Aragón

ALTO ARAGÓN - GESTIÓN DEL TERRITORIO

La Mesa Pirenaica de gestión del territorio presenta sus líneas de actuación para solucionar la falta de inversiones y las carencias de la zona

Estas conclusiones han sido consensuadas por los agentes sociales y económicos del territorio, entre otros actores implicados

La Mesa Pirenaica de gestión del territorio presenta sus líneas de actuación para solucionar la falta de inversiones y las carencias de la zona
La Mesa Pirenaica de gestión del territorio presenta sus líneas de actuación para solucionar la falta de inversiones y las carencias de la zona
S.E.

HUESCA.- "O existe una reacción rápida y coordinada para resolver los problemas de gestión del territorio pirenaico o las consecuencias para el mundo que conocemos serán muy graves". Con estas palabras resumía el presidente de Adelpa, Pablo Castán, la importancia del trabajo realizado por la Mesa Pirenaica para la gestión del territorio, que ha presentado sus conclusiones este lunes. Esta iniciativa es, en palabras de Modesto Pascau, representante de la Federación Aragonesa de Montañismo en las reuniones que ha mantenido la Mesa Pirenaica, "un aviso de alarma más ante una grave problemática, pero desde la que se hacen propuestas de cambio, actuación, y solución". El objetivo, apuntaba, "es ser escuchados y lograr un cambio significativo en todos los sectores y líneas a los que se refiere el documento".

Las conclusiones de la Mesa Pirenaica para la gestión del territorio se dividen en 5 bloques :

1. Líneas de actuación en el ámbito ganadero, orientadas favorecer la ganadería extensiva en el Pirineo para disminuir la matorralización del monte y contribuir el mantenimiento del paisaje mosaico en contexto de cambio climático.

2. Líneas de actuación forestal orientadas a evitar la forestación de los pastos de montaña y prevenir los incendios forestales en el Pirineo y Pre-Pirineo en contexto de cambio climático. Se trata de impulsar la gestión activa de las masas forestales, favorecer su discontinuidad con un mosaico de estructuras forestales (parte de pasto, parte de matorral y parte de bosque en diferentes fases de desarrollo, y zonas cultivadas) para ser más resilientes frente al cambio climático.

3. Líneas de actuación legislativas y administrativas orientadas a facilitar las tareas relacionadas con la gestión del espacio agro-silvo-pastoral y turístico.

4. Líneas de actuación de ordenación territorial orientadas a integrar el paisaje mosaico en las políticas sectoriales a la escala adecuada.

5. Líneas de actuación de comunicación y formación que contribuyan a cambiar la visión del monte y del mundo rural que tiene sociedad urbana actual.

"Se trata, en definitiva, de que se tenga en cuenta la opinión, experiencia y conocimientos del territorio que tienen tanto los agentes económicos y sociales del Pirineo aragonés, así como de las administraciones implicadas y entidades científicas, pasando ya de los planes a actuaciones concretas" señalaba Federico Fillat, miembro del Instituto Pirenaico de Ecología.

A juicio del presidente de Adelpa, Pablo Castán, "el no haber sido escuchados ha llevado a graves carencias, que arrastramos en la zona pirenaica desde hace décadas y que han contribuido a crear auténticos desiertos demográficos en amplias zonas de esta cordillera, con las consecuencias que esto está teniendo sobre el medio ambiente y que han hecho al territorio más vulnerable a otras amenazas, entre las que se encuentra el cambio climático".

En este sentido, Modesto Pascau recordaba "el abandono del territorio, con un paisaje cultural y una actividad tradicional, en vías de desaparición", por ello, "es imprescindible que las políticas recojan las necesidades de gestión del territorio desde enfoques en los que tengan cabida de forma simultánea cuestiones como la preservación medioambiental, el uso sostenible de los recursos naturales, potenciando y visibilizando actividades como la ganadería extensiva, un desarrollo socioeconómico sensible con el medio y la existencia de unos servicios mínimos que no hagan el día a día de los habitantes de nuestros pueblos una constante lucha por la supervivencia".

"Resulta incompresible la situación existente en las zonas rurales y de montaña, donde la gestión forestal camina por un lado, la preservación natural por otro, y finalmente, los enfoques para el desarrollo socioeconómico, cuando se plantean, siguen asimismo caminos divergentes", concluía Pablo Castán.

Etiquetas