Aragón

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Aragón confina perimetralmente Ejea de los Caballeros por el repunte de casos de coronavirus

No está permitida la entrada y salida de la población salvo para trabajar, educación o asistencia médica

Repollés anuncia un incremento de las medidas de control en Huesca para frenar la covid
Repollés anuncia un incremento de las medidas de control en Huesca para frenar la covid
DGA

ZARAGOZA.- El Gobierno de Aragón ha decidido confinar perimetralmente el municipio de Ejea de los Caballeros (Zaragoza) desde esta medianoche por el aumento de casos de covid-19, de forma que no estará permitida la entrada o salida de la población salvo para actividades laborales, educativas o para la asistencia al médico y hospitales.

Según ha informado este martes la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, el objetivo es atajar el aumento "muy notable" de casos en la población al presentar la incidencia más alta de toda la comunidad, 146 la última semana (más de 800 por cada 100.000 habitantes frente a una media en el resto del territorio en torno a 270), vinculados al ocio y reuniones sociales en coincidencia con fechas festivas.

Dada esta situación y la efectividad de las medidas restrictivas adoptadas durante el verano en otras áreas de la comunidad, el Gobierno de Aragón ha determinado el retorno a la fase 2 de Ejea con un confinamiento perimetral para limitar la movilidad hasta que la evolución epidemiológica permita levantar las limitaciones.

Además, al producirse una incidencia superior a la esperada también ligada a eventos y reuniones sociales en fechas festivas locales, se van a intensificar los controles con más presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en las poblaciones de Pradilla, Muel, Tauste, María de Huerva, Alagón y la Almunia, en Zaragoza, y Andorra, en Teruel, donde el Gobierno de Aragón espera no tener que tomar medidas más restrictivas, ha subrayado la consejera.

Por otra parte, el Gobierno de Aragón va publicar una orden para modificar la que regula la "nueva normalidad" con la suspensión de las fiestas patronales hasta el 31 de diciembre en toda la comunidad (tres meses más). Esta restricción afectará a las actividades públicas de las Fiestas del Pilar de Zaragoza -no a los actos culturales ya limitados en su aforo-, y, según la consejera, el alcalde, Jorge Azcón, conoce ya estas nuevas restricciones, así como a actos multitudinarios de las fiestas de Navidad.

También se ordena la limitación de horarios de locales de juegos y apuestas a la una de la madrugada y de aforos en bodas, bautizos, comuniones y demás celebraciones particulares: 50 personas en espacios cerrados y 100 al aire libre, en ambos casos con un máximo de diez personas compartiendo mesa.

Etiquetas