Aragón

DESARROLLO 

Aragón aspira a ser en 2030 sostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital

El comité de expertos ‘Covid-19 y futuro’ ha trasladado 97 acciones para alcanzar estos objetivos

maru díaz
Presentación del informe ‘Aragón: una visión para el 2030’
G.A.

El comité de expertos ‘Covid-19 y futuro’, que asesora al Gobierno de Aragón para anticipar las mejores soluciones en la progresiva vuelta a la normalidad tras la pandemia, ha trasladado a los distintos departamentos del Ejecutivo un total de 97 acciones para lograr que Aragón sea en 2030 un territorio ecosostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital. Acompañados por la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, los nueve especialistas que componen el que ha sido el primer comité transversal de carácter autonómico puesto en marcha en la materia, han dado a conocer este lunes su informe ‘Aragón: una visión para el 2030’, en el que plantean propuestas de futuro para evolucionar el modelo social, económico y ambiental y convertir los retos planteados por la Covid en oportunidades.

El ThinkTank, que ya alertó durante sus trabajos del riesgo de una brecha social y generacional tras la pandemia y de la posible pérdida de legitimación del sistema político ante la consolidación de la “sociedad del descenso”, aboga por compatibilizar una economía innovadora y competitiva con una sociedad justa y equitativa, donde la igualdad de oportunidades entre su binomio rural y urbano sea una realidad.

Y para conseguirlo, llama a la necesaria colaboración y coordinación de todos los actores –administraciones y agentes económicos y sociales- y a la aplicación de las mejores prácticas de gobernanza, como son la transparencia, la participación, la evaluación ex ante y ex post y la rendición de cuentas.

Una idea en la que ha insistido la consejera Maru Díaz, que ha apelado a “remar todos juntos”, con la implicación de todos los actores, tanto públicos como privados, para lograr el progreso de la Comunidad. “De esta saldremos todos juntos”, ha dicho, tras subrayar cómo, a diferencia de la crisis anterior, la guía de gobierno ha sido en todo momento “no dejar a nadie atrás”.

El valor del informe, en su opinión, pasa por detectar las potencialidades de nuestra Comunidad para liderar distintas acciones llamadas a ser estratégicas y establecer objetivos para la próxima década que ayuden a Aragón “a levantarse tras el duro golpe” que ha supuesto la Covid19.

Y es que, para imaginar el Aragón del futuro, los expertos parten del análisis de las fortalezas y debilidades del territorio. Como puntos fuertes, señalan su sistema educativo, con la posibilidad de incorporar talento, un sistema de I+D+i iniciado, su capacidad de internacionalización, su localización geoestratégica y una menor conflictividad política interna que ayuda a forjar consensos.

En cambio, Aragón adolece –según su criterio- de una falta de transversalidad y coordinación de sus acciones y políticas públicas, y ha de hacer frente al reto de la despoblación y al desafío de ofrecer servicios públicos esenciales de calidad en todo el territorio.

Como retos para alcanzar en el año 2030 se marcan cinco:

• Aragón será ecosostenible si fomenta y compatibiliza el aprovechamiento de sus recursos naturales con el respeto al medio ambiente, al potenciar la economía circular e integral y la reducción de contaminantes, desarrollando la infraestructura verde–azul y apostando por el uso sostenible de sus recursos y la recuperación de ecosistemas degradados.

• Aragón será equitativo si cada uno de sus ciudadanos tiene cubiertas sus necesidades básicas, cuenta con los mismos derechos, posee las mismas oportunidades y cumple con sus deberes, independientemente de su condición socio–económica y lugar de residencia.

• Aragón será resiliente si alcanza una fortaleza institucional, se adapta a los cambios de forma eficaz y eficiente y es capaz de llevar a cabo todo ello desde su propia idiosincrasia e identidad (marca Aragón).

• Aragón será inclusivo si apuesta por una conectividad real, el equilibrio territorial y una educación en competencias y valores que integre a todas las personas que habitan en Aragón y ayude a fortalecer los valores y propuestas democráticos de la sociedad aragonesa.

• Aragón será digital si refuerza su potencial innovador (tecnológico, sanitario, digital, educacional, social, cultural, industrial), su capacidad emprendedora y de cooperación internacional.

Para alcanzar estas metas, plantean una serie de acciones que se tratarán de forma bilateral con los distintos Departamentos de la DGA con el objetivo de poder convertirlas en medidas de gobierno que permitan a Aragón enfrentarse con acierto a los escenarios futuros.

En cuanto al reto ecosostenible, las 17 acciones se centran en optimizar la utilización de los recursos naturales para que tengan un impacto positivo en el desarrollo local, profundizar en la economía circular y en la espiral, en poner en práctica una estrategia general del uso eficiente del agua en usos agrarios e industriales, en apoyar las iniciativas emprendedoras locales, y dotar de valor al producto rural, así como garantizar la calidad ambiental y la estabilidad social.

La equidad en el acceso a los servicios del Estado del Bienestar, así como el fomento de la economía social, un sistema fiscal sostenible y una financiación autonómica justa son las claves, en opinión de los especialistas, para avanzar hacia un Aragón equitativo.

Las 20 acciones de este bloque inciden, por ejemplo, en favorecer el acceso a la vivienda, especialmente en el medio rural con planes de nuevas construcciones y una web pública del parque disponible para nuevos pobladores; y en reforzar la sanidad y reducir desigualdades con el Plan de Salud de Aragón 2030 y mejorando la Atención Primaria.

Entre otras medidas, proponen también una Estrategia aragonesa de la Economía social, que promueva y consolide empleo inclusivo; una red de distribución de productos a domicilio para apoyar al pequeño comercio, y un plan y un instituto de emprendimiento para jóvenes.

En cuanto a financiación autonómica y fiscalidad, recomiendan seguir defendiendo que la población no es un indicador suficiente para asegurar la igualdad en la prestación de servicios y abogan por continuar ensayando políticas de rentas mínimas de manera coordinada con el Estado para estar preparados si se cumplen los pronósticos más pesimistas sobre el empleo. Asimismo, apuntan al camino que puede recorrerse sobre la presión fiscal en impuestos medioambientales y solicitan mínimos nacionales para las políticas tributarias y sociales.

Para hacer de Aragón un territorio resiliente, los expertos propugnan 21 medidas encaminadas al fortalecimiento institucional, a una mejor gobernanza y rendición de cuentas y a un liderazgo en I+D+i. Potenciar la marca Aragón, entendida como una región innovadora, socialmente cohesionada y comprometida con el medioambiente, es una de las primeras acciones de este bloque, en el que se insiste también en fomentar el gobierno abierto, impulsar el uso de la tecnología, como la Inteligencia Artificial o el Blockchain, y la formación en ella, y reforzar el sistema autonómico de I+D+i.

Por su parte, las 18 acciones encaminadas a convertir la Comunidad en una región inclusiva persiguen reforzar y potenciar la educación y la formación, sobre todo en competencias, y reducir la brecha digital y el abandono escolar. Para ello, apuestan, entre otras medidas, por mejorar la financiación de la universidad pública y potenciar los títulos propios del campus.

Asimismo, buscan favorecer la conectividad en todo el territorio, planteando incluso crear una infraestructura propia, fomentando servicios de recadería entre pueblos y poniendo en marcha ‘aradrones’ para dar servicio a todas las comarcas. En cuanto al equilibrio territorial, abogan por implementar con dotación financiera suficiente herramientas existentes, como la Directriz del Gobierno de Aragón, estimular el acceso a servicios bancarios en el medio rural, y poner en marcha ciertas iniciativas basadas en inteligencia artificial y blockchain.

El emprendimiento, la innovación sistémica, la competitividad y la cooperación internacional son las metas que se pretenden alcanzar en el camino hacia un Aragón digital. Las 15 acciones de este apartado persiguen, por un lado, potenciar el emprendimiento, a través de un Plan Regional en la materia y sobre Aceleración Empresarial, impulsando una plataforma aragonesa Arazon, que funcione como un Marketplace, y reforzando Invest in Aragón y Aragón Exterior.

También se considera clave mejorar la formación y la divulgación sobre tecnología y su aplicación a los sectores estratégicos de Aragón para subsanar la falta de perfiles digitales o tecnológicos. Para ello, se proponen iniciativas como bootcamps en todo el territorio o centros pilotos sobre competencias digitales y espíritu emprendedor para fomentar una red de Jóvenes Makers.

Otro de los objetivos es acercar a la ciudadanía la Administración pública y hacerla facilitadora. En este sentido, se aspira a hacer posible montar una empresa en 24 horas y mejorar la atención por medio de una ventanilla única y digital para la creación o crecimiento de empresas o la gestión de ayudas.

A este primer informe, según han explicado los expertos, le sucederá un segundo, que incorpore el trabajo bilateral con los distintos departamentos del Gobierno.

Etiquetas