Comarcas

Opinión

Una industria viva

Por
  • Diario del AltoAragón
OPINIÓNACTUALIZADA 28/09/2021 A LAS 00:59
Clemente Gonzalez, presidente de Alibérico
Clemente Gonzalez, presidente de Alibérico
Pablo Segura

EN SOLO dos semanas, tras adquirirla en un proceso concursal, el grupo Alibérico puso en marcha una fábrica parada en Sabiñánigo, después del paso de varias empresas. Sucedió en verano de 2014. Siete años después, Iberfoil cuenta con 110 empleados. En dos años más, está previsto sumar 40 trabajadores con la puesta en marcha para 2023 de la ampliación con el proyecto ‘Iberfoil Integra’, para el reciclaje del aluminio. En una segunda fase, serán 75 y unos 400 puestos indirectos. En un momento en el que lo local vuelve a ponerse en valor frente a lo global, tras el aprendizaje de la pandemia, que ha puesto en evidencia la fragilidad de la globalización y la necesaria independencia, nace un plan para garantizar la materia prima, mientras se recicla. Este proyecto supone una inversión de 42,3 millones de euros junto la actual planta en marcha, única en España de aluminio de hoja fina.

El grupo Alibérico demuestra con esta inversión su apuesta decidida por esta tierra y, en concreto, por Sabiñánigo, donde la historia de la industria no se detiene y promete liderar cambios. Este proyecto continuará manteniendo las instalaciones como un referente en su sector y, especialmente, en economía circular, un concepto al que se aspira ya desde cualquier ámbito empresarial para reducir residuos, entre otros beneficios.

El Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y el Ayuntamiento de Sabiñánigo respaldan esta iniciativa, declarada de interés autonómico, que ya tienen sobre su mesa las ministras de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y de Industria, Reyes Maroto. La provincia necesita apuestas e inversiones de esta magnitud para alimentar una industria y, en general, un tejido empresarial pujante por la riqueza social que generan en el entorno.

Etiquetas