Aragón

ENTREVISTA

Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja: "Estamos trabajando para salir a bolsa en el primer semestre de 2022"

Anuncia que la entidad tiene los indicadores para un «exitoso» estreno en el mercado y garantiza su carácter social y de apoyo al territorio.

Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja, en su despacho, en la sede de la entidad en la plaza Basilio Paraíso.
Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja, en su despacho, en la sede de la entidad en la plaza Basilio Paraíso.
José Miguel Marco

Ibercaja obtuvo beneficios de 146 millones de euros entre enero y septiembre, el doble que en los nueve primeros meses del año anterior. ¿Ha salido el banco bien parado de la crisis económica causada por la covid?

Sí que podemos decir que estamos en franca recuperación de nuestra rentabilidad de negocio minorista recurrente, que es nuestro principal objetivo financiero del nuevo plan estratégico 20-23. A finales de 2019 y en 2020 nos encontrábamos con una rentabilidad de negocio en torno al 2,5%, muy afectada por el nivel del euribor, y el principal reto que teníamos a nivel de indicador financiero era mejorar esa rentabilidad para llevarla al 7% en el periodo 20-23, y la realidad es que ya lo estamos viendo este año, que podemos acabar con un ROTE (rentabilidad sobre fondos propios) del 5% del negocio para llevarlo al 7% en 2023. Ibercaja lleva ya 5 o 6 años con una mejora muy evidente y objetiva de los principales indicadores financieros. Este es un banco claramente mejor que el que era hace seis años, es más sólido, es más solvente. Lo dicen los datos de capital, el ratio de improductivos y la cobertura de dudosos. Nuestro balance es más sólido, y con un perfil de riesgo más defensivo, una mejora muy evidente para los grupos de interés. Al mismo tiempo, la dinámica de crédito nueva en los últimos años se ha hecho bien. En el último test de estrés de la Unión Europea salimos muy bien.

No ha habido entonces una afección muy negativa por la covid.

Hasta ahora, no. Concedimos el año pasado bastantes moratorias en el pago de las cuotas de préstamos hipotecarios. Estaba por ver cómo responderían cuando tuvieran que volver a atender sus cuotas, y ahora que el 90% de las moratorias han expirado, solo el 3,5% son dudosos de ese colectivo tan afectado por la crisis.

¿Y con las empresas?

Los préstamos ICO que se han dado a empresas que tenían ciertas dificultades transitorias han ayudado a amortiguar parte de la crisis, evitando que se destruyera empleo o que cerraran. Ha sido una medida exitosa, como la de los ERTE. Pero es cierto que les hemos dado una financiación y una parte de ellas todavía tienen una cadencia que no expira hasta 2022. Entonces veremos si los pagos recuperan la normalidad. Pero la mitad ya paga y nos queda la duda de la otra mitad.

A los problemas por la covid se suman ahora otros, como la crisis de suministros, los precios de la energía y las materias primas.

Si solo fuera por la covid pensaríamos que la mayor parte de las empresas que ahora tienen cadencia cuando se recupere el calendario de pagos podrán reanudarlos con normalidad o habrá una reordenación personalizada en el calendario de pagos. Es cierto que ahora se encuentran con un problema de incertidumbre añadida, que puede provocar unos problemas adicionales de cara a sus obligaciones financieras. Si hay impagos será a nivel de empresas, no de familias, no de hipotecas, y será bastante menor del que se hubiera dado sin las medidas que se han puesto en marcha. En nuestro caso, menos, por la menor afección que tenemos en nuestro mix de riesgo crediticio, en el que dos tercios corresponden a hipotecas y un 23% a empresas.

"Los preparativos están hechos. Ibercaja está en perfecto estado de revista para salir a bolsa"

¿Mantendrá ese modelo Ibercaja, el de ser un banco de familias, con ese negocio hipotecario?

A medio plazo tenemos que buscar una mayor diversificación del mix de nuestra cartera crediticia. Ser un banco hipotecario, con riesgo bajo y muy controlado, nos ha permitido ser bastante resilientes en la situación de crisis, dicho lo cual creo que tenemos que avanzar en una mayor diversificación de ese mix, con un mayor posicionamiento en el mundo de la empresa, sobre todo en la pyme.

¿Hasta qué punto?

Lo haremos paso a paso, de forma gradual. Lo que no podemos hacer es poner en peligro la solidez de nuestra cartera crediticia, pero sí vamos a avanzar para que en los próximos años nos encontremos con 5 o 10 puntos más de empresa y menos de hipoteca. Lo haríamos en 5 o 6 años. Ese es el objetivo en el que estamos trabajando.

Ante la situación de solidez del banco que describe, ¿está preparado ya para salir a bolsa? El límite sería el 31 de diciembre de 2022.

La Fundación Ibercaja tiene el 88% del banco y debe rebajar su participación del 50% en diciembre de 2022 o tiene que constituir un fondo de reserva hasta 2024. Estas son las alternativas. Pensamos que la mejor forma de cumplir con la ley es salir a bolsa, porque creemos que a medio plazo es positivo.

¿Por qué?

Por dos motivos principales, primero porque tienes acceso al mercado de capitales, para lo positivo y para lo negativo. Para financiar un crecimiento o un desarrollo orgánico o inorgánico, o si las cosas vienen mal dadas, que esperamos que no, puedes ir al mercado para coger capital y cubrir un problema transitorio. Y segundo, incorpora una disciplina de mercado a la estrategia de gestión del banco, haciendo que esté siempre referenciada a los mejores estándares de la gestión de la banca ‘retail’ a nivel europeo. Obliga a estar siempre al máximo nivel de calidad de gestión financiera, de riesgos a nivel europeo.

Por tanto, ese es el paso.

La salida a bolsa es el paso idóneo tras la venta de la participación de la Fundación. Dicho lo cual, ¿estamos preparados para salir a bolsa? Hilo con lo primero que hemos dicho. Hemos mejorado el banco en todos los principales índices financieros. También en solvencia, calidad de activos, en eficiencia con el ajuste de plantilla y el cierre de oficinas, en rentabilidad, con dinámicas comerciales muy positivas en fondos de inversión, planes, seguros de riesgo... Como todo eso lo estamos haciendo, cuanto más sólido y rentable sea el banco más fácil es hacer una colocación exitosa. Por tanto, la mejora de los indicadores del banco favorece una exitosa colocación en bolsa. Luego hay que hacer preparativos con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tener cuentas auditadas con más detalle, una hoja de ruta para explicar a los inversores. Preparativos que están hechos. Ibercaja está en perfecto estado de revista para salir a bolsa.

"No habrá un nuevo ERE. Estamos implantando uno que afecta al 15% de la plantilla. Así nos quedamos con una eficiencia más que razonable y adaptada a las circunstancias"

¿Cuándo podrá materializarse esa salida al mercado bursátil?

Cuando la ventana de mercado sea propicia. ¿Y cuándo sería propicia? Se tienen que dar dos condiciones. La primera, que veamos que haya una base suficientemente amplia de inversores de primer nivel, con un perfil más de medio plazo que de corto. No queremos que entren aquí fondos especulativos. Lo segundo, que se reconozca un precio adecuado a un proyecto sólido con perspectivas de tener una rentabilidad adecuada. Esperemos que se dé un precio razonable para la valoración del banco. Cuando se den estas circunstancias, saldremos al mercado. Es cierto que a lo largo del año hay cuatro ventanas y no vamos a esperar a final de año. Por tanto, las ventanas del primer semestre son las más propicias.

¿Preparan entonces la salida a bolsa para el primer semestre?

Esa sería la intención del banco siempre y cuando las condiciones de valoración razonable y diversidad de inversores se dé. Si no se dieran, tendríamos que buscar una alternativa. Pero si se dan, esa es nuestra opción, el primer semestre de 2022, y en eso estamos trabajando.

En el precio de la acción, ¿cuál sería el margen?

Con ser razonable y acorde a los indicadores de solidez y rentabilidad que proyecta el banco sería suficiente. No vamos a ser muy exigentes, pero sí que hable bien del proyecto, porque el proyecto merece una valoración digna.

¿Los inversores serán internacionales?

Sobre todo inversores institucionales, no habrá nada minorista, son casi todos extranjeros. La mayor parte europeos, aunque hay algunos americanos, y algo de nacional podría haber, pero estos no creo que cubran más del 15% o 20% del total de la colocación.

"El accionista mayoritario minoritario seguirá siendo la Fundación Ibercaja. Las decisiones importantes seguirán teniendo la sensibilidad territorial y social que hoy tiene la entidad"
Víctor Iglesias apuesta por un banco con su propia hoja de ruta.
Víctor Iglesias apuesta por un banco con su propia hoja de ruta.
José Miguel Marco

¿Qué paquete final saldría entonces a bolsa?

El necesario para situar a la Fundación Bancaria Ibercaja por debajo del 50%. La Fundación se quiere quedar con un porcentaje que según las condiciones de mercado que se den se quede entre un 40% y un 49%, en algún punto de ese rango, y dependerá de las condiciones. Por debajo del 40% no se contempla, porque la Fundación quiere ser el accionista minoritario mayoritario para asegurar la estrategia del banco.

¿Y las otras fundaciones (las de la CAI, Caja Badajoz y Caja Círculo) podrían sumar y superar juntas el 50%?

La ley solo obliga a la Fundación Ibercaja a desinvertir. No estamos concertados con ellos, que son inversores como otros cualquiera, y no hay sindicación de acciones ni la va a haber. Esas fundaciones quieren permanecer porque confían en el futuro del banco. Serán accionistas próximos por conocimiento de la estrategia y gestión de la entidad, pero nada más.

¿Hará falta hacer más ajustes, un nuevo ERE?

No. Estamos implantando un ERE que afecta al 15% de la plantilla, así nos quedamos durante unos años con una eficiencia más que razonable y adaptada a las circunstancias. De alguna manera cumple las expectativas de inversores y del supervisor en lo que se refiere a ajustes de plantilla y reducción de costes operativos.

¿Puede precisar más sobre la fecha que prevén salir a bolsa, más febrero que mayo, por ejemplo?

No. En el primer semestre hay tres ventanas. La primera, a finales de enero y principios de febrero, se hace teniendo en cuenta las cuentas del banco en septiembre. Con las que hemos cerrado ahora saldríamos perfectamente, están perfectamente auditadas, con buenos números. La siguiente ventana es la de abril, que se hace con las cuentas cerradas de diciembre.

¿Es esa la más realista?

Es la del cierre completo del año, pero no necesariamente más realista. Los inversores tienen una visión clara de cómo vamos a cerrar 2021. Antes de verano el cierre no lo tendrían tan claro, pero ahora sí. Es muy previsible incluso cómo vamos a plantear el 2022. La última ventana sería en junio, con los datos del primer trimestre. Y ahí se acaban las ventanas del primer semestre. Luego hay otra en otoño, pero ir a esa sería forzar mucho la situación.

¿Cómo quedará marcado el precio de la acción?

Hablamos con los bancos de inversión que nos asesoran y ellos, con las proyecciones que tenemos de indicadores, rentabilidad, calidad de activos, solvencia y la comparativa con el resto de la banca ‘retail’ europea y española ven el apetito que por el sector se divisa en Estados Unidos o el Reino Unido. Nos comparan con otros en modelos de negocio, riesgos, etc. y dan un rango de valoración.

"Sobre Aramón, con los proyectos lanzados y habiendo cumplido nuestra misión, podemos desinvertir. Pero no hay decisión tomada"

¿La gobernanza del banco seguirá en plaza Paraíso?

Sí, no lo duden. El accionista mayoritario minoritario seguirá siendo la Fundación Bancaria Ibercaja, controlando como poco el 40%. La hoja de ruta y las decisiones importantes estratégicas en el negocio del banco seguirán teniendo la sensibilidad territorial y social que hoy tiene la entidad.

Si sale a bolsa Ibercaja puede ser un caramelo apetecible de cara a una fusión. ¿La ve posible?

No tenemos previstas fusiones con nadie y tenemos claro que queremos potenciar nuestra hoja de ruta propia como proyecto independiente de banca minorista con sede en Aragón.

Víctor Iglesias durante la entrevista.
Víctor Iglesias durante la entrevista.
José Miguel Marco

Ibercaja ha sido siempre un actor económico decisivo en la Comunidad, pero quizás estos años ha mirado más hacia dentro.

Nos hemos centrado en mejorar los indicadores, que son la garantía de independencia en el futuro, eso es lo primero. Y sin un banco rentable, sólido, solvente y competitivo no se va a ningún lado.

Ibercaja ha estado en decisiones estratégicas como la nieve, con Aramón, y en otras.

Esa sensibilidad se sigue teniendo, no ha cambiado. Hemos apostado siempre con los número encima de la mesa. Aramón fue una apuesta importante, estratégica, a medio y largo plazo, a 15-20 años vista, que nos ha costado mucho gestionar desde el punto de vista comercial, con disciplina financiera, y hemos conseguido que las cuentas cubran las amortizaciones y generar lo imprescindible para seguir renovando las instalaciones, pero todavía no hemos llegado ni a ganar dinero y la deuda se ha reducido bastante, pero todavía hay que seguir trabajando.

¿Si existiera un inversor privado interesado en entrar, Ibercaja estaría dispuesta a salir de Aramón?

Siempre que los proyectos estén lanzados y habiendo cumplido nuestra misión, en cualquier momento podemos desinvertir. Pero se debe garantizar la viabilidad y la continuidad del proyecto para los intereses de la Comunidad, mirando muy mucho quién nos sustituya en su caso. Pero no es una decisión que tengamos tomada.

Etiquetas