Comarcas

TURISMO EN EL ALTO ARAGÓN

Discreta ocupación hotelera en el Alto Aragón con motivo de San Jorge

Las reservas en los establecimientos no superan el 50 por ciento de su capacidad en unos días en los que se esperan muchos desplazamientos diarios  

Público en una terraza del parquin de la telecabina de Panticosa.
Público en una terraza del parquin de la telecabina de Panticosa.
S.E.

 El largo fin de semana del que disfrutan los aragoneses con motivo de la festividad de San Jorge ha animado un poco la actividad turística en las zonas de mayor atracción de la provincia de Huesca. Las ocupaciones en los alojamientos hoteleros que están abiertos son discretas y se espera que se produzcan desplazamientos diarios de visitantes desde sus lugares de residencia a las principales zonas de atracción turística, como viene sucediendo desde que Aragón está confinada perimentralmente y nadie puede acceder al territorio ni salir de él para hacer turismo.

En la Jacetania, se esperaba “una ocupación media de la segunda residencia y bastantes desplazamientos en el día, por lo que habrá cierto movimiento”, según explicó el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, para el que la meteorología es uno los factores que influye en la afluencia de los turistas. “Para el viernes y el sábado dan buen tiempo y el domingo, no tanto. Si se cumplen las previsiones, algo de ambiente habrá en la hostelería”, aseguró el también alcalde de Villanúa.

Los principales enclaves turísticos como la Ciudadela de Jaca y el Museo Diocesano, la Cueva de las Güixas de Villanúa o la Estación Internacional de Canfranc han ampliado sus horarios y el número de actividades pensadas para un público familiar.

La ocupación hotelera en la Comarca del Alto Gállego se está animando en los hoteles que permanecen abiertos, así como en campings y casas rurales, y en el Valle de Tena es de un 30%, según apuntan desde a la asociación turística.

El sector coincide en afirmar que cada vez es más frecuente que las reservas se realicen a última hora, incluso en el día, por lo que si el tiempo lo permite se pueden acercar más visitantes a este territorio. También hay que contar con las viviendas de segundas residencias que son más las que están abiertas coincidiendo con más días festivos.

Si el tiempo respeta, se esperan visitantes en las pasarelas de Panticosa, por ejemplo, en la tirolina de Hoz o en el parque de Lacuniacha, así como en el disfrute de paseos por los senderos y caminos de la comarca, varios de ellos limpiados recientemente como los que se acaban de abrir en las inmediaciones del pueblo de Senegüé.

En Sobrarbe, los empresarios turísticos sí esperan cierta actividad, “aunque no tanta como en Semana Santa”, según apunta la presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, Paz Agraz, que cifra la ocupación de estos días entre un 40 y un 50%. El tipo de alojamiento más demandado es el turismo rural y los apartamentos, además de las segundas residencias. “Esperamos que sea animado”, señala, en espera de que en verano mejor la situación.

Las previsiones turísticas para este puente de San Jorge son “discretas”, en palabras de la gerente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), Eva Bizarro. La previsiones meteorológicas y las obras de mejora de la N-260, que alargan el acceso al valle, pueden afectar a la ocupación.

No hay grandes expectativas”, agregó Bizarre, si bien los establecimientos abiertos, principalmente pequeños y medianos, esperan rondar el 50 por ciento de ocupación estos días. La llegada de visitantes comenzó el jueves, aunque el grueso se desplazó ayer viernes a la zona.

El Valle de Benasque ofrece estos días los primeros colores primaverales, que se combinan con la nieve que se mantiene en las cumbres permitiendo alargar la temporada de esquí de travesía. “Esta semana han caído hasta 25 centímetros en zonas como la Renclusa”, precisó Bizarro, animando a la gente a disfrutar del valle en esta época del año.

En el resto de la comarca, las previsiones son menos halagüeñas, aunque en Benabarre se espera que el modesto programa de San Jorge impulsado por el Ayuntamiento anime a algún visitante.

En el Somontano, la Ruta de Pasarelas está entre los atractivos más interesantes para este fin de semana en Alquézar, con una previsión de casi el millar de personas entre este viernes y este sábado, por datos de las reservas previas ‘on line’, según informa el alcalde de la localidad, Mariano Altemir. Este viernes cerca de 500 personas recorrieron este itinerario colgante, para este sábado hay 300 reservas anticipadas y este domingo decrecerá. A estos visitantes hay que sumar a quienes han optado por llegar sin reserva. En este sentido, predominio del “turismo de día” con regreso a casa a última hora de la jornada y una ocupación aproximada del 45-50% con 12 restaurantes y 5 hoteles abiertos este fin de semana. El resto de la semana “es tranquilo” en líneas generales, pero el puente festivo de San Jorge se recibe “con agrado después de la ocupación que hubo en Semana Santa”. La tranquilidad define la situación generalizada en la zona. l 

Etiquetas