Aragón

TRIBUNALES

Condenado a 23 años por el asesinato machista de Katia

El Tribunal considera al joven responsable del delito con alevosía y ensañamiento

Audiencia Provincial de Zaragoza.
Audiencia Provincial de Zaragoza.
S.E.

La Audiencia de Zaragoza condenó ayer a 23 años y seis meses de prisión al joven que fue juzgado por un jurado popular por el asesinato machista a cuchilladas de su pareja, Katia, en mayo de 2021, en su domicilio en la capital aragonesa.

De acuerdo al veredicto del tribunal del jurado, la sentencia considera que el acusado es responsable de un delito de asesinato con las agravantes de alevosía y ensañamiento, y de otro de quebrantamiento de condena, ya que en el momento en que pidió a la víctima que se acercara a su domicilio tenía vigente una orden de alejamiento.

La sentencia destaca, conforme a lo argumentado por los jurados, que el procesado padece un trastorno límite de la personalidad, de componente narcisista y antisocial, pero descarta al tiempo que en el momento de los hechos no fuera plenamente consciente de sus acciones, según expusieron los forenses psiquiatras en el juicio.

Argumenta la resolución del Tribunal que la víctima, una inmigrante de origen nicaragüense, no tuvo ninguna opción de defensa (alevosía) y que hubo, además, ensañamiento por parte del acusado, que le infligió 64 puñaladas, algunas con tal violencia que provocaron la rotura de algunas de sus vértebras.

De acuerdo con el jurado, la sentencia resalta que el crimen se inscribe en el ámbito de la violencia de género, “que se ejerce sobre la mujer por el hecho de ser mujer”, subraya el magistrado.

Respecto a la aplicación de la agravante de género, la resolución de la Audiencia de Zaragoza destaca que el procesado no sólo había sido condenado con anterioridad por delitos de violencia machista, sino que el jurado hizo constar la declaración de los peritos forenses, que atribuyeron el comportamiento criminal del acusado a los celos ya que, según él mismo les refirió, Katia “había estado con seis hombres más”.

Además de las penas de prisión, la sentencia condena al acusado a 5 años de libertad vigilada tras el cumplimiento de la condena y al pago de 213.000 euros a los familiares de la víctima.

El jurado, que apenas tardó cinco horas en responder a todas las preguntas planteadas en el escrito al que debían responder de forma razonada, descarta la eximente de responsabilidad solicitada por la defensa sobre la base de otros informes forenses que hacen referencia a la gravedad del trastorno esquizofrénico de su cliente.

Etiquetas