Comarcas

pacto del agua

Ribera aboga por “actualizar” las obras hídricas ante desafíos como el clima

La ministra dice que los “escenarios hidráulicos” están marcados por tendencias “extremas”

Comisión de Seguimiento del Pacto del Agua presidida por la ministra Teresa Ribera.
Comisión de Seguimiento del Pacto del Agua presidida por la ministra Teresa Ribera.
EFE

La vicepresidenta tercera del Gobierno de España y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, apostó este miércoles por “actualizar” los proyectos hidráulicos ante los “grandes desafíos” que plantea el cambio climático y las exigencias de la Agenda 2030. Así lo señaló en la rueda de prensa que ofreció tras presidir una reunión de la Comisión de Seguimiento del Pacto del Agua en Zaragoza, a la que asistieron el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, y representantes de los siete partidos de las Cortes de Aragón.

Aunque la ministra no lo concretó, Olona aseguró que la ejecución del recrecimiento de Yesa y los embalses de Mularroya, Almudévar y Santolea está “garantizada” y que “la voluntad del Gobierno en continuar, más allá de los avatares del ámbito judicial”.

Ribera defendió las políticas de “consenso” y dejó claro que los “escenarios hidráulicos” están ahora marcados por las tendencias “extremas”, como sequías e inundaciones, llamando la atención sobre la necesidad de reducir la contaminación difusa por nitratos y nutrientes.

La ministra expresó que “hay una dispersión evidente” entre las previsiones de riegos en toda España y el territorio, es decir, que “hay mucha más demanda que agua para el total de España”, de ahí la conveniencia de actualizar los proyectos, también en los planes hidrológicos, como el del Ebro, en fase de revisión.

En cuanto a las grandes obras hidráulicas recogidas en el Pacto del Agua, la ministra subrayó que la posición del Ejecutivo central es “ser enormemente escrupulosos” desde los puntos de vista medioambiental, técnico, jurídico y social, observando que algunas están judicializadas y pendientes de resolución.

Mesa del Agua

El consejero Joaquín Olona anunció la convocatoria en el plazo de quince días de la Comisión del Agua de Aragón, máximo órgano de participación, para ratificar a los miembros que han de integrar la Mesa del Agua para abordar la actualización del Pacto del Agua. En la reunión de este miércoles, Olona trasladó a la ministra que van a ser exigentes para que el Plan Hidrológico del Ebro sea coherente con el Pacto del Agua, “un instrumento útil -dijo- que tiene que seguir siéndolo”.

“Ser coherente con el Pacto del Agua quiere decir que no puede ser un documento de punto final, hay que dejar puertas abiertas”, y es por lo que comparte el enfoque de que el Plan Hidrológico “deje de ser una carta a los Reyes Magos y apueste por el realismo” y sea coherente con la reserva estratégica del agua que recoge el Estatuto de Autonomía, los proyectos comprometidos y las necesidades de desarrollo. Y con el compromiso de “hacer los deberes” es por lo que anunció la convocatoria “de manera inmediata” de la Comisión del Agua de Aragón consciente de que alcanzar un consenso al 100 % va a ser “imposible”, pero con el objetivo de respetar el espíritu del pacto.

Para Olona, uno de los ejes nuevos que hay que incorporar en el Pacto del Agua es el concepto de la contaminación y calidad del agua, “dos caras -dijo- de la misma moneda”, pero que ahora deben centrarse en “lo cualitativo y afrontarlo”, y aprovechó para recordar que en Aragón “somos los más exigentes en términos de concreción normativa en cuanto a explotaciones ganaderas”.

Los diferentes grupos políticos de las Cortes de Aragón presentaron visiones muy distintas a la vicepresidenta. Los portavoces relataron las peticiones que trasladaron a la ministra, desde la del PP, que pidió “hechos” con financiación e inversiones en los grandes proyectos hidráulicos, hasta la de Podemos-Equo, que pide abandonar las “promesas históricas que no se pueden cumplir”. El popular Ramón Celma expuso asuntos como la necesidad de revertir los saltos hidroeléctricos o actualizar el plan de depuración de las aguas, así como impulsar los planes de restitución, que son “los grandes olvidados”. Que no hubo demasiada concreción en las palabras de la ministra es una impresión que compartió con el portavoz del PAR en las Cortes, Jesús Guerrero, quien pidió un impulso a los embalses. Vicente Guillén (PSOE) reconoció que son “unas obras que estaban pensadas para 1992 y hay que adaptarlas a 2021” y confesó que, más allá de las discrepancias, lo que más le preocupa es que “haya alguna fuerza política que ni tan siquiera se quiera sentar en la mesa porque siga empecinada” en que lo que valía entonces, tiene que seguir vigente ahora. 

Etiquetas