Comarcas

TURISMO

Los cámpines aragoneses registran en Semana Santa una "buena" ocupación

El presidente del sector en Aragón, José Manuel Ferrero, recuerda no obstante que solo han sido tres días

"Malas previsiones" de ocupación del Camping de San Jorge de Huesca
"Malas previsiones" de ocupación del Camping de San Jorge de Huesca
P.S.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Campings de Aragón, José Manuel Ferrero, ha destacado que la ocupación en Semana Santa ha sido "buena". No obstante, ha recordado que solo han sido tres días en comparación con unos nueve meses que, por la pandemia, llevan prácticamente sin poder trabajar.

A falta de datos definitivos, por ejemplo, en bungalows en el Pirineo y en el Matarraña la ocupación ha sido del 80 por ciento, mientras que la acampada se ha quedado en un 20 por ciento, ha dicho Ferrero en declaraciones a Europa Press.

"En general la Semana Santa ha ido bien, pero no deja de ser un espejismo en todo este desastre que estamos sufriendo, porque al fin y al cabo tres días no suponen gran cosa que llevamos unos nueve meses sin poder trabajar debido a las restricciones sanitarias".

Así, ha subrayado que han perdido "toda la campaña de invierno" y que no sólo les han afectados los cierres de las provincias sino también los de las Comunidad Autónomas y los países vecinos: "Normalmente, mantenemos una ocupación del 40 por ciento en el turismo extranjero".

"Es muy difícil sin movilidad trabajar en el sector del alojamiento, y más en una Comunidad autónoma con pocos habitantes". Ferrero ha comentado que la asociación tiene las esperanzas puestas en que "pase el tiempo", ya que que la campaña de vacunación está siendo "muy lenta".

Ha recordado que los cámpines son empresas de las que no solo vive el propietario y sus familias, sino que generan mucho empleo. Así, cualquiera de estas zonas de acampada "por pequeñas que sean" contratan como mínimo a unas diez personas.

Esto se debe a que proporcionan, además del espacio, muchos servicios a los usuarios, como restaurantes, bares, supermercados o zonas infantiles. Asimismo, tienen unos importantes gastos de mantenimiento aunque se encuentren cerrados. El presidente de la asociación ha agregado que este sector ayuda a fijar población en el medio rural y a vertebrar el territorio.

De hecho, hay empresarios que han optado por no poner sus instalaciones en marcha esta Semana Santa, al considerar que iban a asumir unos gastos y un riesgo para solo tres días. "Abrir estos espacios supone un gasto extra que no se amortiza con la ocupación de tres días y una nueva ola, con más restricciones, les forzaría a volver a cerrar". José Manuel Ferrero ha lamentado: "Esta incertidumbre y la falta de previsión es lo que nos está matando". 

Ayudas del Gobierno de Aragón

El campin es uno de los sectores que está dentro de las ayudas a la hostelería y turismo que ha anunciado el Gobierno de Aragón. En este contexto, Ferrero ha defendido el importante esfuerzo económico que ha hecho el Ejecutivo autonómico, "mucho mayor que el Gobierno central".

Aunque ha reconocido que para muchos establecimientos estas ayudas llegar "tarde" porque "hay empresas que están muy mal y quizá no aguanten". "En el mundo del campin, al contar en su mayoría con una gestión familiar, estamos aguantando bastante, pero a costa de tener a los trabajadores en ERTE o en el paro y de, directamente, no abrir".

También ha considerado que es difícil que las ayudas sean suficientes, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que llevan cerrados, pero que algo paliarán. Por ello, ha agradecido el importante esfuerzo del Gobierno de Aragón.

Etiquetas