Comarcas

DÍA DE ARAGÓN

Los pueblos de Monegros, un buen sitio para vivir en el mundo rural

Alcubierre, Robres o Tardienta cuidan sus tradiciones y ofrecen servicios e infraestructuras

Saludo de la bandera, en Tardienta, que celebra sus fiesta en honor a Santa Quiteria.
Saludo de la bandera, en Tardienta, que celebra sus fiesta en honor a Santa Quiteria.
S.E.

Durante la pandemia, el teletrabajo está empujando a plantearse a algunas personas establecer su residencia en los pueblos. La vida rural muestra ahora una imagen distinta y en localidades como Alcubierre, Robres y Tardienta está empezando a ser una realidad.

“Vivir en el medio rural es un valor añadido ya que aporta calidad de vida. La pandemia ha vuelto a poner de actualidad el mundo rural. Y lo que antes podía ser un problema, se ha convertido ahora en una oportunidad”, opina Alberto Lasheras, concejal de Cultura de Alcubierre. “Conservamos antiguas tradiciones que nos han aportado valores y modos de conducta que nos acompañan en nuestra vida”, explica, por lo que “el resultado de este proceso a lo largo de los años crea la personalidad e identidad cultural del pueblo”, señala. Así, destaca la Romería de San Caprasio, la Vieja Remolona e iniciativas como El Torneo Internacional de Ajedrez y las Recreaciones de la II Guerra Mundial, “que se retomarán en cuanto pase la pandemia”.

Alcubierre ha creado su personalidad e identidad cultural gracias a sus tradiciones.
Alcubierre ha creado su personalidad e identidad cultural gracias a sus tradiciones.
S.E.

En Robres preparan el Día de San Jorge. “Lo celebramos el 24 de abril con el mercadillo de libros al aire libre y la presentación del libro de Lourdes Otal, ‘Verdades, ballestrinques y botavaras’”, señala la alcaldesa, Olga Brosed, quien recuerda que su municipio ha aumentado población con la pandemia. Alude a la gran actividad que hay: “Asociaciones culturales, deportivas, sociales, religiosas, pintura o restauración, además del periódico El Pimendón y el Teatro de Robres”, enumera, y agrega la apuesta por el deporte, con el gimnasio con piscina climatizada que junto al parque eólico generan ingresos importantes. También se puede visitar el Centro de interpretación de la Guerra Civil, la Iglesia, el Museo Etnológico o el Granero de las Primicias. En cuanto a tradiciones, cuenta con el Dance de Embajadores y la Trovada de Gaiteros.

Robres ha sabido conservar su Dance de Embajadores y la Trovada de Gaiteros.
Robres ha sabido conservar su Dance de Embajadores y la Trovada de Gaiteros.
S.E.

En Tardienta nos guía Teresa Corz, responsable de actividades culturales, de la sala de exposiciones o del Centro del Agua. “Desde donde se asienta la ermita de Santa Quiteria se contempla la estepa monegrina en todo su esplendor. Al norte las sierras de Gratal y Guara y al sur los llanos de La Violada, la Vía Lata romana”, explica Corz, y resalta como espacio privilegiado el acueducto del Canal de Monegros. En primavera llegan las fiestas de Santa Quiteria, “que nos permiten revivir ritos que desde antiguo se repiten, como el emocionado saludo de la bandera enarbolada por los cofrades de Santa Quiteria y San Nicolás, y el dance”. “Tardienta es una villa orgullosa de su pasado y tradiciones que mira al futuro con esperanza. Es sencillo, basta con conservar lo bueno que tenemos y saber transmitirlo a los jóvenes… ¡casi nada!”, concluye Corz.

Etiquetas