque no grave, según su departamento-, se trabajó en realizar los últimos ajustes en los protocolos (elaborados en junio) que se deben implementar en las universidades este inicio de curso. El objetivo del encuentro fue "asegurar una buena coordinación del inicio del curso" y "garantizar que tanto el personal docente e investigador, como el estudiantado y el personal de administración y servicios disponen de información precisa sobre las medidas sanitarias y educativas que se van a aplicar en el curso 2020-21", según informó el Ministerio de Universidades.

Entre estos "ajustes", destaca que los Ministerios de Universidades y de Sanidad han actualizado el documento marco de recomendaciones sanitarias y educativas elaborado ya el pasado mes de junio. Uno de los cambios fundamentales es que se hace obligatorio el uso de la mascarilla en las clases que finalmente se vayan a realizar de manera presencial así como en los espacios comunes.

Además, se intensifican también las labores de ventilación en todos los espacios del centro, y se recomienda ventilar al menos durante 10 ó 15 minutos al inicio y final de la jornada y en las aulas después de cada clase lectiva. El documento recomienda también mantener las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible. Otra de las novedades es el establecimiento de protocolos de actuación de las universidades ante un caso sospechoso o uno positivo de Covid-19.

Según el documento actualizado, "Recomendaciones del Ministerio de Universidades a la comunidad universitaria para adaptar el curso universitario 2020-2021 a una presencialidad adaptada y medidas de actuación de las universidades ante un caso sospechoso o uno positivo de Covid-19", las universidades que conforman el sistema universitario español, en el uso de su competencia, deberán contar con un protocolo de actuación ante la detección de un caso sospechoso de covid y este debe elaborarse siguiendo los criterios sanitarios establecidos por el Ministerio de Sanidad y las consejerías respectivas.

Etiquetas