Comarcas

protesta 

Habitantes del Pirineo "siembran" el parque de La Aljafería de placas solares

Unos 200 personas de comarcas pirenaicas acuden este sábado a Madrid a la manifestación contra los megaproyectos de energías renovales  

Los manifestantes llegados del Pirineo con sus particulares placas solares, en el parque de La Aljafería.
Los manifestantes llegados del Pirineo con sus particulares placas solares, en el parque de La Aljafería.
 | S.E.

Los más de 200 habitantes del Pirineo que acuden este sábado 16 de octubre a Madrid a la manifestación convocada por Aliente, la Alianza Energía y Territorio, contra los macroproyectos fotovoltaicos han "sembrado" de placas solares el parque de la Aljafería, en Zaragoza, donde han parado esta mañana de camino de la capital española.

En su trayecto a Madrid, los manifestantes, entre los que hay personas con edades entre los 6 y lo 80 años, han decidido parar a mitad de camino para almorzar y volver a expresar en Zaragoza, frente a la Aljafería, su rechazo a los macroproyectos fotovoltaicos proyectados en La Fueva, Jacetania y Alto Gállego, así como A la línea de muy alta tensión Laluenga-Isona.

Frente a la sede de las Cortes de Aaragón, los vecinos de La Fueva se han hecho notar entre los miembros de la Plataforma en Defensa del Paisaje y la vida en el Pirineo (PDEPIRINEO). Haciendo honor a su costumbre a la hora del almuerzo, han sacado los tambores para entre bocado y bocado para animar a la gente y dar comienzo a la jornada reivindicativa que terminará en la Puerta del Sol de Madrid.

Carmen, de 78 años, declaraba emocionada que “nunca había visto a La Fueva tan unida”. Acompañada de sus nietos en el autobús, Jorge y Sara de 8 y 14 años respectivamente, jugaban con los gorros de placas que llevan toda la semana montando. “Lo hemos pasado genial preparando la manifestación de Madrid”, contaba Sara. Para muchos de los niños que se han subido al autobús será la primera vez que pisan la capital de España, y con ilusión juegan en las últimas filas, mientras los jóvenes ponen su música desde los móviles y ríen a carcajadas.

Teresa, vecina de Aluján, asegura: “No nos quitamos el pantano de la cabeza, y sentimos que si la administración permite estas instalaciones en nuestros valles verdes, va a significar lo mismo para la población: abandono y depresión”,

Los participantes en esta marcha aseguran sentir ilusión por la unión y la hermandad que están viviendo entre los valles del Pirineo que rechazan la instalación de macroproyectos fotovoltaicos.

Etiquetas