Comarcas

MEDIO AMBIENTE

En la provincia de Huesca se duplican las masas de agua contaminadas por nitratos

Trece espacios acuáticos del Alto Aragón superan la cifra de 50 miligramos por litro

La Clamor Amarga, a su paso por Zaidín, repite en el informe de aguas contaminadas de la CHE.
La Clamor Amarga, a su paso por Zaidín, repite en el informe de aguas contaminadas de la CHE.
J.M.S.

Un total de 13 masas de agua de la provincia de Huesca están contaminadas por nitratos o podrían estarlo en poco tiempo. Esta es la conclusión a la que llega el informe cuatrienal de aguas contaminadas o en riesgo de contaminación por nitratos (NO3) de origen agrario publicado por la Conferencia Hidrográfica del Ebro (CHE).

Este último estudio abarca el período de 2016 a 2019, y en esta etapa se ha detectado que 96 masas de agua de toda la cuenca hidrográfica del Ebro alcanzan una concentración de nitratos superior a 50 miligramos por litro.

La CHE destaca que entre las fuentes difusas que contribuyen a la contaminación de las aguas, la más importante en la actualidad es “la aplicación excesiva o inadecuada de fertilizantes nitrogenados”, tanto orgánicos como inorgánicos.

Este último informe pone sobre aviso de que la contaminación en las aguas de los ríos de la cuenca del Ebro se ha duplicado durante este cuatrienio, a nivel general y también a nivel autonómico.

En la anterior publicación (2012-2015) las masas afectadas eran 47 en el conjunto del territorio hidrográfico del Ebro. De ellas, 36 correspondían a masas de agua subterráneas y 11 a masas de agua superficiales.

En la provincia de Huesca, estos datos también se han multiplicado: en el cuatrienio 2016-19 se han registrado 13 espacios afectados, mientras que en el anterior periodo (2012-2015) fueron menos de la mitad, seis.

En estos últimos cuatro años, en el que se informa de 96 masas afectadas, 61 corresponden a masas de agua subterráneas y 35 a superficiales, que están afectadas o corren el riesgo de ser contaminadas.

En el Alto Aragón, de las 13 masas de agua afectadas, siete son de agua subterránea y seis de agua superficial.

La masa subterránea afectada que más preocupa en la región oscense es la de los Sasos del Alcanadre, donde la superficie contaminada o con riesgo de ser contaminada afecta a más de un tercio (34,3%) del terreno.

Las demás zonas donde los niveles de NO3 superan los 50 mg/l son el Aluvial del Cinca, con el 28,3% de la superficie afectada, el Saso de Bolea-Ayerbe (21%), el Aluvial de la Hoya de Huesca (11,7%), el Aluvial del Gállego (10,3%), la Litera Alta (3%) y el Sinclinal de Graus (1,8%).

Por otro lado, las seis masas de agua superficial con unos niveles de nitratos superiores a 50 mg/l son el Barranco de la Valcuerna, en Peñalba, tres tramos en concreto del río Alcanadre (desde el puente de la carretera hasta el río Guatizalema, desde el Guatizalema hasta el río Flumen y el tramo final hasta su desembocadura en el río Cinca), el río Flumen (desde el río Isuela hasta el Alcanadre) y la Clamor Amarga, cuyo curso recorre tierras oscenses e ilerdenses indistintamente.

Respecto al informe sobre nitratos en las aguas realizado por la CHE se observa que las masas de agua subterránea de Litera Alta, el Saso de Bolea-Ayerbe, el Aluvial de la Hoya de Huesca y los Sasos del Alcanadre ya aparecieron en el anterior período. De este modo, el Sinclinal de Graus, el Aluvial del Gállego y el Aluvial del Cinca se suman por primera vez a la publicación.

En cuanto a las masas de agua de superficie, el Barranco de la Valcuerna y la Clamor Amarga fueron los únicos espacios contaminados superficiales que constaron en la lista de 2015. Las aguas superficiales contaminadas en 2019 triplicaron a las de 2015.

Etiquetas