Aragón

DATOS ECONÓMICOS

La industria y la construcción, los sectores más optimistas ante la recuperación económica

Los empresarios valoran positivamente la situación entre julio y septiembre

El Gobierno dedicará 1.000 millones de euros a la construcción de viviendas en alquiler social.
El sector de la construcción, optimista sobre la recuperación económica.
Pablo Segura

La recuperación económica y el correlativo crecimiento experimentado en 2021 motivan que los empresarios aragoneses valoren la situación económica del tercer trimestre de forma positiva gracias a una mejora en la evolución de sus negocios, pero son los sectores de la industria y construcción los más optimistas.

Así se recoge en el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) de Aragón elaborado por la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio de Zaragoza e Ibercaja, en el que se recogen los datos obtenidos de encuestas realizadas entre el sector empresarial de la provincia de Zaragoza correspondientes al tercer trimestre de 2021 y con las previsiones para el último trimestre del año.

La confianza empresarial entre julio y septiembre se sitúa en el 8,5, frente al -9,5 del anterior trimestre.

Tanto los empresarios del sector de la industria y de la construcción como sus homónimos del sector terciario observan, de media, una mejora de las condiciones económicas si bien, mientras los empresarios del sector secundario valoran más favorablemente el trimestre recién acabado, los del sector servicios, por el contrario, proyectan un mayor optimismo sobre el cuarto.

Si se desagrega el Índice de Confianza Empresarial en los dos subindicadores que lo conforman -el de situación y el de expectativas- se infiere la mejora en las condiciones económicas, puesto que en el primer caso los empresarios aragoneses dan un valor de 7,3 y de 9,6 en el segundo frente al -10,9 y -7,7 que obtuvieron en la anterior encuesta.

De acuerdo con las últimas previsiones publicadas, el informe calcula que la recuperación de los niveles de riqueza prepandemia se alcanzará entre finales de 2022 y 2023, si bien, también con un impacto asimétrico.

Entre los factores que limitan la actividad, casi seis de cada diez (57,3 %) identifican la insuficiencia de demanda y el aumento de la competencia como las dos causas principales que impactan negativamente en este aspecto seguido del aumento de la competencia, mencionado por casi un 13 % de las empresas (idéntico porcentaje señala un compendio de determinantes como explicativos de la falta de actividad).

Las dificultades financieras (7,7 %), los trámites administrativos (6,8 %) y la insuficiencia de capacidad instalada (2,6 %, casi dos puntos menos que en la oleada anterior) se erigen en los factores más minoritarios que lastran el crecimiento de la facturación de las empresas aragonesas.

Por sectores, las dificultades que atraviesan las cadenas de valor globales motiva, sobremanera en el caso de la industria, que los empresarios tomen una mayor cautela a la hora de enjuiciar las perspectivas para el cuarto trimestre del año en curso. Los cuellos de botella o el incremento en el precio de las materias primas afloran como elementos que propiciarían esta cautela.

Los empresarios aragoneses de la industria y de la construcción mantienen la debilidad de su demanda de referencia como el principal factor que lastra el aumento de la facturación de las compañías y, en segundo lugar, la falta de mano de obra cualificada, mientras que los trámites administrativos ocupan el cuarto lugar como determinante que minora el aumento en la facturación.

Etiquetas