Aragón

TRIBUNALES

Juicio a dos hermanos por matar y emparedar a su madre en Pozondón

Piden para ellos penas de dieciséis y ocho años de prisión, respectivamente

Los abogados recuerdan que el arbitraje trata asuntos relacionados con la covid
Los abogados recuerdan que el arbitraje trata asuntos relacionados con la covid
P.

ZARAGOZA.- El juicio a los dos hermanos acusados de matar y emparedar a su madre en Pozondón (Teruel) para seguir cobrando su pensión durante más de dos años se celebrará el próximo 18 de febrero en la Audiencia de Teruel.

La fiscalía estima que los son constitutivos de un delito de asesinato con la agravante de alevosía y un delito contra la Seguridad Social.

Por eso, acusa Pedro B.Y., hijo de la mujer, en concepto de autor del asesinato, y a su hermana, Isabel, en concepto de cómplice, y pide para ellos penas de dieciséis y ocho años de prisión, respectivamente.

Según el relato de calificación del ministerio fiscal, Pedro B.Y., quien vivía en una casa de Pozondón junto con su madre y su hermana Isabel, decidió acabar con la vida de su progenitora "a la vista de los padecimientos" que sufría por una enfermedad y por las "constantes molestias y atenciones que demandaba".

En su relato, el fiscal asegura que su hermana conocía su intención y que le iba a ayudar a ocultar el cadáver.

Así, el hijo de la víctima, en torno a las 23.00 horas del 3 de marzo de 2017 entró a la habitación de su madre y le puso una almohada en la cabeza hasta que la mujer dejó de respirar.

Añade el ministerio público que Isabel B.Y. "no hizo nada por impedir que su hermano acabara con la vida de su madre", y mientras el la asesinaba, ella "permaneció en la planta baja (de la casa) jugando a videojuegos" hasta que Pedro B.Y. le avisó para que le ayudara a ocultar del cadáver en un armario.

Aunque al parecer habían planeado quemar el armario, ante el riesgo de incendiar la vivienda decidieron sellar el mueble con cemento.

Según el fiscal, los acusados no comunicaron al Instituto Nacional de la Seguridad Social el fallecimiento de la madre y siguieron recibiendo mensualmente su pensión hasta que el 19 de junio de 2019, tras varias investigaciones policiales, los acusados reconocieron que su madre estaba muerta y su cuerpo, escondido en un armario de la habitación del hijo.

Desde que se produjeron los hechos en marzo de 2017 hasta junio de 2019 la Seguridad Social desembolsó 30.755,67 euros en concepto de pensión, cantidad que fue recibida indebidamente por los acusados.

Los hermanos fueron detenidos el 19 de junio y desde entonces están en prisión provisional.

En el momento de su muerte, la mujer tenía 87 años y padecía ceguera y alzheimer y tenía muy limitada la movilidad.

El fiscal estima que al caso debe aplicarse la circunstancia agravante de parentesto y la atenuante de arrebato u obcecación.

Etiquetas