Aragón

CORONAVIRUS

Un estudio revela un mayor riesgo de coágulos sanguíneos graves hasta seis meses después de la Covid-19

Los investigadores afirman que estos resultados apoyan las medidas de prevención de eventos trombóticos (tromboprofilaxis)

En la última jornada se han pinchado poco más de 25.000 sueros.
Los investigadores afirman que estos resultados refuerzan la importancia de la vacunación contra la COVID-19..
EFE

Un estudio realizado en Suecia y publicado en el 'The BMJ' revela un mayor riesgo de trombosis venosa profunda hasta tres meses después de la infección por COVID-19, de embolia pulmonar hasta seis meses, y de una hemorragia hasta dos meses.

Los resultados también muestran un mayor riesgo de eventos en pacientes con enfermedades subyacentes (comorbilidades), pacientes con COVID-19 más grave y durante la primera ola pandémica en comparación con la segunda y tercera ola.

Los investigadores afirman que estos resultados apoyan las medidas de prevención de eventos trombóticos (tromboprofilaxis), especialmente para los pacientes de alto riesgo, y refuerzan la importancia de la vacunación contra la COVID-19.

Se sabe que la COVID-19 aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos graves (conocidos como tromboembolismo venoso o TEV), pero existen menos pruebas sobre la duración del aumento de este riesgo, si el riesgo cambió durante las oleadas pandémicas y si la COVID-19 también aumenta el riesgo de hemorragias importantes.

Para abordar estas incertidumbres, los investigadores se propusieron medir el riesgo de trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y hemorragia después de la COVID-19.

Utilizando los registros nacionales de Suecia, identificaron a más de un millón de personas con infección confirmada por SARSCoV-2 (el virus responsable de la COVID-19) entre el 1 de febrero de 2020 y el 25 de mayo de 2021, emparejadas por edad, sexo y condado de residencia con más de cuatro millones de personas que no habían tenido un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2.

A continuación, realizaron dos análisis: en el primero, calcularon las tasas de trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y hemorragia en los individuos con COVID-19 durante un periodo de control (antes y mucho después del diagnóstico de COVID-19) y lo compararon con las tasas en diferentes intervalos de tiempo tras el diagnóstico de COVID-19 (días 1-7, 8-14, 15-30, 31-60, 61-90 y 91-180).

En el segundo análisis, calcularon las tasas de trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y hemorragia durante el periodo de 1 a 30 días tras el diagnóstico de COVID-19 en el grupo de COVID-19 y las compararon con las tasas correspondientes en el grupo de control.

Los resultados muestran que, en comparación con el periodo de control, los riesgos aumentaron significativamente 90 días después del COVID-19 para la trombosis venosa profunda, 180 días para la embolia pulmonar y 60 días para la hemorragia.

Tras tener en cuenta una serie de factores potencialmente influyentes, los investigadores comprobaron que el riesgo de trombosis venosa profunda se quintuplicaba, el de embolia pulmonar se multiplicaba por 33 y el de hemorragia se multiplicaba casi por dos en los 30 días posteriores a la infección.

En términos absolutos, esto significa que se produjo una primera trombosis venosa profunda en 401 pacientes con COVID-19 (riesgo absoluto del 0,04%) y 267 pacientes de control (riesgo absoluto del 0,01%). Un primer evento de embolia pulmonar ocurrió en 1.761 pacientes con COVID-19 (riesgo absoluto 0,17%) y 171 pacientes de control (riesgo absoluto 0,004%), y un primer evento de sangrado ocurrió en 1.002 pacientes con COVID-19 (riesgo absoluto 0,10%) y 1.292 pacientes de control (riesgo absoluto 0,04%).

Los riesgos fueron mayores en los pacientes con COVID-19 más grave y durante la primera oleada de la pandemia, en comparación con la segunda y la tercera oleada, lo que, según los investigadores, podría explicarse por las mejoras en el tratamiento y la cobertura de la vacuna en los pacientes de mayor edad después de la primera oleada.

Incluso entre los pacientes con COVID-19 leve y no hospitalizados, los investigadores encontraron un mayor riesgo de trombosis venosa profunda y embolia pulmonar. No se encontró un mayor riesgo de hemorragia en los casos leves, pero se observó un aumento notable en los casos más graves.

Se trata de un estudio observacional, por lo que los investigadores no pueden establecer la causa, y reconocen varias limitaciones que podrían haber afectado a sus resultados. Sin embargo, los resultados fueron en gran medida consistentes tras los análisis posteriores, y están en consonancia con estudios similares sobre la asociación entre el COVID-19 y los eventos tromboembólicos, lo que sugiere que resisten el escrutinio.

Así, los investigadores afirman que sus resultados sugieren que la COVID-19 es un factor de riesgo independiente de trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y hemorragia, y que el riesgo de estos resultados aumenta durante tres, seis y dos meses después del COVID-19, respectivamente.

"Nuestros hallazgos apoyan posiblemente la tromboprofilaxis para evitar eventos trombóticos, especialmente para los pacientes de alto riesgo, y refuerzan la importancia de la vacunación contra el COVID-19", concluyen.

En un editorial vinculado, los investigadores de la Universidad de Glasgow señalan que, a pesar del potencial de nuevas variantes preocupantes, la mayoría de los gobiernos están eliminando las restricciones y cambiando su enfoque para determinar la mejor manera de "vivir con el covirus".

Sin embargo, afirman que este estudio "nos recuerda la necesidad de permanecer atentos a las complicaciones asociadas incluso a la infección leve por el SARS-CoV-2, incluido el tromboembolismo".

Etiquetas