Comarcas

SUCESOS

Complicado rescate de un montañero en el Collado de Coronas

Había caído unos ocho metros golpeándose contra las rocas

Operación de rescate del montañero accidentado.
Operación de rescate del montañero accidentado.
G. C.

La Guardia Civil de Huesca rescató este miércoles a un montañero de 56 años de nacionalidad rusa que se había precipitado en el Collado de Coronas. Como han informado fuentes del cuerpo de seguridad, el aviso se produjo las 13:20 horas en la central del 062 de la Guardia Civil de Huesca a través del 112 Sos Aragón en el que componentes de la UME informaban que habían observado como un montañero que se encontraba realizando el descenso del Collado de Coronas por la vertiente sur (término municipal de Benasque), se había precipitado unos ocho metros golpeándose contra las rocas, permaneciendo éstos junto con él asistiéndolo en un primer momento.

Así se desarrolló la operación de la Guardia Civil y la UME

Comunicaron a su vez que esta persona estaba estabilizada, ya que uno de ellos era sanitario, pero que por las lesiones que presentaba era imposible que esta persona pudiera continuar con la actividad. Acudieron al lugar especialistas del Greim de Benasque junto a la Unidad Aérea de Huesca y médico del 061. Una vez en la zona, debido a las condiciones meteorológicas, viento y abundante niebla, se decidió dejarles mediante un apoyo parcial en la cota más alta posible al lugar del accidentado.

A pie y tras ascender 400 metros de desnivel, se localizó al herido que se encontraba asistido por los miembros de la UME para evitar que entrara en hipotermia. Los especialistas del GREIM de Benasque dadas las condiciones meteorológicas, densa niebla y ventisca, y la orografía del lugar, terreno rocoso descompuesto y escarpado, solicitaron apoyo a otros componentes que recogieron diverso material médico y una tienda de campaña en la base de Benasque ante la previsibilidad de que no se pudiera evacuar al accidentado mediante helicóptero y hubiese que pasar la noche junto al mismo.

Dada la altura a la que se encontraba, unos 3.150 metros y la densa niebla, mediante varios apoyos parciales se logró dejar a los especialistas de apoyo en una cota inferior al accidentado. Una vez llegaron hasta donde se encontraba el herido con el resto del grupo, se inició el descenso porteando la camilla entre grandes bloques de piedra inestables y asegurándola con cuerda en diferentes tramos debido a la fuerte inclinación del terreno.

Finalmente los pilotos, en una ventana de visibilidad lograron acceder al lugar donde se encontraba el grupo, y mediante una complicada maniobra debido a las rachas de viento y la niebla, se consiguió mantener el helicóptero en estacionario a baja altura e introducir al herido siendo trasladado a la helisuperficie de Benasque y de allí en ambulancia al Hospital de Barbastro para pruebas diagnósticas y cuidados.

Etiquetas