Aragón

crecida del ebro

La UME despliega 292 efectivos para evitar daños en la actual crecida del Ebro

Serrano destaca que la previsión en la toma de decisiones y la rápida movilización de las unidades ha permitido proteger los cascos urbanos

La delegada del Gobierno ha visitado el centro de coordinación en Luceni y el puesto de control de Novillas.
La delegada del Gobierno ha visitado el centro de coordinación en Luceni y el puesto de control de Novillas.
G. A.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) cuenta con un total de 292 soldados desplegados en las zonas afectadas por la actual crecida del Ebro en su paso por Aragón. La rapidez en la toma de decisiones ha permitido que los cascos urbanos de los municipios ribereños se hayan protegido con defensas ante la actual avenida para evitar daños en el pico de la crecida. Los máximos niveles, según las previsiones, se esperan a partir de esta tarde en los tramos altos del río.

La delegada Rosa Serrano, que se ha desplazado al puesto de mando avanzado del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) en Luceni y ha visitado la localidad de Novillas, ha insistido en su llamamiento a la prudencia y solicita que se eviten riesgos innecesarios por parte de la población. “La avenida superará seguramente la riada del 2015, pero la coordinación entre administraciones y los modelos predictivos manejados por los técnicos están permitiendo tomar decisiones que minimicen los daños que se produjeron en años anteriores”, ha señalado.

Serrano ha destacado que ante esta situación la UME ya lleva dos días trabajando, poniendo en marcha refuerzos y achiques de agua. “La precaución que hemos tenido ha sido máxima, pues la prioridad son las personas”, ha indicado.

La UME cuenta con el apoyo de 102 vehículos y un helicóptero para el desarrollo de sus trabajos, además, desde ayer está preparado el equipo medio de bombeo de aguas y lodos "EMBAL", utilizado para la extracción y reenvío de agua cargada con material en suspensión o disuelto. Su capacidad de bombeo es de 320 m3/h.

Por el momento, un grupo táctico de cien personas ha estado trabajando en el municipio de Novillas y en las carreteras cercanas realizando labores de contención y refuerzo. Otro subgrupo está desarrollando su labor en contacto estrecho con los alcaldes de la zona y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en Cabañas y Alcalá de Ebro.

La Guardia Civil también se va a reforzar con efectivos llegados desde Madrid para garantizar que los efectos negativos sean los mínimos posibles, tanto en las personas como en los medios agrícolas y ganaderos.

Etiquetas