Aragón

MOVILIZACIÓN

UGT y CCOO reivindican un trabajo decente y con derechos

Los sindicatos se manifestaron ayer por la calidad de los empleos en el mundo

Los militantes de sindicatos se manifestaron el pasado jueves en Zaragoza junto al monumento a la Constitución.
Los militantes de sindicatos se manifestaron el pasado jueves en Zaragoza junto al monumento a la Constitución.
E.P.

Los sindicatos UGT y CCOO se movilizaron el pasado jueves para reivindicar la creación de empleo de calidad y con derechos para construir una recuperación económica justa para todos.

Alrededor de un centenar de militantes de ambos sindicatos se concentraron en el monumento a la Constitución de Zaragoza, junto a los secretarios generales de CCOO y UGT Aragón, Manolo Pina y Daniel Alastuey respectivamente, bajo el lema “El trabajo decente no es un privilegio”.

Ambos dirigentes recordaron que desde el año 2008 lo que piden es “trabajo decente” en una jornada que nació con vocación “internacionalista” en otras zonas del mundo más que en Europa, pero tras la crisis financiera empezaron a recordar lo que significa para las fuerzas sindicales esta reivindicación.

Daniel Alastuey recordó que con la crisis se vio que “la desigualdad, la precariedad y la pobreza en el trabajo se extendía aquí”, pero en este 2021 le han dado un nuevo giro a la reivindicación por la pandemia.

“En España y en Europa en general se han tomado muchas medidas de protección por las consecuencias que han tenido las medidas sanitarias para afrontar la pandemia y han permitido que las cifras no se parezcan a ninguna crisis que hemos conocido”, dijo.

No obstante, insistió en que los problemas que había “no se han solucionado” y, de cara a la recuperación, dijo que ya están trabajando en “un nuevo modelo laboral, más moderno y basado en los derechos y la calidad del empleo”. “Vamos a ver si salimos de esta crisis de otra manera”, enfatizó Alastuey.

Por su parte, Manuel Pina incidió en que la jornada defiende la necesidad de conseguir un trabajo decente “no solo en Europa, sino pensando en países que tienen una calidad de empleo peor”.

Apuntó que la pandemia del coronavirus a nivel global ha supuesto la destrucción de 225 millones de puestos de trabajo y lo que se quiere es “salir de esta crisis con un trabajo decente, creando 550 millones de puestos de trabajo y adaptando a la clase trabajadora y a las mujeres a los nuevos paradigmas que vienen”.

Otro de los objetivos que se marcan desde la Confederación Sindical Internacional es “acabar con el empleo sumergido” que se calcula que “en todo el mundo son más de mil millones”.

En este sentido, Pina recordó que en España las cifras de las encuestas de población activa han dado “por primera vez menos empleo que las cifras de la Seguridad Social” y eso es porque “una gran parte de los empleos que se han destruido han sido empleos sumergidos dedicados a servicios”.

En España defendió la consecución de la dignificación salarial con una subida del salario mínimo interprofesional, así como alcanzar el 60 por ciento del salario medio en 2023.

Etiquetas