Comarcas

turismo

Anulaciones de última hora en un puente empañado por la lluvia

La ocupación hotelera durante Todos los Santos supera el 50 por ciento en el Alto Aragón

Turistas asisten a una visita guiada en Jaca, donde la ocupación ronda el 50 por ciento.
Turistas asisten a una visita guiada en Jaca, donde la ocupación ronda el 50 por ciento.
R. G.

La meteorología adversa empañó el inicio del puente de Todos los Santos. Aunque los datos por ahora no son del todo malos -rebasan el 50 por ciento de la ocupación en la mayor parte de la provincia-, la previsión de mal tiempo motivó a algunos turistas a cancelar sus reservas. Pese a ello, muchos son los que pasan estos días por el Alto Aragón, donde durante estos tres días de fiesta está teniendo mucho peso la segunda residencia.

En el caso de la Jacetania, la festividad comenzó “un poco floja por el mal tiempo anunciado”, según explicó el director-gerente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Ángel Bandrés, tras las consultas realizadas entre los alojamientos. Asimismo, influye el hecho de que “el puente del Pilar está reciente”.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, indicaron que el territorio alcanza durante estos días “alrededor de un 50 por ciento de ocupación” en los principales hoteles repartidos por Jaca y otros municipios turísticos, como Canfranc Estación y Villanúa. Mejores sensaciones, sin embargo, arroja el apartado de la segunda residencia, que “estará a tope” durante estos días.

Las cancelaciones de última hora han estado presentes en la Ribagorza, lo cual no ha privado a los hoteles de registrar una ocupación alta, sobre todo en el Valle de Benasque, la zona de la comarca con más turistas habitualmente.

“La ocupación es alta en los negocios abiertos, aunque sí ha habido alguna anulación de última hora por el tiempo”, explicó el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria.

La belleza otoñal y la lluvia forman parte del atractivo de esta época del año en la montaña: “Los clientes de otoño saben cuáles son los riegos, sobre todo la posibilidad de lluvia, que se compensan con el espectáculo de color que presenta el Valle de Benasque estos días, donde se pueden dar muchos paseos con paraguas si hace falta”.

También en la parte baja de Ribagorza la afluencia está siendo buena, según confirmaron desde la Oficina de Turismo de Graus. “En poco más de una hora ya hemos atendido a 40 personas cuya procedencia es, sobre todo, de Aragón y Cataluña”, explicó el técnico José Manuel Betato. Se trata de grupos familiares que, ante la lluvia del sábado, buscan oferta a cubierto. “Al hacer este tiempo, están optando más por visitas culturales a pueblos, dejando el senderismo aparcado para el domingo y lunes por si mejora en la parte baja de la comarca”, agregó Betato.

Los visitantes de Sobrarbe siguen el mismo patrón de procedencia que los de su vecina Ribagorza: aragoneses y catalanes. Los turistas, informó Paz Agraz, presidenta de la Asociación de Empresarios de Sobrarbe, “vienen de zonas cercanas”.

En algunos casos, detalló Agraz, “se trata de visitantes de día”, aunque también cabe destacar a “los grupos que aprovechan el puente para pasar los tres días aquí”. Además, la presidenta de la asociación empresarial resaltó “la importancia de las segundas residencias” durante estos días.

La ocupación en Sobrarbe roza el 60 por ciento y, al igual que las demás zonas, los hoteles no han podido escapar de las anulaciones que, a pesar de no haber sido muchas, “las ha habido” por culpa del mal tiempo.

Un mal tiempo que arreció durante la noche del sábado pero que, durante el día de ayer, “respetó bastante”.

En el Somontano, concretamente en Alquézar, la lluvia hizo que las Pasarelas del Vero tuvieran que abrir más tarde. Si el fin de semana lo suelen hacer a las 9 horas, ayer no lo hicieron hasta las 12 del mediodía. A pesar de ello, entre 350 y 400 personas recorrieron el itinerario durante toda la jornada.

Además, señalaron desde la propia atracción turística que en el pueblo “se ha notado ambiente, sobre todo un rato después de comer”, cuando el sol se dejó ver por la villa alquezrana.

En el Alto Gállego, por su parte, los establecimientos se encuentran a un 60 por ciento de ocupación, según la Asociación Turística Valle de Tena. Las previsiones de lluvia no son obstáculo para que muchos visitantes hayan elegido este territorio para pasar estos días y disfrutar de la oferta de ocio con que cuenta el Alto Gállego, como el parque de Lacuniacha, la tirolina de Hoz de Jaca o las pasarelas de Panticosa, que culminan la temporada tras este puente hasta la próxima primavera. l

Etiquetas