Aragón

ALTO ARAGÓN - COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN DE HUESCA

Silvia Costa: "Mi intención es quedarme a vivir en Ballobar y este alquiler es un paso"

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Silvia Costa: "Mi intención es quedarme a vivir en Ballobar y este alquiler es un paso"
Silvia Costa: "Mi intención es quedarme a vivir en Ballobar y este alquiler es un paso"

Silvia Costa se ha mudado a unos pasos de la casa donde siempre ha vivido con sus padres, en Ballobar. El alquiler de una vivienda municipal le ha permitido emanciparse con su pareja Eirik Haugen. "Siempre me ha gustado mucho y descartaba irme de alquiler a otras ciudades más grandes", expone Silvia Costa, a pesar de que es muy consciente de que es más complicado ejercer su profesión de educadora social en su pueblo.

Pero eso es lo de menos, ya sale a trabajar fuera. Su apuesta ha sido por Ballobar. "La intención era quedarme aquí en el pueblo. Tengo a casi toda mi familia", comenta. Además, "para nosotros es una forma de poder independizarnos sin tener unos costes muy elevados para el día de mañana. Aunque no tenemos planes aún, pero para poder ahorrar y asentarnos un poco, este piso es una vía de paso", indica Silvia, por lo que esta opción les ha abierto la puerta.

Están encantados con la vida en el pueblo. Eirik, natural de Fraga, también está muy contento. "Siempre le ha gustado mucho estar aquí y para los dos era la opción más idónea, pero aquí las posibilidades de alquilar un piso eran muy limitadas", señala.

Silvia Costa tiene la sensación de que hace unos años se marchaban más los jóvenes y que en los últimos se han quedado parejas un poco más mayores que ella que están formando sus familias. Además, hay trabajo en la localidad bajocinqueña. "Tenemos la fábrica del Avecrem (Gallina Blanca) que da trabajo al pueblo y en Fraga, como capital de comarca, se están asentando muchas empresas e industrias", detalla. "Mi trabajo no está en el pueblo y por a lo que yo me dedico, probablemente no trabajaré aquí, pero igual en la comarca sí", comenta.

En octubre comenzaron a preparar el traslado a una de estas viviendas que habilitó el pasado año el Ayuntamiento de Ballobar dentro del Plan de Fomento de la Vivienda y viven allí desde noviembre. Con esta fórmula, les permite ver si quieren asentarse en Ballobar sin hacer un gran desembolso. Ya que, según explica, "el alquiler en Fraga es complicado, porque hay poca oferta y los precios son elevados". Según indica, un piso que esté en buenas condiciones cuesta entre 400 y 500 euros al mes. Pero, al margen del precio, la clave de la apuesta es que "aquí la vida es muy tranquila, diferente a una ciudad, con sus pros y sus contras, porque tienes acceso a menos recursos, pero tienes una vida más sosegada".

Etiquetas