Comarcas

SECTOR PRIMARIO

El campo altoaragonés mejora con las últimas lluvias pero precisa de más agua

Las organizaciones agrarias indican que la cantidad caída no es suficiente para la campaña de cereal

Campo de trigo en Robres después de las últimas lluvias, tras la jornada de ayer.
Campo de trigo en Robres después de las últimas lluvias, tras la jornada de este miércoles.
Asaja Huesca

Las últimas lluvias han mejorado la situación hídrica de los cereales de secano, especialmente en el centro y sur de la provincia, aunque estos cultivos precisan de más agua para mejorar el crecimiento de las plantas tras un inicio seco de la primavera.

El presidente de Asaja Huesca, José Fernando Luna, indicó que las lluvias de la semana dejaron unos 14 litros por metro cuadrado en Robres a los que hay que sumar los 9 de la tormenta de este miércoles.

A expensas de las lluvias previstas para los próximos días, “la reversibilidad de la vegetación en las cebadas será peor al estar más avanzadas y más muertas” mientras que en el trigo “más retrasado, las lluvias irán mejor”.

Para Luna, “estas lluvias pueden rehacer un poco la vegetación pero no son los registros de entre 60 y 70 litros que necesitábamos en estos momentos”.

El secretario general de Uaga Aragón, José María Alcubierre, señaló que en Los Monegros “han caído alrededor de 30 litros, que es muy poca agua y las necesidades hídricas son bastante grandes” para el cereal de secano.

En este sentido, dejó claro que las zonas situadas más al sur de Los Monegros han perdido como en Alcubierre y Robres hasta Bujaraloz.

La falta de coberturas de seguro adecuadas para la sequía es otro de los aspectos que lamentó el responsable de Uaga en Aragón porque, a su juicio, “no aseguran el coste conforme a la cobertura y que podría considerarse ridículo”.

Por su parte, el secretario general de UPA en Aragón, José Manuel Roche, calificó de “oro líquido” estas últimas lluvias para el campo.

“Las zonas de Bajo Cinca, Cinca Medio y Los Monegros, sobre todo en siembras tempranas, estaban pasándolo realmente mal y con un necesidad de agua bastante potente, y la media de 30 litros por metro cuadrado caída en las últimas semanas, además de las aguas pronosticadas para estos días, garantizan una cosecha de cereal de secano con una calificación de normal a buena”, expresó Roche. En cualquier caso, dejó claro que “la cantidad de agua caída de forma generalizada no es la suficiente y hay que esperar a ver cómo se comporta el mes de mayo”.

Y estimó que “las pérdidas en el cereal de secano pueden ser mínimas comparadas con la situación de no haber llovido esta semana”.

El presidente de Araga, Jorge Valero, se refirió a que estas lluvias “son un respiro, pero tiene que llover tres veces más de lo que se está produciendo de forma tranquila y prolongada”. Según Valero, este agua permite que la planta “se desarrolle con más vigor para que haya más espiga”, y consideró que “todavía puede haber una buena cosecha”. 

Etiquetas