Comarcas

Se abre la fase preparatoria del Sínodo de los Obispos

Los Obispados de Barbastro-Monzón y Huesca la iniciaron este domingo con sendas misas

El obispo Ángel Pérez presidió la eucaristía en la Catedral de Barbastro.
El obispo Ángel Pérez presidió la eucaristía en la Catedral de Barbastro.
Á.H.

La Diócesis de Barbastro-Monzón y de Huesca iniciaron este domingo, 17 de octubre, el camino hacia el Sínodo de los Obispos 2023, que bajo el lema “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”, fue abierto de forma solemne los días 9 y 10 de octubre en Roma.

En Barbastro, el obispo Ángel Pérez presidió la misa de apertura de la fase preparatoria diocesana del Sínodo de los Obispos 2021-2023, con 24 sacerdotes de cuatro arciprestazgos, Ángel Noguero, vicario general del Obispado y José Huerva, presidente del Cabildo. A la celebración, en la Catedral de Barbastro, asistieron 165 personas, entre ellas religiosos y religiosas, representantes de la Junta Coordinadora, miembros de ocho unidades pastorales de Somontano, Sobrarbe-Ribagorza, Cinca Medio-Litera, Bajo Cinca y el rector de Torreciudad, entre otros.

“Por una iglesia sinodial de comunión, participación y misión”, es el logo del papa Francisco que se presentó en la catedral donde se repartieron 165 huellas, una por asistente, con este mensaje. En su homilía, el obispo rechazó con rotundidad “chiringuitos, clericalismos, canibalismo, pre potencia y supremacistas. ¡No, gracias!” entre otras situaciones. En cambio, resaltó “la fidelidad y el cambio de actitud, necesarios porque vivimos tiempos difíciles, no solo en la Iglesia, también en la sociedad”. El prelado se reunió, por la mañana, con varias familias de la Diócesis en el santuario de Nuestra Señora de Bruis, en el municipio de Palo.

En el transcurso de la misa presentó a Ingrid y Guillermo, dos jóvenes binefarenses, coordinadores de familias diocesanas y pidió a José Huerva y Marta Calavera, responsables de la Economía, que impulsen el proyecto de la Casa de la Iglesia en las dependencias del Colegio Seminario. Al final se despidió con un cordial “todos estamos en clave de Sínodo”.

El obispo Julián Ruiz ofició la misa en la Catedral de Huesca.
El obispo Julián Ruiz ofició la misa en la Catedral de Huesca.
Pablo Segura

En la capital oscense, arrancó con una eucaristía a las 18 horas, en la Catedral de Huesca, que estuvo presidida por el obispo, monseñor Julián Ruiz Martorell.

Desde la Diócesis de Huesca han señalado que se abre así un proceso “que ha de ser verdaderamente sinodal de escucha, discernimiento y participación en la diócesis, al que todos están invitados”. Han añadido que el objetivo no es sobrecargar a las diócesis y a las parroquias, sino integrar el Proceso Sinodal en la vida de la iglesia local de forma creativa, “que promueva una comunión más profunda, una participación más plena y una misión más fructífera”.

El primer paso ha sido la creación de un equipo sinodal diocesano que conduzca el proceso hasta la preparación y presentación de la síntesis diocesana. 

Etiquetas