Aragón

DESASTRES NATURALES

El Rey se interesa por la situación de la crecida del río Ebro

Su Majestad ha transmitido su solidaridad a todos los afectados

Policías nacionales junto a la ribera del Ebro en Zaragoza.
Policías nacionales junto a la ribera del Ebro en Zaragoza.
Policía Nacional

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha señalado que el Rey Felipe VI se ha interesado por la situación de la riada del Ebro: "Me ha llamado para interesarse por lo que está ocurriendo en el río, y ha demostrado que tiene un gran conocimiento de las cosas que pasan en este país".

Lambán ha añadido que le ha explicado cuál era la situación y Su Majestad le ha dicho que transmitiera su solidaridad a todos los afectados.

Así ha aumentado el nivel del agua en la ribera.

Por otra parte, el jefe del Ejecutivo autonómico se ha referido a la visita que va a realizar el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, este martes a Pradilla, con el fin de visitar las zonas afectadas.

Lambán ha recordado que "Sánchez es perfectamente conocedor de la situación y viene seis años después al mismo lugar donde estuvo siendo secretario general del PSOE y líder de la situación, al mismo lugar y en circunstancias similares en cuanto al nivel de agua, pero distintas porque las medidas que se han ido adoptando en los últimos tres años han tenido efectos claramente beneficiosos". 

Pendientes de la ribera baja

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha explicado que la punta de la crecida del Ebro a su paso por Zaragoza va a ser "bastante inferior" a la de 2015 y que eso, unido a las bajas aportaciones del río Gállego, hacen prever que no haya que desalojar a personas con movilidad reducida en la Ribera Baja.

La punta de la crecida llegará esta tarde a la capital aragonesa con un caudal en torno a los 2.300 m3/s, por debajo de los 2.448 alcanzados en la última riada de 2015, y, con datos de las 11.00 horas, alcanza los 1.992 y los 5,27 metros de altura, según figura en la página web del organismo de cuenca.

Lambán, tras presidir una nueva reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi), ha indicado a los medios que aunque "siempre hay que curarse en salud" y decir las cosas "con mucha cautela", parece "prácticamente seguro" que la punta de la crecida va a ser inferior a la registrada en 2015, y que una vez que rebase la capital aragonesa, habrá que preocuparse por lo que ocurra en los pueblos de la Ribera Baja.

Para el presidente, es "un alivio" que el Gállego (que desemboca en el límite urbano sur de Zaragoza) esté vertiendo al Ebro solo cuatro o cinco metros cúbicos de agua por segundo, y ha agregado que si este volumen fuera de 400 metros cúbicos, como ocurría en 2018, la situación sería de "angustia absoluta".

Así, las miradas se dirigen ahora a los pueblos ubicados aguas abajo de la capital aragonesa, a cuyos alcaldes les preocupa, según Lambán, que con mucha menos agua que en otras ocasiones se estén produciendo problemas en algunas motas.

Esta tarde, la sede del Cecopi se traslada a Pina de Ebro, (a unos cuarenta kilómetros aguas abajo de la capital de Aragón), que mañana miércoles, ha recordado Lambán, será "el epicentro de la riada".

Pero ha considerado que no será necesario desalojar a los habitantes. "Todo puede ocurrir, aunque hoy por hoy no apostaría por que en Pina se produzca eso", ha dicho.

Ha insistido en que es de esperar que no haya que tomar esa medida, pero también ha dicho que "siempre es mejor corregir hacia lo bueno que tener que corregir aprisa y corriendo hacia lo malo".

En todo caso, será esta tarde cuando se esté en disposición de determinar las medidas a adoptar, siempre con la "prioridad absoluta" de preservar las vidas y los cascos urbanos.

Días después será el momento de resarcir los daños y actuar en el río.

De hecho, Lambán se ha comprometido ante los alcaldes que han asistido a la reunión a volver a la zona pasados unos días para valorar los daños y ver qué se hace en futuro para minorar y atenuar las consecuencias de estas riadas que, "seguro", se van a seguir produciendo.

Un carril anegado

La crecida del río Ebro a su paso por Zaragoza ha anegado el carril derecho de la Z-30, a la altura la calle Alfonso Zapater, en Vadorrey, por lo que se ha quedado cortado uno de los carriles en sentido puente Giménez Abad.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza se recomienda precaución en esa zona e incluso buscar itinerarios alternativos mientras se mantenga la crecida extraordinaria del río.

Asimismo, en el barrio rural de Alfocea la carretera que une con el también barrio rural de Monzalbarba está ya impracticable incluso para vehículos todoterreno de emergencias, debido a la fuerza del agua que la sobrepasa.

Cualquier desplazamiento desde o hasta Alfocea, incluso las urgencias, debe realizarse por el camino que atraviesa el campo militar de San Gregorio en una vía alternativa que ha habilitado el Regimiento de Pontoneros del Ejército de Tierra este lunes.

Se han habilitado varios horarios de desplazamientos en convoyes y este tipo de acciones está coordinada, en su caso, por el 112, ha precisado el Ayuntamiento de Zaragoza.

Ayuda a los ganaderos de Novillas y Gallur

Los bomberos de la Diputación de Zaragoza ayudan este martes a los ganaderos de Novillas y Gallur, en la Ribera Alta del Ebro, a acceder a sus granjas de ovejas y terneros, tanto a pie como con embarcaciones, para que puedan dar de comer a sus animales.

Aunque los caudales en esta zona de la provincia están ya bajando, varias infraestructuras y granjas de animales continúan afectadas por el agua, por lo que los bomberos de la institución provincial también achican agua en una granja de terneros ubicada en Remolinos.

Los animales se encuentran en buen estado y a salvo, pero es necesario quitar el agua de las instalaciones para que los animales no estén mojados y evitar así que cojan infecciones, informa la Diputación Provincial en un comunicado.

Los efectivos han revisado también con un dron unas infraestructuras próximas al río y una de las motas de defensa en Torres de Berrellén y también han estado en Boquiñeni, donde desde ayer han achicado agua en la zona de la planta potabilizadora y en otros puntos de la localidad.

En este operativo participan bomberos de distintos parques del Servicio Provincial de Extinción de Incendios.

Etiquetas