Comarcas

DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES DE BARBASTRO-MONZÓN

José Antonio Escudero: “Se recupera la historia frente a quienes la inventan”

El catedrático califica de “excelente noticia” el regreso

Bienes de la tercera entrega que hizo Lérida, en el interior del camión a su llegada a Barbastro
Bienes de la tercera entrega que hizo Lérida, en el interior del camión a su llegada a Barbastro.
Pablo Segura

“La devolución de 111 obras de arte religioso al Obispado de Barbastro-Monzón es una excelente noticia después de un largo proceso de 25 años de reclamaciones”, manifestó el ilustre catedrático barbastrense José Antonio Escudero, que es miembro numerario de la Real Academia de Historia de España desde 2008. En este foro se discutió, hace nueve años, “con criterios culturales, una ponencia sobre el litigio cuando la Asociación Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) pidió un dictamen sobre las obras del Obispado de Barbastro-Monzón, depositadas en Lérida, que se hizo extensivo a las del Monasterio de Sijena.

Escudero fue autor de dicha ponencia, que “se basó en el derecho de Aragón a los bienes que son suyos, como razón fundamental, y se publicó en un libro”, indicó en declaraciones a este periódico.

“El litigio lo he seguido desde Madrid y hay razones jurídicas para justificar la devolución de las obras. Una de ellas que las cosas claman por su dueño y ahora están ya con el propietario después de un proceso con mil jugarretas”, señaló el catedrático.

Además, consideró que “la recuperación de lo cultural es la afirmación de la propia identidad y algo tan valioso como son las obras de arte devueltas reafirman la identidad aragonesa. Se recupera la historia frente a quienes la inventan”. Al mismo tiempo, José Antonio Escudero siente “gran alegría porque el litigio ha sido muestra de la solidaridad aragonesa hasta el final, desde el Obispado hasta el Gobierno de Aragón han hecho piña común para reclamar el patrimonio”.

“Mirar al futuro”

A partir de ahora, consideró, “es necesario mirar al futuro, potenciar la identidad de Barbastro como gran referencia cultural y dar a conocer el patrimonio por el que nos valorarán aún más. La devolución de las obras de arte religioso es noticia porque no es muy frecuente un litigio de estas características que, sin embargo, ha creado opinión en medios informativos”.

Escudero cree “necesario felicitar a todos los que han hecho posible este éxito” y dice que “el patrimonio no es enajenable”. En cuanto sea posible -apuntó-, “tengo ganas de verlo en el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón”.

Destacada trayectoria

En clave local, Escudero está entre los barbastrenses más acreditados en su trayectoria personal como político, jurista, historiador, escritor y abogado. Autor de diez obras publicadas, ha recibido el Premio Nacional de Literatura en dos ocasiones (1969 y 1979) y el Premio Nacional de Historia (2009), y fue presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación durante cuatro años.

Acreedor de distinciones importantes como son la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio (2016) y de la Orden de San Raimundo de Peñafort (2020), en el año 2015 recibió el Premio Aragón que le concedió el Gobierno de la comunidad autónoma por su trayectoria como “uno de los más insignes Historiadores de Derecho Constitucional”. 

Objeto de estudio

“El caso del litigio pasará a la historia del Derecho y será objeto de estudio y de tesis doctorales”, consideró el abogado Manuel Ollé, doctor en Derecho Penal por la Universidad Complutense de Madrid. En su opinión, “es probable que estos hechos sirvan de caso práctico en las facultades y los alumnos ajenos a cualquier contaminación concluirán que nunca debió resolverse en un tribunal de orden civil, sino en uno penal porque fue una auténtica apropiación indebida”. Y destacó que “el tesón de los aragoneses, sus autoridades civiles y eclesiásticas y de los abogados, junto a una población sensibilizada por su glorioso pasado histórico han recuperado gran parte -aún no todo- del patrimonio histórico que, sin duda, convertirá a Aragón en punto de atracción que ponga en su lugar cuanto hicieron por su tierra nuestros antepasados”.

Toque de campana para celebrarlo

“El litigio por la devolución de las obras de las parroquias aragonesas clamaba al cielo”, señaló el jurista y político barbastrense Luis Manuel Cosculluela, que fue ministro de Administración Territorial en 1982, autor de numerosos libros y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Córdoba. “Estaba bien claro que tenían que devolver las obras porque esta situación era de escándalo y, aunque tarde, es para estar alegres porque, a veces, las decisiones se basan en criterios políticos y tratándose de Cataluña ya sabemos lo que pasa”, apuntó. Al mismo tiempo, trasladó un deseo: “Para celebrar la devolución que toquen la campana que regaló mi madre cuando nací, ya que no fue posible cuando ella falleció como era su deseo. A la familia nos gustaría”. El deseo del barbastrense no ha caído en “saco roto” y podría cumplirse. “Creo que bien lo merece después de 25 años de litigio”. 

Etiquetas