Comarcas

CINCA MEDIO-INDUSTRIA

Principio de acuerdo con 42 despidos y 12 recolocaciones en Ferroatlántica de Monzón

La plantilla votará este jueves el documento, que recoge una inversión de 1,2 millones en 2 años

Trabajadores de Ferroatlántica se concentraron en la planta y cortaron veinte minutos uno de los acceso al polígono Paúles el pasado mes de marzo
Trabajadores de Ferroatlántica se concentraron en la planta y cortaron veinte minutos uno de los acceso al polígono Paúles el pasado mes de marzo.
S.E.

La dirección del grupo Ferroglobe y el comité de empresa de Ferroatlántica del Cinca han llegado a un principio de acuerdo sobre los términos del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la empresa que contemplaba, en un principio, el despido de 63 trabajadores de la plantilla de la fábrica montisonense, que cuenta con 140 trabajadores.

El principio de acuerdo, que la plantilla votará este jueves a las 13:30 horas y al que se ha llegado tras dos maratonianas jornadas de negociación en Madrid, contempla, finalmente, el despido de 42 trabajadores (31 con contrato indefinido y 11 fijos discontinuos), la recolocación de 12 trabajadores y el compromiso de la dirección de llevar a cabo un plan industrial con inversiones durante lo años 2012 y 2022.

En concreto, la dirección se compromete a realizar durante los años 2021 y 2022 unas inversiones detalladas por valor de 595.000 y 625.000 euros, respectivamente, así como a a trasladar a Monzón 11.000 toneladas de sillico manganeso afinado, lo que supone carga de trabajo para 9 personas.

Propone, además, una inversión de 3.000.000 euros en una planta para fabricar pasta Soderberg que abastecería al grupo de unas 12.000 toneladas y que podría crear 9 empleos de producción y 2 de mantenimiento. Esta inversión estaría condicionada a recibir por parte del Gobierno las subvenciones necesarias y podría estar operativa en un plazo de 3 años máximo, según explican desde el comité de empresa.

Respecto a la recolocación de 12 trabajadores, 6 serían en Boo (Cantabria) e irían dirigidas al personal que cumple 61 años en este año y el próximo, al que se le ofrecerá un contrato de relevo en las siguientes condiciones: se trasladarían a Boo hasta cumplir 61 años, cuando firmarían su contrato de relevo y volverán a Monzón donde pasarían a una reserva activa, pudiéndoseles requerir para trabajar en la planta.

La no aceptación de estas condiciones supondrá entrar al ERE con una indemnización de 40 días por año trabajado con 12 mensualidades de tope.

Otras cuatro recolocaciones voluntarias serían en Sabón (La Coruña) para personal de producción, y otras 2 en Madrid para personal de estructura.

La propuesta de recolocaciones contempla que si en el lugar de destino el convenio de aplicación es superior al de Monzón se aplicará el de la planta de llegada y, si por el contrario, es inferior, se mantendrán las condiciones actuales acumulando la diferencia como un complemento “ad personam” no absorbible ni compensable y revalorizable en la subida del convenio de llegada.

El principio de acuerdo contempla que se cobrará un complemento mensual de 625 euros mensuales en concepto de ayuda desplazamiento mientras dure el mismo y con un límite de 24 meses.

En cuanto a los despidos, se contempla la finalización de 11 contratos de fijos discontinuos y 31 indefinidos.

Se prevé la creación de una bolsa con los afectados por los despidos y con los voluntarios que se trasladen a las otras plantas. Si hay posibilidades de contrataciones indefinidas en Monzón se ofrecerán a los desplazados a otras plantas y si la contratación es eventual se ofrecerá a los despedidos.

Las indemnizaciones serán de 40 días por año trabajado con un límite de 18 mensualidades, y para el cálculo de las indemnizaciones se tendrá en cuenta el salario regulador incluyendo todo lo que no se subió en el año 2020, es decir incremento salarial y el plan de pensiones.

Antes de conocerse la lista de afectados, se abrirá un proceso de 7 días para que se apunten voluntarios para la salida, y una vez conocida la lista, en el caso de que no se hayan cubierto las recolocaciones ofrecidas en Sabón y Madrid, se abrirá un proceso de 72 horas y podrán acogerse a dichas recolocaciones alguno de los afectados.

Se creará una comisión de seguimiento del ERE y de las inversiones compuesta por el Comité de Empresa y las Federaciones Regionales. l

Etiquetas