Comarcas

SERVICIOS FERROVIARIOS

Alcaldes de Huesca piden a ministerio y DGA que no se supriman trenes

El consejero Soro confirma su decisión de dejar de financiar a partir del 1 de julio cuatro servicios regionales 

Infraestructuras
Reunion mantenida este lunes entre el consejero Soro y alcaldes de municipios afectados.
S. E.

Ante la negativa del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a reunirse con ellos y la decisión de la consejería de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno Aragón de dejar de financiar a partir del próximo 1 de julio cuatro servicios ferroviarios de la Comunidad, los alcaldes de los municipios por los que transcurren dichas líneas exigen a ambas administraciones que se pongan de acuerdo y que no se suprima ningún tren, porque en el medio rural “es muy difícil” recuperar un servicio tras dejar de prestarse. Y es que los regidores municipales “quieren mantener servicios, no discusiones sobre de quién es la competencia”.

Los alcaldes y alcaldesas de Binéfar, Monzón, Sariñena, Tardienta, Grañén, Caspe, Fabara, Fayón, Nonaspe y Teruel se han reunido este lunes en Zaragoza con el consejero José Luis Soro y el director general de Transportes, Gregorio Briz, a 15 días de que expire el plazo dado por la DGA para dejar de sufragar cuatro servicios ferroviarios (entre ellos dos relaciones diarias entre Zaragoza-Lérida, que pasan por Monzón, Binéfar, Sariñena, Grañén y Tardienta y otra de Huesca a Jaca los fines de semana).

Soro insiste en que la línea Zaragoza-Lérida está declarada Obligación de Servicio Público (OSP), por lo que es el Estado el que bebe asumir el coste de todas la frecuencias, y asegura que Aragón es la única comunidad que paga un servicio ferroviario que discurre por otra región; un agravio -dice- que no se puede permitir, por lo que su decisión de dejar de financiar esos cuatro servicios es firme. Lamenta la postura del ministerio, para quien -señala- las manifestaciones ciudadanas realizadas en estaciones aragonesas a favor del ferrocarril “le resultan muy lejanas”, y aboga por llevar a cabo una “revisión a fondo” de los servicios ferroviarios regionales y de media distancia que se prestan en Aragón, para que de verdad sean útiles a la ciudadanía, en relación a frecuencia, horarios y taquillas.

El consejero pide a los alcaldes “sumar fuerzas” para que no se pierdan estos trenes y se recuperen las frecuencias suspendidas por la covid, asegura sentirse “respaldado por los alcaldes” y avanza que ha buscado alternativas en el transporte con carretera, con la contratación de autobuses que empezarán a funcionar si a partir del 1 de julio el Ministerio no se hace cargo de los servicios que la DGA dejará de financiar.

“Hemos contratado dos nuevos servicios de autobús, que coinciden con los trayectos y la franja horaria de los servicios ferroviarios Zaragoza-Binéfar y Caspe-Fayón”, apunta Soro, que señala que “no es la solución óptima, nuestro objetivo es que no se pierdan servicios ferroviarios, pero es la única posible en estos momentos”.

La alternativa de los autobuses no convence a los alcaldes, quienes insistien en que ellos trasladan lo que piden los ciudadanos. “No quieren autobuses, quieren trenes; las vías ya están hechas y las carreteras hay que mejorarlas”, apunta la alcaldesa de Tardienta, Miriam Ponsa, quien relata que “hay gente que lleva 20 años utilizando estos trenes para ir a trabajar” y “hay quien se plantea pedir una excedencia si se suprimen porque no tienen cómo llegar a su trabajo”.

El alcalde de Monzón, Isaac Claver, es contundente: “No admitimos que se suprima ningún tren y pedimos que se recuperen los suprimidos, y en tanto en cuanto el ministerio no los asuma, que el Gobierno de Aragón los financie”.

Y el alcalde de Grañén, Carlos Sampériz, asegura que les “cuesta entender” que ministerio y consejería sean “incapaces de entenderse”. l

Etiquetas