Comarcas

turismo

Huesca recibe a los primeros turistas de fin de semana de otras comunidades

La afluencia es moderada y condicionada, en parte, por el tiempo, tras seis meses de estado de alarma

El primer fin de semana completo sin estado de alarma y sin confinamiento perimetral de comunidades autónomas ha traído al Alto Aragón, sobre todo, visitantes de territorios limítrofes como Navarra, País Vasco o Cataluña, y de otros como Comunidad Valenciana y Madrid, así como de Francia. Aunque la presencia de visitantes no es, en general, masiva, sí se aprecia, sobre todo, la llegada de fuera de Aragón de quienes tienen aquí una segunda residencia y de otros turistas que no han querido dejar pasar la oportunidad de disfrutar del primer fin de semana de libre circulación.

Las previsiones meteorológicas han podido frenar la llegada de más turistas después de seis meses de estado de alarma, según comenta Sandra Lecina, gerente de la Asociación Turística Valle de Tena, que apunta que “todavía no hay mucho movimiento”. Destaca, eso sí, la apertura de las segundas residencias por parte de navarros, vascos y madrileños, además de aragoneses, y apunta que los restaurantes y hoteles que aún siguen cerrados se plantean reabrir ya este mes de mayo o en junio.

Por otra parte, señala que el sector de la restauración, aunque aplaude la prolongación del horario de apertura hasta las 23 horas, reclama que se extienda hasta las 24 horas, ya que así se podrían dar dos turnos de cena “en condiciones”.

El sector turístico de Sobrarbe está viviendo un fin de semana “tranquilo”, en el que se nota que los visitantes de otras comunidades y de países como Francia, Bélgica y Holanda llegan como un “goteo”, no de manera masiva. Así lo señala Paz Agraz, presidenta de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, que también destaca la apertura de las segundas residencias.

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido también vive un fin de semana tranquilo, como lo demuestran los 180 vehículos que había aparcados a las 13 horas de este sábado en la Pradera.

En Ribagorza, el primer fin de semana sin estado de alarma se está dejando notar, ya que la apertura de la movilidad está atrayendo a visitantes, sobre todo de Cataluña, pero también de otros lugares como País Vasco o Valencia. En el Valle de Benasque, el presidente de la Asociación Turística y Empresarial, José María Ciria, resumió el perfil de quienes están en el valle este fin de semana. “Sobre todo son segundas residencias y gente mayor que está ya vacunada. En su mayoría, son catalanes, aunque también hay de Zaragoza y algún valenciano”, precisa.

Pese a que este sábado ha llovido en Benasque e incluso ha nevado en las cumbres, la gente ha dado colorido al valle y ha disfrutado de los nuevos horarios de la hostelería, hasta las 23 horas, una de las demandas del sector de las últimas semanas.

Por su parte, la Oficina de Turismo de Graus, que ha comenzado ya con su horario de verano, también ha notado un mayor volumen de visitantes. “Sobre todo, gente de fuera, de País Vasco, catalanes de segunda residencia y de otras partes de España”, comenta el técnico José Manuel Betato, que espera que el fin de semana próximo sea más animado. “Ha venido mucha gente para reunirse con su familia después de mucho tiempo. A nivel turístico, se puede notar más el fin de semana próximo porque el lunes es festivo en Cataluña, la segunda Pascua”, adelantó.

Alquézar, por su parte, se ha llenado este sábado de turistas, entre los que han destacado por su alto número los franceses y los catalanes, según ha detallado el alcalde, Mariano Altemir, que ha señalado que se nota que los visitantes son de fin de semana y no únicamente de un día. Además de turistas que recorrieron las Pasarelas o visitaron la Colegiata, también ha habido barranquistas.

El Castillo de Loarre, otro lugar de atracción turística de la provincia, recibió ayer visitantes de Cataluña, Navarra, País Vasco, Valencia y Madrid, además de Aragón.

En la Jacetania, la actividad del sector turístico continúa en unos niveles mínimos, al seguir vigente el confinamiento perimetral del municipio de Jaca y además haberse dado un sábado lluvioso, que ha dejado prácticamente vacías la mayoría de las terrazas situadas en el casco histórico. Por lo demás, en la zona “se ve algo más de gente que el fin de semana pasado, pero hay poca afluencia de visitantes”, según ha explicado el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA) y alcalde de Villanúa, Luis Terrén, agregando que “el tiempo no acompaña mucho”, por lo que “todo está tranquilo y no hay nada reseñable”. l

Etiquetas