Comarcas

tráfico

Tráfico intenso y fluido en el Alto Aragón para cerrar una Semana Santa atípica

La circulación ha sido abundante durante dos horas la tarde de este domingo, pero no ha habido retenciones

El fin de las vacaciones de Semana Santa no se ha traducido este domingo en grandes aglomeraciones de vehículos ni retenciones en las principales vías que comunican los valles del Pirineo altoaragonés o la Sierra de Guara con los lugares de residencia de los visitantes.

Aunque la circulación ha sido “intensa” durante algunas horas en la tarde de este domingo, principalmente en la autovía A-23 y la N-330, no ha sido tan masiva como suele ser habitual en el cierre de periodos festivos en los que prácticamente todo el mundo coincide de vacaciones.

Desde el Centro de Control del Tráfico de Zaragoza han señalado que la mayor intensidad circulatoria se ha registrado entre las 17:30 y las 19:30 horas, y sobre todo en la autovía A-23 (Zaragoza-Huesca-Pirineo) y que tras esas dos horas el tráfico se ha moderado. En cualquier caso, el tránsito de vehículos ha sido “fluido” a lo largo de toda la tarde.

Esta es una consecuencia más de esta atípica Semana Santa, en la que solo los aragoneses han podido moverse por la Comunidad autónoma, cuyo confinamiento perimetral impide la llegada de visitantes de otras zonas de España. Esto ha motivado que durante los días de la Semana Santa, sobre todo el Jueves y el Viernes Santo, se registraran muchos desplazamientos diarios entre Zaragoza y/o Huesca y el Pirineo o la Sierra de Guara por parte de quienes salían por la mañana de sus hogares para pasar el día de excursión y regresaba a dormir a sus lugares de residencia.

También ha habido quienes han pernoctado en las zonas turísticas, en gran medida en segundas residencias, y también en hoteles (que han registrado ocupaciones inferiores a Semanas Santas anteriores a la pandemia). A tenor de la circulación de vehículos que se ha registrado este domingo por las carreteras de la provincia, el regreso a sus hogares de quienes han disfrutado de varios días de vacaciones ha sido escalonado.

También el miércoles pasado, día previo al inicio de los días centrales de Semana Santa el tráfico se intensificó por la tarde sin que se registraran atascos.

Fue el Jueves Santo por la mañana cuando se produjeron retenciones en la A-23, primero por un accidente a la altura del núcleo de San Jorge (en el municipio de Almudévar), que obligó a desviar el tráfico por la N-330, y posteriormente en Lanave, en la zona de cuello de botella existente en el enlace de la autovía con la N-330. l 

Etiquetas