Comarcas

TRIBUNALES

Condenado a tres meses de prisión por allanar la vivienda de la mujer que trabajaba para él en su bar en El Temple

Los hechos tuvieron lugar en la localidad de El Temple en 2017

Descienden los casos con entrada en los juzgados de la provincia de Huesca
Exterior de los Juzgados de Huesca
S.E.

La Audiencia Provincial de Huesca ha condenado a un vecino de la localidad de El Temple a tres meses de prisión por allanamiento de morada a una mujer que trabajaba para él en su bar. Como se ha probado durante el proceso, el acusado, de 44 años de edad y origen zaragozano, era el propietario del establecimiento hostelero de la citada localidad de la Hoya de Huesca y había contratado a la víctima por un año para que trabajara en el mismo, facilitándole como domicilio la vivienda que se encontraba junto encima del establecimiento.

Pasados unos meses y tras renovarse el contrato de trabajo, la víctima le comunicó al acusado que no deseaba seguir viviendo en dicho inmueble, por lo que este último habilitó un local de su propiedad en la citada población, eximiéndole del pago del alquiler y cualquier otro gasto derivado del mismo. A partir de enero de 2017, la perjudicada inició una relación sentimental que no agradó al acusado, quien adoptó un comportamiento despectivo hacia la pareja de la mujer, a la vez que controlador hacia esta última.

En abril de ese mismo año, la víctima recibió varias llamadas ocultas en las que una persona le hablaba mal de su pareja. Además, este último recibió comentarios del acusado en el que éste le aseguraba que había entrado en casa de la víctima. La mujer decidió entonces instalar algunas trampas para dejar evidencia de ello, como dejar el teléfono en determinada posición y lugar y que después encontraba descolocado o dejando botellas de agua tras las puertas que aparecían después caídas, confirmando así que el acusado había entrado en la vivienda.

En junio del mismo año, el acusado trató de entrar en el domicilio de la víctima con sus propias llaves, cuando esta se encontraba en su interior. El acusado alegó entonces que la víctima había recibido un paquete de Correos en el bar y que había acudido a casa de esta para entregárselo en su ausencia, siendo que esta le había advertido mediante un mensaje de Whatsapp que si se encontraba en el domicilio.

La víctima, junto a su pareja, habían colocado además una cámara en la entrada de la vivienda, gracias a la cual pudieron constatar cómo el acusado, aprovechando la ausencia de la víctima y sin su consentimiento, había entrado en la vivienda utilizando sus propias llaves, procediendo además a revisar sus pertenencias.

El Ministerio Fiscal había pedido para el acusado una pena de dos años de prisión, que ha sido rebajada al presentarse un atenuante tras haber sido indemnizada la víctima. Se le absuelve, por otra parte, del delito de descubrimiento y revelación de secretos, que fue retirado finalmente por la acusación.

Etiquetas