Comarcas

RESCATES EN MONTAÑA

La Guardia Civil de Montaña rescata en Huesca a 17 personas en 12 operaciones

Caídas, cansancio y desorientación son algunas de las causas de las intervenciones

Rescate de un montañero de Madrid en el Pirineo de Huesca
Rescate de un montañero de Madrid en el Pirineo de Huesca
S. E.

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil ha realizado  12 operaciones de rescate para auxiliar a más de 15 personas en la provincia de Huesca durante todo el fin de semana.  Algunas de estas operaciones tuvieron que realizarse en condiciones meteorológicas adversas, pero no hubo que lamentar ningún fallecimiento

Jornada del viernes

Según el relato cronológico, a las 12:45 horas de este viernes, la Guardia Civil recibió el aviso de una empresa americana, de que un joven británico de 19 años de edad y actualmente residente en Irlanda había sufrido una caída que le había producido cortes en la cabeza y en la rodilla izquierda en el valle del Ara del término municipal de Torla.

El equipo de socorro, con especialistas del GREIM de Boltaña, helicóptero con base en Benasque y un médico del 061, atendieron al herido y lo evacuaron a Broto, donde le esperaba una ambulancia convencional.

Sobre las 15:32, se recibió aviso de la Central 062 de que dos vecinos de Barcelona, de 29 y 45 años de edad, pertenecientes a un mismo grupo habían tenido un accidente al hacer un pequeño salto en el descenso del barranco Gorgas Negras, en el término municipal de Bierge. Uno de ellos había sufrido un esguince de tobillo y el otro compañero, de rodilla. Fuentes de la Guardia Civil explica que ambos quedaron imposibilitados para continuar el descenso de dicho barranco, por lo que solicitaron el equipo de rescate para su evacuación.

El equipo de rescate, procedente de Huesca, sacó de la zona y evacuó a los accidentados hasta el aeropuerto de Monflorite y posteriormente en ambulancia al hospital San Jorge de la capital oscense  para pruebas y cuidados.

Aproximadamente a las 15:45 horas se recibió otro  aviso de la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca a través del 112 SOS ARAGÓN, del accidente de un montañero que había sufrido una caída en la zona del Pico Balaitous, en el municipio de Sallent de Gállego, que le había producido una posible rotura de tibia y peroné, por lo que no podía continuar la actividad.

Inmediatamente acudieron al lugar especialistas del EREIM de Panticosa, GREIM de Benasque, Unidad Aérea con base en Benasque y médico 061 y evacuaron al herido, un varón de 62 años vecino de Barcelona, hasta Panticosa, desde donde fue trasladado en ambulancia convencional al Hospital de Jaca para pruebas y cuidados.

Una nueva alerta tuvo lugar a las 21:05 horas, cuando se informó de que tres varones de Barcelona que habían ido a realizar la Cresta de Salenques, en el municipio de Benasque, se encontraban muy fatigados y no se veían capaces de terminar la actividad. Había llegado la noche y sin apenas ropa de abrigo y material de vivac, se veían obligados a pasarla a más de 3.000 metros de altura.

Especialistas del GREIM de Benasque y la Unidad Aérea con base en Benasque, les localizaron en las últimas agujas del Espaldar del Aneto y en una complicada operación, con turbulencias, escasa visibilidad y fuertes rachas de viento,  se consiguió subir a los montañeros a la aeronave, uno a uno ayudados por el especialista desde el patín del helicóptero y asegurado desde el interior. Finalmente fueron evacuados hasta la Besurta, lugar en el que tenían su vehículo.

Aproximadamente a las 20:00, llegó otro aviso de la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca, que informaba de que dos montañeros de 50 y 55 años, vecinos de Vizcaya, se encontraban desorientados en la zona del Portillón Superior de Benasque y no localizar el paso para continuar la marcha hacia la Cresta de Salenques.

Dada la hora en la que sucedieron los hechos, se les dijo que permanecieran en el lugar, se abrigasen para pasar la noche, porque cualquier movimiento podría provocar un accidente y a primera hora de la mañana con ayuda del helicóptero se partiría a su rescate, ya que si los especialistas salían a pie hacia el lugar llegarían casi al amanecer igualmente.

A primera hora de la mañana del día siguiente, partieron hacia el lugar especialistas del GREIM de Benasque y Unidad Aérea con base en Benasque y, tras realizar varias vueltas para localizar a los montañeros se consiguió ubicarlos y mediante un apoyo parcial se les ayudó a subir a la aeronave y fueron trasladados ilesos, aunque con leve hipotermia, hasta el refugio de la Besurta, lugar donde tenían estacionado su vehículo.

Cinco rescates este sábado

El montañero madrileño sufrió un accidente a la altura del Lago Helado del Valle de Ordesa.
S. E.

A las 15:45 horas se recibió aviso de la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca que alertaba de un accidente de un vecino de Madrid, de 24 años, en el que un compañero de actividad había resbalado y le había pisado una mano con los crampones mientras descendían del Monte Perdido a la altura del Lago Helado del Valle de Ordesa, en Fanlo.

Inmediatamente acudieron al lugar tripulación de la Unidad Aérea de Huesca y medico 061, efectuándolo en el refugio de Góriz. La evacuación del montañero hasta la Pradera de Ordesa era imposible por motivos meteorológicos, por lo que se trasladó hasta el hangar de Benasque.

El rescatado debido a sus lesiones fue trasladado al Hospital San Jorge de Huesca.

A las 2:35, se inició también el rescate de una mujer de Zaragoza, de 55 años de edad, que sufrió un accidente cuando practicaba senderismo en la zona del Pico Pusilibro, en Loarre. Al parecer, podría sufrir una fractura de tobillo que no le permitía culminar la actividad.

Inmediatamente acudieron al lugar especialistas del EREIM de Huesca, Unidad Aérea de Huesca y Sanitario del 061, le inmovilizaron la extremidad con una férula e introducida seguidamente en una camilla y finalmente fue evacuada en helicóptero hasta el Hospital San Jorge

A las 16:10,  el 062 recibió la llamada de una mujer de Vitoria, que explicaba que su marido, de 45 años de edad, se había caído cuando descendían del Pico Bisaurín, en el municipio de Aragüés del Puerto, y había sufrido una luxación de hombro izquierdo.

Mediante coordenadas GPS que se recibieron a través de una aplicación de mensajería, se pudo comprobar que no estaban en la zona que indicaban telefónicamente, ya que ellos creían encontrarse en la vertiente Norte. Los dos montañeros decidieron bajar desde el Pico Bisaurín con las recomendaciones que les dio otra persona cerca de dicho Pico y comenzaron a bajar por unas canales en las que aún quedaba nieve y el accidentado se deslizó no pudiendo detenerse al no llevar piolet. Al parar al final del nevero con las rocas sufrió un golpe y se produjo una luxación de hombro.

Inmediatamente, el equipo de socorro llegaron hasta el lugar del suceso y el médico intentó colocarle el hombro sin conseguirlo, por lo que fue evacuado en helicóptero hasta la localidad de Jaca y de allí en ambulancia al Hospital de dicha localidad.

Uno de los componentes se quedó junto a la mujer del accidentado y su perro para acompañarla y encontrar la mejor ruta de bajada ya que no había sendero y lo abrupto del terreno hacía necesario encontrar una ruta segura. Durante el descenso cayó granizo y llovió de manera copiosa haciendo el descenso aún más peligroso, aunque finalmente llegó ilesa.

Sobre las 16:40 horas, se recibió el aviso de la central 062 de la Guardia Civil de Huesca de que en la zona del Barranco Peonera Inferior, concretamente a la Fuente de Tamara, en Bierge, había un vecino de Madrid, de 42 años de edad, que había sufrido un posible esguince de tobillo cuando practicaba el barranquismo.

El herido fue introducido en la aeronave y evacuado al aeropuerto de Monflorite, donde llegó a las 17:15, y de ahí fue trasladado hasta el hospital San Jorge de Huesca.

Finalmente, sobre las 16:15, se recibió el aviso de la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca de que un vecino de Zaragoza que se encontraba con varios familiares, se había torcido el tobillo cuando realizaba el trayecto desde el Ibón de Anayet a Canfranc.

Inmediatamente acudieron al lugar especialistas de la SEREIM de Jaca, Unidad Aérea de Huesca y médico del 061, que lo evacuaron con rapidez para evitar la tormenta que descargó poco después agua y granizo y que pudo haber puesto en peligro al helicóptero y sus ocupantes. Una vez acabada la evacuación se trasladó al lesionado hasta la localidad de Jaca desde donde fue trasladado al Hospital de dicha localidad en ambulancia para inmovilizarle el tobillo.

La Guardia Civil de Montaña ha realizado esta tarde otros dos rescates. Uno en Sahún, donde un varón sufrió una caída y se clavó en el brazo una rama, y el otro en el Garmo Negro, en el municipio de Panticosa, donde fue auxiliada una mujer con una lesión en la rodilla.

Etiquetas