Aragón

TURISMO

El turismo rural en Huesca consigue una ocupación media del 50% en Semana Santa

El presidente de la Federación Aragonesa, Jesús Marco, dice que la provincia ha salido la mejor parada de Aragón

Imagen de la casa de Eric en Buira, que emerge de la naturaleza
Ca del Roi en Buira
D.A.

El turismo rural ha conseguido una ocupación media del 40 por ciento esta Semana Santa en la Comunidad aragonesa. La provincia de Huesca ha sido la que ha salido mejor parada.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Federación Aragonesa de Turismo Rural (Faratur), Jesús Marco, ha señalado que ha sido una Semana Santa "muy floja", sobre todo teniendo en cuenta que otros años prácticamente han colgado el cartel de completo en sus establecimientos.

Ha recordado que Huesca solo supone el 38 por ciento de las casas rurales aragonesas y que, de ellas, se ha llenado una parte de las que están ubicadas en el Pirineo. Partiendo de esa base, la provincia ha contado con una ocupación de alrededor del 50 por ciento y también ha visto como muchos establecimientos de este tipo quedaban cerrados.

En Zaragoza, la ocupación ha sido de "un poco menos del 40 por ciento", mientras que Teruel se ha quedado en un 25 por ciento, aproximadamente. "Son datos catastróficos para una Semana Santa", ha recalcado.

Marco ha reconocido que la gente ha salido "muchísimo" de casa, pero en muchos casos han sido "escapadas" de un día. "Las restricciones de horarios por la noche y las que hay en las propias casas rurales --solo cuatro personas si no son convivientes--, nos han condicionado".

"Ante esta situación, ha habido bastante gente que ha optado por irse a sus segundas residencias o a casas de amigos, de vecinos, de parientes, pero no han estado en alojamientos de turismo rural, tampoco en albergues, campings ni hoteles". 

Medidas sanitarias

El presidente de Faratur ha recordado que han tenido "muchísimo cuidado" con la situación de pandemia y con que este tipo de alojamientos cumpliesen todas las medidas sanitarias, para lo que han llegado a realizar cursos de información y recordatorio. Ha señalado que son conscientes de la fragilidad de los pueblos, donde reside mucha gente mayor, ante el coronavirus.

Por ello, "los protocolos en turismo rural se han llevado a rajatabla y los clientes se han quedado contentos, porque saben que somos establecimientos seguros". Ha confiado en que el avance de la campaña de vacunación ayuden a que la situación del turismo "vuelva a su ser".

Etiquetas