Comarcas

colaboran: la diputación provincial de huesca

"Los vecinos ya solo pedían fibra óptica por encima de otras necesidades"

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Maryan Ruiz Delgado, tercera por la derecha, junto a más vecinos de la urbanización de Yéqueda que reclamaban la fibra óptica, que se está instalando ahora.
Maryan Ruiz Delgado, tercera por la derecha, junto a más vecinos de la urbanización de Yéqueda que reclamaban la fibra óptica, que se está instalando ahora.
Rafael Gobantes

Llegó un punto en el que los vecinos de Yéqueda ya no pedían otra cosa: fibra óptica para tener internet de calidad. Pero el Ayuntamiento de Igriés, al que pertenece este núcleo a escasos kilómetros de Huesca, no podía resolverlo. Por un lado, el Ministerio no lo había considerado como zona blanca, por lo que se quedó fuera de planes institucionales, y por otro, a las operadoras no les interesaba. Ahora, es el municipio más grande que forma parte del plan de conectividad a internet mediante puntos wifi, que ha puesto en marcha la Diputación Provincial de Huesca. La fibra se está extendiendo y, en breve, los vecinos tendrán el servicio.

Un total de 36 núcleos de la provincia se conectarán con internet de calidad por el Plan Wifi, que complementa el recientemente concluido Plan de Extensión de la Banda Ancha impulsado en 2018 por la Diputación Provincial de Huesca para llegar a 321 núcleos o entidades singulares de más de 20 habitantes. Con el plan anterior, se abarca una población de 30.000 habitantes y, hasta el momento, se han contratado más de 4.000 conexiones, según explica el coordinador de los Planes de Banda Ancha de la Diputación Provincial de Huesca, Alfonso Gella. Borau, en la Jacetania, fue el primer pueblo adonde llegó la fibra óptica y este servicio ha permitido que se instalara alguna familia para teletrabajar. Con el actual plan, ahora en desarrollo, se llegará a una población de más de 6.200 habitantes.

La fibra óptica marca la diferencia entre poder vivir en un pueblo o no. “Los vecinos ya solo pedían fibra óptica por encima de otras necesidades, por encima de la rotonda. En los últimos años, prácticamente lo único que nos pedían era la fibra”, comenta el alcalde de Igriés, José María Navarro, en alusión concretamente a los vecinos de la urbanización de Yéqueda, una zona de unifamiliares donde se concentra la mayor parte de la población.

Según explica, con el desarrollo urbanístico en la época del boom inmobiliario, Yéqueda ha alcanzado cerca de 600 habitantes, frente a los 20 que tenía unos años atrás. “Son matrimonios jóvenes con críos y cuando llegó la pandemia se incrementó el teletrabajo y la utilización de internet por parte de los hijos, por lo que continuamente tenían problemas”, detalla.

De hecho, “incluso llegaron a solicitarnos el servicio por escrito con 200 o 300 firmas, pero nos veíamos en la imposibilidad de extenderla porque no nos hacían caso las operadoras”, recuerda el alcalde. Por un lado, las empresas privadas no querían hacer el desarrollo y, por otro, el ministerio no había incluido al pueblo como una zona blanca, dado que tienen conexión, aunque no con la calidad suficiente para teletrabajar, por ejemplo. Esta última fue la razón por la que se quedó fuera del Plan de Extensión de la Banda Ancha.

Ahora, este plan de conectividad a internet mediante puntos wifi va a llegar a municipios de entre 20 y 1.000 habitantes, que por unas u otras razones quedaron fuera de otras ayudas institucionales, con zonas grises y blancas en cascos urbanos y donde no han desplegado operadoras de telecomunicaciones, expone Gella. Además, incluyen municipios a los que con otros planes de otras administraciones llegó la conexión, a veces a centros públicos, pero que nunca se llegó a extender a las casas.

Ahora, para resolver la situación, desde la Diputación han puesto en marcha este programa con la finalidad de que llegue a todos los vecinos. De este modo, incluye 36 localidades: Aragüés del Puerto, Caneto, Castigaleu, La Puebla de Fantova, La Puebla de Roda, Lascuarre, Santaliestra y San Quílez, Vilas del Turbón, Antillón, Banastás, Casbas de Huesca, Cuarte, Yéqueda, Castilsabás, Novales, Pertusa, Sesa, Aniés, Abiego, Peraltilla, Alfántega, Valcarca, Pueyo de Santa Cruz, Estiche de Cinca, Pomar de Cinca, Santalecina, Alberuela de Tubo, Sodeto, Huerto, San Lorenzo del Flumen, Orillena, Poleñino, La Cartuja de Monegros, Pallaruelo de Monegros, San Juan del Flumen y Chalamera.

El plan ayuda a cada núcleo con 17.787 euros, una cantidad que permite en la mayoría de los casos cubrir todo el despliegue de instalar varios puntos wifi. De este modo, la DPH destina un total de 658.119 euros para estas inversiones. Son los propios municipios los que deciden en qué edificios o lugares públicos de instalan, de forma que ofrecerán zonas con internet gratis. El límite de 20 habitantes se establece para obtener los mejores resultados de los despliegues de los puntos wifi, que de esta forma llegan a mayor número de habitantes por punto. Además, esto hace que resulte atractivo para las operadoras. Antes de finales de año, tienen que estar los puntos wifi en los 36 núcleos y se ha dado de plazo los primeros tres meses de 2022 para extender a los vecinos.

“No podíamos resolverlo y ahora nos ha incluido la DPH en el nuevo plan y, además, se está extendiendo a toda prisa”, asegura el alcalde de Yéqueda. Salió a concurso por la cantidad de la ayuda y se le adjudicó a la empresa ilerdense Alpitel Telecom, mientras de forma paralela la aragonesa Embou -que también presentó su oferta- ha decidido acometer su despliegue, para el que ambas aprovechan la canalización ya existente, aunque hay un pequeño tramo en el que han levantado el suelo. De este modo, en breve, los vecinos hasta podrán elegir.

“Nos ha pasado ya en algún otro pueblo del otro plan, que se extiende por la Diputación y después surgen otras empresas interesadas en desplegar, por lo que causa un efecto tractor”, comenta Alfonso Gella.

“Es lo más demandado porque en los pueblos ya es fundamental, si no, no se puede vivir aquí”, explica el alcalde de Igriés, José María Navarro, que también lamenta la falta de vivienda en el medio rural. Con todo, en Yéqueda pueblo se planea ahora la construcción de 12 unifamiliares más por la demanda existente. 

"La red se cae constantemente y no puedes conectar dos dispositivos" 

Mis compañeros de Zaragoza teletrabajaban sin problemas y yo tenía muchos desde mi casa en Yéqueda. La red se cae constantemente”, comenta Maryan Ruiz, vecina de la urbanización donde ahora se despliega la banda ancha con el Plan Wifi y de la Diputación Provincial de Huesca. Esta empleada de banca tuvo que trabajar durante el confinamiento desde su casa y finalmente la empresa le tuvo que poner un móvil para que se conectara con los datos porque la red se caía. Además, “no puedes conectar dos dispositivos a la vez”, por lo que la situación se agravaba, ya que tiene un hijo de 11 años. “El teletrabajo ha llegado para instaurarse, lo hemos visto en la pandemia, y para cualquier cosa necesitas internet. Impera ya la necesidad”, indica esta vecina que se trasladó ya a la urbanización hace más de 20 años y una de las que ha reclamado el servicio.

Además, cree que la pandemia ha alentado a mucha gente a irse a vivir a los pueblos, especialmente a uno como Yéqueda tan próximo a la capital oscense. “Antes de la pandemia había 3 o 4 casas a la venta, se han vendido, y ahora hay mucha gente que pregunta”, indica. Sin embargo, cree que sin internet hay mucha gente que no podría irse a vivir a un pueblo. Ahora, esperan disfrutar del nuevo servicio en breve.

Etiquetas