Comarcas

DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES DE BARBASTRO-MONZÓN

Los dos lienzos de Egea devueltos se expusieron en el pueblo en 2013 con motivo de las fiestas patronales

El alcalde los entregó antes del plazo fijado con el Museo de Lérida por una denuncia

Lienzo titulado “Jesús cura al ciego”, de Egea, devuelto en la tercera entrega este pasado viernes.
Lienzo titulado “Jesús cura al ciego”, de Egea, devuelto en la tercera entrega este pasado viernes.
S.E.

La última vez que los vecinos de Egea (Valle de Lierp), en la comarca de Ribagorza, vieron los lienzos que ha devuelto el Consorcio del Museo de Lérida -en la tercera entrega del viernes- fue el 23 de agosto de 2013 gracias a una cesión temporal hasta el 25 de agosto con motivo de las fiestas locales. Las dos obras devueltas “Jesús cura al ciego” y “Castigo de Ananías” (siglo XVIII) entraron en el Museo de Lérida en 1897 en la etapa diocesana del obispo Messeguer (1889-1905).

José María Ariño, alcalde del municipio, las pidió para una exposición en la iglesia y aunque formaban parte de la colección de 111 obras reclamadas por el Obispado de Barbastro-Monzón, en litigio canónico, el Museo de Lérida las cedió “sin problemas”, recuerda el alcalde, quien sintió “una satisfacción especial cuando escuché la referencia de las obras devueltas al Obispado. Tengo ganas de verlas en el Museo Diocesano”, señala.

En la distancia de ocho años, recuerda que “la directora del Museo de Lérida se portó muy bien y tal vez hayan sido las únicas obras expuestas en una iglesia diocesana en pleno litigio aunque pedimos autorización al delegado de patrimonio, Enrique Calvera, que estuvo aquel sábado. La jornada fue emotiva, cordial a nivel social y subieron muchas autoridades, entre ellas Marcelino Iglesias y un delegado del Obispado de Lérida. Al mismo tiempo sorprendió que un pueblo tan pequeño hubiera conseguido la cesión temporal de las obras”.

Ariño recuerda que “en el Valle de Lierp nadie había visto los lienzos y la iglesia se llenó, fue necesario tomar medidas de seguridad y al final tuvimos un problema porque no contamos con que un abogado presentaría denuncia en el cuartel de la Guardia Civil para que incautaran las obras desde la justificación de que eran propiedad del Obispado de Barbastro-Monzón y no de Lérida, en pleno litigio”.

De aquella jornada festiva y cultural destaca que “fue un éxito pero no estaba tranquilo ante la posibilidad de que se llevaran las obras, y aunque la Guardia Civil estuvo en Egea no pasó nada porque el Juzgado de Boltaña estaba cerrado en sábado y la denuncia no se tramitó hasta el lunes. Así que en plena sesión de baile, a las doce de la noche, pensé que lo mejor sería no asumir riesgos, cargamos las obras en el coche y las devolvimos antes del final de plazo”.

Ocho años más tarde, “me he llevado una gran alegría al saber que las han devuelto y están en Barbastro porque no son grandes obras ni están entre las más importantes por arte, pero tienen el sentimiento colectivo de la procedencia y eso no tiene precio. Tal vez para celebrar alguna efeméride las pidamos como se hacía en las fiestas, pero están mejor en el Museo que en la iglesia del pueblo”. El censo del Valle de Lierp es de 51 vecinos, a finales de 2020, y la densidad de 1,47 habitantes por kilómetro cuadrado.

Etiquetas