Comarcas

AGRICULTURA

La lluvia ralentiza la cosecha de cereal en el Alto Aragón

Se mantiene la previsión de una reducción en la producción cerealista, que por ahora arroja una buena calidad del grano 

Una cosechadora trabaja en un campo de Montesusín.
Una cosechadora trabaja en un campo de Montesusín.
S.E.

Las lluvias registradas en las últimas semanas están ralentizando el ritmo de la cosecha de cereal de invierno en la provincia de Huesca, donde las primeras cosechadoras entraron, principalmente, en campos de cebada de la zona sur hace unos veinte días. Las previsiones iniciales de un descenso de toneladas de grano se están cumpliendo, por el momento, pero aún quedan por delante varias semanas de recolección.

El presidente de Asaja Huesca, Fernando Luna, mantiene la previsión inicial de su organización agraria de una reducción de 190.000 toneladas con respecto al año pasado, debido al descenso que se espera en el sur, donde se prevé una caída de la producción de entre dos y tres toneladas menos por hectárea con respecto al año pasado. Por contra, la calidad del grano es “muy, muy buena” tanto en cebada como en trigo y triticale.

El secretario general de Uaga, José María Alcubierre, coincide en la previsión de una caída de la producción cerealista en el Alto Aragón, pero apunta que aún queda mucho por recoger. Califica de “importante” la reducción de la producción en los secanos esta campaña con respecto a la anterior, pero también destaca el “buen” peso específico que está registrando el grano. “Para la falta de lluvia que tuvimos en gran parte de la provincia, pensábamos que iba a ser peor”, comenta, y achaca la resistencia a la escasez de agua al hecho de que la siembra directa “aguanta” bastante mejor la sequía.

Añade, además, que aún falta por conocer el resultado de la cosecha de la zona norte de la provincia, donde la recolección no ha empezado.

Las primeras cosechadoras se vieron en campos de Monegros y Bajo Cinca hace unos veinte/quince días, y luego se han extendido por otras comarcas como Cinca Medio, La Litera y la Hoya. Se comenzó con cebada y guisante, y se está siguiendo con triticale y trigo. La lluvia registrada este mes de junio se ha traducido -apunta Luna- en que “de cuatro semanas, hemos sacado únicamente una semana hábil de cosecha, por lo que se lleva mucho retraso”.

En este sentido, Alcubierre abunda en que “la cosecha está siendo lenta porque estas constantes aguas y la falta de calor la están dificultando al no poder entrar en el campo con más de un determinado porcentaje de humedad”.

Respecto a los regadíos, que se están cosechando para adelantar las siembras de segundas cosechas de maíz y girasol, Luna indica que “están saliendo bien de kilos” y Alcubierre asegura que “están dando unas producciones bastante adecuadas”.

Por otra parte, este año, “los precios están acompañando”, asegura el presidente de Asaja Huesca, que detalla que han subido un 130 %, “a la raya de 50 euros por tonelada”. Este incremento supone que “los precios van como tienen que ir”, aclara Fernando Luna, ya que estos años de atrás habían experimentado una caída en picado.

“Tenemos que ser capaces de ver repercutida la subida del precio del cereal en el precio final del producto de los ganaderos, es decir de la carne”, apunta el responsable de Asaja en Huesca, que considera que el ganadero tiene que repercutir en la carne que produce el aumento de los costes de producción. l

Etiquetas