Aragón

CONMEMORACIÓN

Zaragoza rinde homenaje a las víctimas de la casa cuartel

ETA hizo estallar hace 35 años un coche bomba y acabó con la vida de 11 personas

Jorge Azcón y un agente de la Guardia Civil entregan una corona de flores en el lugar del homenaje.
Jorge Azcón y un agente de la Guardia Civil entregan una corona de flores en el lugar del homenaje.
S. E.

Zaragoza recordó ayer el atentado de la Casa Cuartel, en un homenaje que se produce en un momento “muy difícil” para las víctimas del terrorismo por el fin de la dispersión de los presos, como puso de manifiesto la delegada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Aragón, Lucía Ruiz.

Ruiz, que fue víctima de este atentado cuando tenía diez años, recordó que a las seis de la madrugada del 11 de diciembre, hace 35 años, ETA hacía estallar en las inmediaciones del cuartel un coche bomba cargado con 250 kilos de amonal. La explosión dejó heridas a 88 personas y acabó con la vida de once ciudadanos, incluidos seis menores de edad, a los que se homenajeo ayer en el parque de la Esperanza, ubicado en el lugar donde se encontraba la Casa Cuartel.

“El momento que atravesamos las víctimas del terrorismo es muy difícil. En el último año hemos asistido impotentes al fin de la dispersión de los presos terroristas y al dolor que estas decisiones han provocado en la mayoría de las víctimas”, señaló la delegada de AVT, que reprochó que a pesar de que iba a ser una medida “puntual” y para aquellos sin delitos de sangre, en la actualidad solo quedan catorce presos para culminar todos los acercamientos a cárceles vascas.

Como indicó Ruiz en su discurso, más de 300 víctimas se han visto afectadas y un 80 % de ellas ha sufrido efectos negativos al conocer la noticia. Además, argumentó que estos acercamientos son “la antesala de la impunidad”, con progresiones de grado, permisos penitenciarios, libertad condicional o incluso los indultos. “Para los que nos acusan de vengativos por criticarlos, les digo: no es venganza, es justicia. Es nuestro temor a que no cumplan íntegramente sus condenas. Ni un día más, pero tampoco un día menos”, defendió.

Ruiz también señaló que hacer memoria con las víctimas del terrorismo no es solo la realización de homenajes y actos de reconocimiento, sino que también consiste en “la neutralización de los intentos por imponer un relato manipulado y falso de la historia del terrorismo en España”.

“La nueva Ley de Memoria es un ejemplo de esta manipulación: solo hay que fijarse en que ha sido aprobada con los votos de los herederos políticos de los que empuñaban las pistolas y nos ponían las bombas”, continuó la delegada aragonesa.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, nombró a Bildu, al que se refirió como “el partido socio del PSOE y con el que llegan a acuerdos para aprobar los presupuestos, para sacar a la Guardia Civil de Navarra o cambiar las políticas de prisiones en nuestro país”.

“Todo eso parece una ignominia. Es execrable y reprobable que quienes han asesinado en nuestra ciudad y en toda España tengan un papel fundamental a la hora de llegar a acuerdos en la política de nuestro país”, dijo en declaraciones a los periodistas antes de participar en el acto, que contó también con la presencia del presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, y otros representantes políticos y de la Guardia Civil.

Aunque no asistió, el presidente de Aragón, Javier Lambán, recordó “este triste aniversario” en el que los terroristas “llegaron a la cima de la infamia”. “Nunca debemos olvidarnos los demócratas lo que fue el terrorismo y lo que fue ETA y debemos tenerlo muy presente”, subrayó.

Etiquetas