Aragón

cortes de aragon

El cuatripartito aprueba unas cuentas “para la estabilidad”

Con un montante de 7.444 millones de euros, entran en vigor mañana 1 de enero

Lambán y el consejero Pérez Anadón estrechan sus manos tras la aprobación de los presupuestos.
Lambán y el consejero Pérez Anadón estrechan sus manos tras la aprobación de los presupuestos.
Cortes de Aragón

Mañana, 1 de enero podrán entrar en vigor, en tiempo y forma, los presupuestos de Aragón para 2022, unas cuentas que, con 7.444 millones de euros, son las segundas más altas de la historia y que fueron aprobadas ayer en el pleno de las Cortes, en solitario, por el cuatripartito que forman PSOE, Podemos, CHA y PAR para, insistieron sus portavoces, garantizar la estabilidad por tercer ejercicio consecutivo.

La elevada fiscalidad, la opacidad, el continuismo, la falta de control de los fondos europeos, la falta de ambición o el sectarismo fueron algunos de los argumentos esgrimidos por la oposición para rechazar las cuentas, cuya toma en consideración en el primer trámite parlamentario, sin embargo, salió adelante con la abstención de IU y Ciudadanos.

Tras un debate que se prolongó por espacio de casi diez horas y en el que se analizaron las cuentas de todas las secciones por separado, el presupuesto de 2022, con un techo de gasto no financiero de 6.080 millones, salió adelante y podrá comenzar a ejecutarse a partir de este mismo día 1.

La sesión se desarrolló con medidas extraordinarias de seguridad debido a la séptima ola de la pandemia de la covid, con la presencia durante el debate de solo el 50 por ciento de los diputados y el voto telemático de nueve parlamentarios.

Desde el PP, Mar Vaquero argumentó las razones por las que su grupo votó en contra de las cuentas, que consideró que se basan en unas previsiones macroeconómicas que no ha avalado “nadie”, que vuelven a hipotecar el futuro de los ciudadanos al dispararse la deuda y que adolecen de una “total y absoluta opacidad y falta de transparencia”.

A este respecto, insistió en el “despotismo” del Gobierno, sobre todo en la gestión de los fondos europeos que, lamentó, le sirven al cuatripartito para “jugar y hacer política partidista” en cuanto a su distribución.

La política fiscal fue de nuevo la principal crítica de los grupos de la oposición de derechas. Vaquero lamentó que el cuatripartito se haya negado a tramitar siquiera las enmiendas que querían bajar los impuestos, algo que achacó al PAR y que a su juicio eran necesarias para “equilibrar el hachazo fiscal” que viene del Gobierno de España.

En este sentido, el diputado de Ciudadanos José Luis Saz lamentó no haber podido hacer otra cosa que dar un “no” a las cuentas. Un “no”, agregó, que “no es rabioso ni demoledor” y que se debe a la incapacidad de llegar a acuerdos “suficientes” en el trámite de ponencia y comisión. Cs proponía, recordó, que cualquier generación de créditos no previstos se pudiera destinar a la rebaja fiscal, así como que se rebajara en dos puntos el IRPF para las rentas menores de 50.000 euros, pero también aludió a la decisión del PAR para no aprobarlo.

La diputada de Vox Marta Fernández criticó duramente los presupuestos que, lamentó, incluyen “viejas recetas de la izquierda” que provocarán “más colas del hambre, más pobreza, incremento de precios y de impuestos”. Consideró un “auténtico despropósito” el “despilfarro en políticas ideológicas”, que son “ajenas” a la realidad social, y los “gastos superfluos”, pero también lamentó las subvenciones a los sindicatos, por ejemplo, o a los medios de comunicación que “favorecen el clientelismo”.

Y desde IU, Álvaro Sanz, tras lamentar el “discurso feroz” de la “ultraderecha más reaccionaria”, argumentó su oposición a las secciones en las que el gobierno no ha aceptado sus enmiendas y lamentó el “poco esfuerzo” para el entendimiento.

A su juicio, el debate de los presupuestos debería de servir para “refundar los derechos públicos” y redefinir las políticas de cuidados, para solucionar los déficits territoriales y garantizar unos servicios públicos de calidad.

Los portavoces del cuatripartito pusieron en valor la estabiliad que supone aprobar estas cuentas que, también coincidieron, vienen a revertir del todo los recortes que puso en marcha el PP con la crisis económica anterior.

Jesús Guerrero, del PAR, replicó a las críticas hacia su partido con el argumento de que su prioridad es garantizar la estabilidad. “Cuatro partidos se ponen de acuerdo en las ideas principales para dotar a Aragón de estabilidad y que siga siendo una tierra próspera” sin subir impuestos, explicó.

Desde el PSOE, Óscar Galeano consideró que tener unas cuentas en vigor desde el 1 de enero es “la mejor vacuna” para que el tejido social y económico pueda consolidar la recuperación y minimizar los efectos de la pandemia y son el símbolo de la unidad política y la estabilidad que Javier Lambán aporta a Aragón.

Marta de Santos, de Podemos, también defendió la estabilidad que proporciona el cuatripartito a Aragón, la comunidad con menos paro de todo el país y la que más ha rebajado los niveles de pobreza, lo que demuestra que a la comunidad le va “mejor” cuando la izquierda, y Podemos, gobierna en Aragón y en España.

La diputada de CHA Carmen Martínez puso en valor las “cuatro visiones distintas para sacar un presupuesto en momentos nada fáciles” y defendió la política fiscal del gobierno frente a la derecha, que quieren bajar los impuestos pero a los ricos, para poner menos recursos a disposición de todos.

Etiquetas