Comarcas

AGROALIMENTARIO

Mejora el tempero del cereal de la provincia con las últimas lluvias

Las organizaciones agrarias asaja, uaga, upa y araga critican el incremento de los costes de producción por el aumento de los precios de la energía

Trabajos preparativos para la siembra de un tractor en Robres
Trabajos preparativos para la siembra de un tractor en Robres
Asaja Huesca

Los cereales de invierno de la provincia de Huesca han recuperado el tempero habitual en esta época del año gracias a las lluvias registradas en las últimas semanas con valores estimados por las organizaciones agrarias de entre 30 y 70 litros por metro cuadrado según zonas, aunque la campaña está condicionada por el incremento de los costes energéticos.

El presidente de Asaja Huesca, José Fernando Luna, ha matizado que en la zona norte de la provincia las lluvias han permitido que “al no haber nada sembrado se puedan realizar tratamientos de presiembra con glifosato para controlar las malas hierbas”.

En el caso del sur, la situación era de sequía y han caído entre 10 y 30 litros por metro cuadrado. Para la siembra preparada “se ha formado una costra y como no se prevén lluvias a corto plazo habrá que tomar la decisión de esperar para ver si llueve y no se pierda semilla”, ha explicado Luna. En esta zona, “el hándicap es que como no ha llovido en el sur de la provincia estamos sembrando y nacerá la hierba a la vez que la cebada o el trigo, por lo que habrá un gasto mayor en herbicidas selectivos”.

Según Luna, el problema añadido viene dado por el encarecimiento de los sulfatos, abonos, herbicidas y semillas, de modo que en la zona sur se está sembrando sin fertilizantes al no poder cubrir los altos costes de producción. En su opinión, “el purín puede ser una solución importante para las siembras agronómicas del cereal”. Estos altos costes son la consecuencia, ha añadido, “de una mala política energética y productiva agraria. La tierra agraria es para producir y no para hacer jardines como quieren los ecologistas de despacho de Bruselas”.

Para Jesús Ballarín, responsable de Uaga en la Hoya de Huesca, en las siembras otoñales de la colza, con precipitaciones de unos 15 litros, “ha sido suficiente para la nascencia, mientras que en otros más áridos como la zona sur “se ha tenido que sembrar cebada o trigo”.

En el caso de los trigos, “se están realizando bastante bien las siembras” gracias a las precipitaciones de las últimas semanas que han permitido el inicio en cebadas y habines “en óptimas condiciones de humedad”.

También ha apuntado el alto coste de los fertilizantes por el repunte del coste de la energía. “El precio de los fertilizantes y semillas está a más del doble, mientras que los fitosanitarios están subiendo entre un 20 y un 30 por ciento”, ha explicado el responsable de Uaga en la Hoya de Huesca.

La preocupación del sector, ha añadido Ballarín, “es que vamos a producir muy caro y todavía no sabemos los precios, que estimamos que no van sufragar los gastos”.

Para el secretario general de UPA Aragón, José Manuel Roche, se parte de una campaña en la provincia de Huesca con 1.113.000 toneladas de cereales de invierno repartidas en 265.000 hectáreas.

En esta campaña, la siembra de cereal de invierno “se encuentra bastante adelantada” con unas “pluviometrías generosas en las últimas semanas, lo que ha favorecido que las condiciones para la siembra sean idóneas” y a expensas de lo que pueda llover en el resto del año.

Ha indicado que los “elevados costes de producción de abonos nitrogenados, de 800 euros por tonelada, no ha disminuido la superficie de siembra pero ha generado incertidumbre”, a lo que hay que sumar el coste del gasóleo y fitosanitarios “un 50% superior al de la campaña del año pasado”.

Por su parte, el presidente de Araga, Jorge Valero, ha lamentado que los “costes disparados del gasóleo, fertilizantes, abonos y semillas están disparados” lo que está provocando que “mucha gente se esté planteando no abonar y sembrar menos”.

Respecto al cereal de invierno, “si llueve más el tempero será mejor”, ha señalado y se ha referido a que en el sur de la provincia “ya se está sembrando cebada, trigo, triticale y avena”.

Etiquetas