Comarcas

devolución de los bienes de barbastro-monzón

Se abren los embalajes con las 42 obras entregadas por Lérida el 5 de marzo

Destacan varios Bienes de Interés Cultural (BIC) entre ellos, la tabla de San Blas (Algayón) o la tabla de la Ascensión y Pentecostés (Binaced)

Proceso de desembalaje de las piezas de arte.
Proceso de desembalaje de las piezas de arte.
ÁNGEL HUGUET

Los embalajes con 42 piezas y obras de arte entregadas por el Consorcio del Museo de Lérida el pasado 5 de marzo se han abierto este martes para comprobar el estado de cada una de ellas dentro del proceso que incluye el análisis pormenorizado para determinar las acciones posteriores y en su momento, las obras que están en condiciones para ser expuestas. En el proceso realizado en las dependencias del Diocesano se comprueba que la referencia del bulto coincida con la relación aportada por el Museo de Lérida y el contenido efectivo del paquete.

El notario levanta acta y fotos del estado de cada obra y en el desembalaje ha estado presente la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón, que ha visto las pinturas sobre tela y tejido, también los textiles procedentes de Roda de Isábena. Lidia Sanatlikes, de la empresa Kronos, experta en tejido participó en las tareas.

En el tercer envío destacan varios Bienes de Interés Cultural (BIC) entre ellos tabla de San Blas (Algayón), predela con escenas hagiográficas (Monzón), tabla de la Ascensión y Pentecostés (Binaced), casulla del árbol de Jesé, casulla de San Ramón, casulla y capa pluvial de San Vicente, capa pluvial (Roda de Isábena). Las obras restantes son Bienes Inventariados del Patrimonio.

Queda pendiente de apertura la cuarta y última entrega realizada el pasado 10 de marzo con 41 obras entre ellas las más valiosas como los frontales de san Hilario (Buira) y de Treserra (cerca de Arén), Virgen de Zaidin, tallas y varios retablos. Hasta ahora, no se han abierto los paquetes que siguen en el almacén mientras dura el proceso que requieren las obras de arte.

De esta manera, el equipo de restauradoras del Museo Diocesano prosigue con las tareas el desembalaje de la colección de 111 piezas devueltas a las parroquias aragonesas del Obispado de Barbastro-Monzón, reclamadas desde el 16 de septiembre de 1995 cuando se ejecutó la primera fase de la desmembración del Obispado de Lérida.

La aplicación del decreto “Ilerdensis-Barbastrensis de finium mutatione” de la Congregación para los Obispos (15 de junio 1995) incluyó la devolución del patrimonio artístico que se conservó en dependencias del Seminario diocesano desde 1893. Años después pasó al Museo Diocesano y desde 2007 al Museo de Lérida Diocesano y Comarcal que gestiona un consorcio del que forma parte el Obispado.

El contencioso entre Diócesis se inició el 1 de diciembre de 1997 por la negativa del Obispado de Lérida que ha tardado 24 años en devolver las obras procedentes de parroquias segregadas a Barbastro-Monzón. En aquella época se llevaron al museo a título de depósito, nunca en propiedad. En el proceso canónico los Decretos de la Congregación para los Obispos, de la Signatura Apostólica hasta el definitivo de 28 de abril de 2007 fueron favorables, también el de la Rota Romana de 13 de mayo de 2008.

Al final, con la demanda civil que presentó el Obispado por acción decidida y valiente del prelado Ángel Pérez, se ha conseguido en menos de tres años (2018-2021) algo que no fue posible en el transcurso del largo y farragoso proceso canónico donde se puso de manifiesto la cerrazón de los obispos de Lérida, su desobediencia eclesiástica y la excesiva dependencia de las autoridades catalanas. 

Etiquetas