Comarcas

proyecto

Impulsan el tramo del Camino de Santiago de Montserrat a San Juan de la Peña

La recuperación de estos caminos es una labor de recuperación de tradiciones y de conservación del entorno

Interior del Monasterio de San Juan de la Peña.
Interior del Monasterio de San Juan de la Peña.
Rafael Gobantes

La Diputación Provincial de Huesca trabaja en un proyecto para la revalorización del tramo del Camino de Santiago, que conecta Tamarite de Litera con San Juan de la Peña, después de haber acometido las mejoras en Vía Arán-Pirineos, dentro de las acciones para el impulso de los diferentes caminos de peregrinaje hacia Santiago de Compostela.

"El senderismo se está consolidando como un gran polo de atracción turística en nuestra provincia" ha explicado el presidente de la Comisión de Desarrollo y Medio Ambiente de la DPH, Roque Vicente, quien ha añadido que, además de la creación de puestos de trabajo que conlleva, la recuperación de estos caminos "es también una labor de recuperación de tradiciones y de conservación del entorno".

Esta iniciativa realza el ramal del camino jacobeo de Montserrat a San Juan de la Peña, y comunica en Santa Cilia de Jaca con el Camino Francés, que entra en España por el Somport "y que ha sido históricamente uno de los más recorridos en el peregrinaje hacia la capital gallega", ha apuntado Vicente, quien ha añadido que "el nuevo tramo que la Diputación Provincial de Huesca está estudiando recuperar cuenta con el respaldo histórico de mapas explicativos que datan del siglo XVII".

Además de actuaciones sobre parte del firme por el que transcurre el recorrido, se hacen necesarios también trabajos de señalización y panelería, incluyendo, como parte del Camino de Santiago oficial, el distintivo característico de la concha y el color azul oscuro en la señalización direccional.

Beneficios

La ruta, señalizada como Sendero Turístico de Aragón, comienza en el límite autonómico y tiene como fin de la primera etapa Tamarite de Litera. Monzón, Berbegal, El Pueyo de Fañanás, Huesca, Bolea, Sarsamarcuello y Ena son las últimas paradas de otras 7 jornadas, siendo Santa Cilia de Jaca el final de este camino, la novena etapa y punto en el que se produce la conexión con el Camino Francés.

"Son muchas las localidades por las que transcurre este recorrido, beneficiando por tanto a comercio y servicios de todas ellas de manera directa o indirecta, apoyando a los pequeños establecimientos rurales y economías locales", ha subrayado Roque Vicente.

Asimismo, ha recalcado que senderistas y montañeros contarán con una infraestructura "de calidad" para practicar su actividad, y por su parte los pereginos y religiosos "recuperarían uno de los caminos tradicionales más importantes" de esta ruta peregrina.

"Por último, continuaríamos favoreciendo el acercamiento slow al territorio, el cuidado y conocimiento del medio ambiente, del patrimonio y las tradiciones de nuestra provincia", ha finalizado Roque Vicente. 

Etiquetas