Aragón

TURISMO

Estudian mecanismos para integrar en el turismo la sostenibilidad

El Itainnova desarrollará una plataforma ‘on line’ para dar soporte a las mejoras de las políticas turísticas sostenibles

Un integrante del equipo de Big Data de Itainnova analiza datos de la granja de insecto.
Un integrante del equipo de Big Data de Itainnova.
G.A.

El Instituto Tecnológico de Aragón Itainnova participa en Labelscape -Integración de etiquetas de sostenibilidad en las políticas turísticas mediterráneas- un proyecto Interreg Med, cuyo objetivo es desarrollar mecanismos para integrar etiquetas de sostenibilidad en políticas turísticas a nivel nacional, regional y local, y proporcionar, en el proceso de certificación, apoyo para iniciativas basadas en el destino. Itainnova, con experiencia acreditada en el sector del turismo, desarrollará una plataforma ‘on line’ para dar soporte a las mejoras de las políticas de turismo sostenible, explican desde el Gobierno aragonés.

Itainnova, adscrito al Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, representa a España en este proyecto en el que participan además otros socios de Francia, Eslovenia, Grecia, Italia y Croacia.

Hasta junio de 2022, Labelscape abordará los desafíos más recientes de los destinos y negocios certificados, desde el mayor reconocimiento y complementariedad con contenido generado por el usuario y transformación digital.

Con este proyecto se pretende reforzar el papel de la certificación del turismo sostenible en las políticas turísticas para mejorar la gestión turística sostenible y responsable de los destinos costeros del Mediterráneo.

El objetivo general es, por tanto, desarrollar mecanismos para integrar las etiquetas de sostenibilidad en políticas turísticas más amplias a nivel local, regional y nacional, y proporcionar apoyo a las iniciativas de los destinos en el proceso de certificación.

Paula Peña, del equipo de Big Data y Sistemas Cognitivos de Itainnova, explica que “debido a la creciente necesidad de un uso responsable de los recursos naturales y culturales, la creciente competencia en el sector turístico y los cambios en los patrones de consumo, los destinos mediterráneos se enfrentan a la demanda constante de mejorar la calidad de la oferta turística; a la necesidad de reforzar la cooperación entre los proveedores de servicios turísticos y la comunidad local; y a la necesidad de comunicarse con los visitantes. En las zonas poco pobladas, insulares y protegidas, estos retos deben abordarse con mayor atención debido a las características socioeconómicas específicas y a la mayor vulnerabilidad”.

Paula Peña asegura que la certificación del turismo sostenible “es una herramienta para mejorar la oferta turística, la construcción de la comunidad y el marketing”.

Etiquetas